Azota a víctimas paso de ciclón Idai

The NYT News Service

Maputo, Mozambique (20 marzo 2019).- Los fuertes vientos y las lluvias torrenciales azotaron a tres de los países más pobres de la Tierra, afectando la vida de más de 1 millón de personas.

Luego vinieron las inundaciones del ciclón Idai y se quedaron.

Casi una semana después de que el sur de África se viera afectado por uno de los peores desastres naturales en décadas, todo lo que pudieron hacer los rescatistas fue tratar de llegar a las víctimas.

La gente se aferraba a los árboles, esperando desesperadamente alguna forma de rescate. A su alrededor, los restos de casas se sentaban en pilas. Cientos de miles de personas sólo en Mozambique fueron desplazadas.

Y en todas partes había un mar interior donde una vez había habido tierra.

"Ahora se trata de una operación de agua", dijo un compañero de ayuda humanitaria a Matthew Cochrane, portavoz de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Muchos recorrieron en vano los restos en busca de seres queridos desaparecidos, y se conformaron con las pocas posesiones que podrían arrebatar del barro.

En Beira, una ciudad costera en el centro de Mozambique, Berta Pinto, de 60 años, llegó a casa desde los campos para encontrar una palmera que había destruido su sala de estar. Su marido estaba muerto en su silla de plástico verde.

"Creo que él estaba esperando que yo volviera a casa", dijo.

El ciclón golpeó a Mozambique directamente el jueves antes de barrer Malawi y Zimbabwe. Con las comunidades cortadas por las crecientes aguas, el daño de la peor tormenta que azotó el sur de África en dos décadas ha dejado a los trabajadores humanitarios con una pesadilla logística.

Los grupos humanitarios están lidiando con una doble crisis: la mayor parte del ciclón en sí, y las graves inundaciones que quedaron a su paso.

Casi una semana después de la tormenta, las fuertes lluvias seguían poniendo en peligro a las comunidades aisladas por las inundaciones y complicando los esfuerzos de los rescatistas para llegar a ellas. Las crecientes inundaciones amenazaban con sumergir parcialmente a Buzi, una ciudad de 200 mil habitantes, no lejos de Beira, advirtieron las Naciones Unidas.

Beira se ha convertido en un lugar de refugio para las personas que huyen de las zonas inundadas, pero el miércoles, toda la ciudad aún carecía de electricidad. El servicio de telefonía celular era extremadamente limitado, y la gente se agolpaba en las pocas áreas con conectividad a lo largo de la carretera principal.

La mayor destrucción se encontró en los barrios rurales pobres fuera del centro de la ciudad. Allí, muchas casas mal construidas se derrumbaron instantáneamente cuando la tormenta golpeó.

Hora de publicación: 22:15 hrs.

Por: Redacción

La Gente Opina

Facebook
Comentarios