De coincidencias y presiones externas de dos excelentes discursos

En memoria del Lic.

Jorge Mazpulez Pérez.

Variables | Jacinto Gómez Pasillas

Inicio con una FE DE ERRATAS,  en mi anterior colaboración del 28 DE FEBRERO PASADO,  el encabezado  dice “LA GUARDIA PRESIDENCIAL” debiendo decir “LA GUARDIA NACIONAL”; y en el tercer renglón  del segundo párrafo dice 2013, debiendo decir 2023, como fecha para el retiro de las fuerzas armadas en su participación directa contra la delincuencia. Ofrezco una disculpa por estos dos errores.

En diferentes momentos escalonados en las pasadas semanas las grandes calificadoras Financieras internacionales, (todas ellas de origen norteamericano), “han coincidido” en revisar (bajar) sus perspectivas para las calificaciones a largo plazo de México.

H.R. Ratings desde octubre pasado cambió la perspectiva de calificación crediticia de nuestro país, de estable a negativa (por la cancelación de las obras del NAICM (Aeropuerto de Texcoco), aunque aclaran que las finanzas públicas de México “todavía están lejos de perder el grado de inversión”.

La agencia calificadora Fitch bajó 2 niveles la calificación de los bonos de PEMEX colocándolos en perspectiva negativa (dejándolos al borde del grado especulativo). Esto fue a fines de enero pasado, inmediatamente después de la presentación del plan del gobierno para aligerar la carga fiscal de la empresa petrolera mexicana, luego de que la Compañía de Servicios Financieros con sede en Londres Inglaterra, Barclays; advirtió que las tres calificadoras más importantes del mundo comenzarían a recortar la calificación de PEMEX por considerar que el apoyo gubernamental a la Empresa era insuficiente.

Standard and Poors revisó el pasado viernes 1° de mayo su perspectiva para la calificación a largo plazo de México de estable a negativa.

La semana pasada, la calificadora Moody´s a través de su vicepresidente advirtió que, la perspectiva de la calificación soberana (crediticia) de México está en riesgo y que podría pasar a negativa durante 2019.

Los argumentos de esta empresa calificadora dicen que entre otras razones para su valoración negativa de la deuda mexicana, están la de que las decisiones económicas  del Presidente afectaron la confianza de inversiones y que consideró también el cambio para reducir la acción privada en energéticos. (aquí asoma el verdadero propósito de presión al gobierno actual); pero al mismo tiempo recomienda una política de déficits fiscales moderados, omitiendo que ese es un propósito declarado del nuevo gobierno nacional.  Y en el colmo de contradicción afirma: “así,  continuamos considerando que existe una probabilidad casi cierta de respaldo extraordinario del gobierno, por lo que igualamos la calificación de PEMEX con la del soberano. ¿¿¿ ???

Desde luego que el Gobierno de la República deberá contrarrestar las posibles repercusiones en la economía nacional por estas presiones de entes financieros externos, sin caer en la provocación de estas “calificadoras” que toman como razón y pretexto las difíciles condiciones económicas del país que se encontraron al inicio de la Administración Federal, además de reforzar acuerdos y apoyos con los sectores productivos de México. Aquí agregaría la conveniencia de no sobrereaccionar como tendencia de algunos funcionarios y legisladores.

Por otro lado se dio un hecho altamente positivo en el evento del  Empresariado Nacional celebrado el pasado miércoles 27 de febrero con la asistencia del Presidente de la República y la presencia de los representantes de los empresarios de todas las actividades productivas y de los diferentes sectores sociales de México.

En este acto, el C. CARLOS SALAZAR LOMELÍN, destacado líder empresarial de Nuevo León, asumió la Presidencia del Consejo Coordinador Empresarial (C C E); Organismo autónomo de tan importante sector, representativo y de interlocución de los empresarios integrado por 7 asociados y 5 invitados permanentes; cuyo objetivo es coordinar las políticas y acciones de los diversos organismos empresariales que lo integran, para identificar y proyectar posiciones estratégicas con soluciones y propuestas que contribuyan a diseñar políticas públicas para elevar el crecimiento económico y el nivel de competitividad.

En su discurso de toma de posesión ofreció al Presidente de México trabajar en unidad para acabar con la pobreza extrema en seis años y “obsesionarse” por incrementar la inversión privada.

 Destaco de su excelente discurso las siguientes expresiones:

  • “La clave para el equilibrio en cualquier país es la preeminencia del Estado de Derecho. Como usted lo ha señalado Sr. Presidente (de la República) “sobre la ley nada, con la ley todo”. Es imperativo que todos y cada uno de nosotros cumpla con el marco legal.Ya basta de excusas para no ser derechos.Ni la ignorancia ni la pobreza deben ser paliativos de la legalidad. Mucho menos la ostentación de poder económico, influencias, compadrazgos o pertenencia a organizaciones que pretenden que las leyes se apliquen a la medida”.
  • “en julio pasado, la mayoría de los ciudadanos voto por transformar al país. Usted y su Gobierno encaran anhelos, expectativas y sobre todo la esperanza de millones de mexicanos, motivados por los principios y los valores que se nutren de las etapas más relevantes de nuestra historia...”
  • “las enseñanzas históricas adquieren un sentido de trascendencia si partimos de ellas para cambiar la realidad y avanzar.Eso queremos en el sector privado: aprender del pasado, transformar el presente y construir un mejor futuro para todos”.
  • “Usted Señor Presidente ha hecho un diagnostico real, contundente y a la vez sencillo denuestra realidad actual”.
  • “Somos un país que crecede manera insuficiente, insatisfactoria e inequitativa. Con regiones que avanzan y otras con las que tenemos una deuda de siglos. México no merece esta situación de pobreza y marginación”.
  • “…en esta difícil tarea de transformar a México, usted y sus colaboradores no están solos”.
  • “Aquí estamos, para empezar, los empresarios. Antes que nada, estamos como mexicanos y me interesa decirlo Señor Presidente, que en esta misión no buscamos ningún privilegio.Queremos acompañarlo, y quizá sea un pecado de soberbia, pero estamos preparados y capacitados para ayudar, en más de lo que usted se imagina.Lo primero que tenemos que lograr es ganarnos su confianza, partiendo de la premisa de que es un atributo de dos vías: hay que ofrecerla para merecerla y sabemos que, para merecerla, primero hay que ofrecerla. La confianza es fundamental para la colaboración aunque por sí misma no resuelve los problemas, por lo menos nos acerca a su solución”.

Y planteó acciones concretas que se propone impulsar al frente delCCE, “con el apoyo y guía de todas las organizaciones que lo integran”:

“Primero, activar la participación de los pequeños empresarios como gran motor de     

desarrollo económico. Es necesario que tengan voz dentro de nuestras    organizaciones, pero sobre todo que cuenten con capacitación, apertura de mercados, aceptación de sus productos, y de manera muy importante, ¡ que se les pague a tiempo ! un micro o pequeño empresario no puede invertir su capital de trabajo en cuentas por cobrar. Ayudaremos más logrando que el mercado financie a su favor y no buscando subsidios que nos han mostrado una gran pobreza de resultados”.

“Segundo, tenemos que integrar mejor nuestras cadenas productivas. Así abriremos multiples oportunidades de inversión, más empleos, mayores ingresos y una   mayor recaudación.  Pondríamos a trabajar al círculo virtuoso de la creación de riqueza en nuestro país….. en México, hay más recursos financieros que proyectos”.

“Y por último, y  lo más importante, el sector privado debe de ser una fuente de propuestas para mejorar nuestra actividad productiva y para alcanzar el equilibrio entre economía y sociedad”.

Y, con relación a la Reforma Laboral que próximamente abordará el poder Legislativo Federal dijo: “Tenemos planteamientos para que en la adopción de nuevas leyes, se preserven relaciones laborales armónicas y prevalezca el diálogo entre los factores de la producción. Su rompimiento no beneficiaria ni a los trabajadores, ni a las empresas ni a la Sociedad.  Sería una situación de perder para todos”.

También afirmó:

“vamos a proponer más que reaccionar. Nuestro trabajo será solo proponer, nunca decidir. Los empresarios no debemos hacer política.  Pero si estamos obligados como miembros que somos de la Sociedad, a interesarnos en lo público.  Todo aquello que incida en una mayor convivencia social debe ser materia de nuestro interés y confiamos en que usted Señor Presidente, sus colaboradores y el Poder Legislativo,  nos vean como un sector comprometido con México.

En la última parte de su discurso presentó dos propuestas:

“Aprovechando su presencia, Señor Presidente le queremos proponer dos cosas de arranque.  La primera es que, convocando al país en su conjunto, eliminemos la pobreza extrema en un plazo de seis años.  ¡hagamos historia!  nosotros le ayudamos, podemos movilizar a los sectores más organizados de la Sociedad. Un buen ejemplo de  colaboración es el “Programa  Jóvenes Construyendo el Futuro”, en el que se tiene identificadas casi 80 mil empresas que darán cabida a miles de jóvenes para su entrenamiento y preparación para una vida productiva”.

“Segundo, Señor Presidente, hagamos de la inversión una obsesión. Para que el país crezca al 4 por ciento, se necesita una inversión de entre el 25 y el 27% del Producto Interno Bruto. En los últimos años la inversión pública  se ha reducido y la privada, aunque ha crecido, no alcanza a compensar la reducción de la pública, de tal forma que no llegamos a los niveles necesarios”.

 Fue pues un discurso positivo, analítico y propositivo que refleja una disposición colaborativa y sensible por quien encabezará desde ahora la representación del empresariado Mexicano.

Por cierto, en su discurso ante los concurrentes a esta asamblea General del CCE el Presidente Andrés Manuel López Obrador, presentó también un importante mensaje, del cual destaco algunas de sus expresiones:

  • “…..debe tomarse en cuenta que no se puede recuperar la pérdida del poder adquisitivo del salario de la noche a la mañana, que tiene que ser un proceso gradual y que tiene que tomar en consideración este proceso, el mantener a las empresas, no afectar la economía de las empresas, porque es afectar la economía del país”.
  • “Es muy importante contar con el apoyo del sector empresarial para el propósito de lograr entre todos que haya crecimiento de la economía”.
  • “Lo hemos dicho en varias ocasiones, lo repito ahora, se necesita crecer y no puede lograrse una tasa decrecimiento económico del 4% anual en promedio, si no se cuenta con la participación del sector privado, nacional y extranjero”.
  • “El modelo que queremos impulsar, que estamos diseñando y que ya se está poniendo en práctica, es que la inversión pública sea básicamente capital semilla y que se complemente, se mezcle, con la inversión privada nacional y extranjera.
  • “Esto tiene que ver con la tradición de Economía Mixta que ha dado resultados en el país, sobre todo en el período conocido como Desarrollo Estabilizador; se logró que actuaran de manera conjunta el sector público, el sector privado, el sector social, y creció la economía”.

Y concluyó con una propuesta fundamental que añadió a las que hizo el nuevo Presidente del CCE:

“Una sola propuesta para Carlos (Salazar Lomelín) y para todos: que hagamos el compromiso de acabar con la corrupción”.

Dos importantes discursos, cuyos textos completos deben leerse con toda atención, y releerse (como consulta) cada vez que amerite para despresurizar y atemperar  el ambiente político y social de México.

El próximo 10 de marzo se cumplen los primeros 100 días del actual Gobierno de la República. Con un propósito de análisis constructivo les compartiré algunas consideraciones al respecto.

 

Variables | Jacinto Gómez Pasillas

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios