Sin interacción no hay solución.- Frank

Cd. de México (18 marzo 2019).- La parcelación del conocimiento permitió la profundización en diversos campos de estudio, pero produjo una torre de Babel que dificultó el diálogo entre las ciencias, señala el físico Alejandro Frank, quien junto con la arqueóloga Linda Manzanilla coordina el simposio "La complejidad", el miércoles a las 17:00 horas en El Colegio Nacional.

"Por un lado ha sido positivo que abundáramos y fuéramos más profundamente en distintos temas de la física, de la biología y de muchos campos; sin embargo, se crearon disciplinas, cada una con su lenguaje, en una especie de torre de Babel.

"Claramente se requiere ir hacia una visión más integral para analizar los problemas que enfrentamos, empezando por el cambio climático y los grandes problemas sociales", apremia en entrevista el investigador emérito de la UNAM.

Tal visión integradora apunta hacia la complejidad, que no debe confundirse con lo complicado, previene el coordinador del Centro de Ciencias de la Complejidad (C3) de la UNAM y ex director del Instituto de Ciencias Nucleares de la máxima casa de estudios.

Para explicar la complejidad, Frank parte de lo elemental, que tampoco debe confundirse con lo sencillo, pues el término designa los elementos que componen un sistema, mientras lo complejo es el sistema en su conjunto y sus interacciones.

Al respecto, recuerda que cuando estudiaba el núcleo atómico, cuya dimensión es una millonésima de una millonésima de centímetro, no importaban ni la temperatura ni las condiciones climáticas: su condición elemental permitía su estudio aislado.

"Los sistemas elementales suelen ser sistemas aislados, los sistemas complejos no los podemos aislar", contrasta.

"Un ejemplo típico es un estanque en la selva, donde hay bacterias, plancton, insectos, peces, mamíferos que interactúan desde afuera, flora, etcétera. Estos sistemas tienen la peculiaridad de que si uno afecta cualquier componente, generalmente afecta todo el sistema. La ecología o el cuerpo humano son de este tipo: complejos", enfatiza el científico, uno de los creadores de la teoría algebraica de la dispersión y uno de los principales teóricos de la supersimetría nuclear.

Un conocimiento cabal del referido estanque precisa de la multidisciplina, desde los aportes del especialista en temperatura, hasta del experto en microbios o en gases atmosféricos, dice Frank al señalar la indisoluble conexión entre complejidad y multidisciplina, como quedará patente en el simposio, que reúne también al físico Max Aldana y al especialista en ciencia cognitiva Tom Froese.

El encuentro partirá de las definiciones, expuestas por Frank, e incluirá la revisión de sistemas complejos, como la antigua metrópoli de Teotihuacán, que Manzanilla ha investigado con la confluencia de diversas disciplinas.

Aunque resulta evidente, en el México de hoy, que los problemas ameritan un enfoque colectivo, este no ha permeado como debería en la política pública, apunta Frank.

Es necesario, añade, crear las condiciones para escuchar a los demás y propiciar interacciones de las que resulten perspectivas distintas.

"Para darle un ejemplo más concreto, en el C3 estamos trabajando problemas como la diabetes, la obesidad o los males cardiacos y los médicos tienen millones de datos (provistos por) nuevas tecnologías, pero aunque generalmente conocen mucho de medicina, no tienen el entrenamiento para analizar esos datos, entonces es importante la interacción con gente que pueda interpretarlos para crear nuevas formas de diagnosticar y de prevenir. Este ejemplo puede transferirse, tal cual, a muchas otras problemáticas".

 

Yanireth Israde | Reforma

Por: Redacción

Notas recientes

Facebook
Comentarios