Catalizador del cambio negro y plata

Mike Mayock, gerente general, y el entrenador en jefe, Jon Gruden, tenían en mente un meticuloso plan para reconstruir a los Raiders de Oakland gracias a tres selecciones de primera ronda del Draft de este año y a la adición de un par de contrataciones a través de la agencia libre, hasta que el plan fue en una dirección distinta el fin de semana pasado.

Los Steelers de Pittsburgh estaban dispuestos a intercambiar a uno de los receptores más prolíficos de la Liga a cambio de dos selecciones de rondas intermedias, asumiendo que los Raiders pudieran acordar un nuevo contrato con Antonio Brown.

Mi meta es alcanzar a Jerry Rice (en las estadísticas). Mi reto cada año es demostrar mi amor por el deporte y estoy tomando un año a la vez”. Antonio Brown, receptor Raiders

“Cuando supimos que teníamos una oportunidad de adquirir sus servicios, cambió todo”, dijo Mayock ayer mientrasBrown era presentado oficialmente como nuevo miembro de los Raiders.

Oakland le cedió a los Steelers sus selecciones de tercera y quinta rondas del Draft de este año, además, le dio a Brown un nuevo contrato por tres años y 50.125 millones de dólares, un pequeño precio a pagar por un jugador que ha promediado más de 100 recepciones y mil 200 yardas en las últimas seis temporadas.

Mayock y Gruden han admirado a Brown desde los días en los que estaban en las cabinas de transmisiones, y han dicho que el receptor es el jugador que más trabaja durante las prácticas.

“Ha hecho todo lo que está en sus manos para ser la mejor versión de sí que puede ser fuera y dentro del campo”, dijo Gruden. “Su forma de trabajar no sólo es impresionante, sino entretenida de ver”.

Sobre su nuevo mariscal de campo, Derek Carr, Brown dijo que “es un nuevo comienzo. Él tiene hambre por ser exitoso, hambriento de darle la vuelta a esta organización, de hacerla ganadora. Yo tengo el mismo tipo de hambre”.

 

AP / El Informador 

Por: Redacción

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios