Hereda el ISSSTE obras inconclusas

Cd. de México (24 marzo 2019).- El ISSSTE heredó 33 obras hospitalarias inconclusas y, aunque tiene dinero etiquetado para terminarlas, carece de recursos para que operen, anticipa Luis Antonio Ramírez, director general del Instituto.

En el presupuesto de 2019, se asignaron 616 millones de pesos para terminar las obras pendientes, pero no para equiparlas y contratar a los 2 mil profesionales de la salud que se requieren para que funcionen, detalla el funcionario en entrevista.

El instituto tiene también unidades médicas atoradas en litigios.

Son obras que el ISSSTE no ha aceptado completamente porque las empresas no cumplieron con todas las especificaciones de construcción establecidas en el contrato.

"Los propios médicos están insatisfechos, los directores de las clínicas-hospitales no están convencidos y, en consecuencia, pues no se pueden recibir. Entonces, tendrá que haber una etapa de litigio, en la cual se le tiene que obligar al constructor a enmendar lo que no hizo bien en el principio", explica.

El Hospital General "Belisario Domínguez", ubicado en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, es una de las obras en litigio. La empresa ICA inició su construcción en 2012; se inauguró en 2017 y, a la fecha, el ISSSTE no lo ha aceptado como entregado porque hay algunas de las áreas construidas que no cumplen con el contrato.

Ramírez explica que no aceptar estas obras implica que el ISSSTE no termine de pagarlas o que no pueda invertir en ellas hasta que las empresas no las entreguen al 100 por ciento.

"¿De qué sirve ver una clínica nueva, bonita, arreglada, si no tiene instalaciones de equipo o no tiene al médico? Éste es un problema adicional y eso nos preocupa", sostiene.

Heredar estos problemas de la Administración pasada impide subsanar otros, como sustituir cuatro hospitales de más de 45 años de operación que se encuentran saturados, lamenta.

"Hay infraestructura física muy deteriorada, clínicas y hospitales con falta de luz, escurrimientos de agua, consultorios con boquetes en las puertas o, incluso, derivado de los sismos, áreas donde están cuarteados los espacios y no se puede, evidentemente, atender a la gente".

Como resultado de un censo nacional para conocer el estado de su infraestructura hospitalaria y del personal y equipo médico, Ramírez se topó además con equipos obsoletos o faltantes.

En Urgencias, lamenta, "no cabe un alfiler".

"Todos los hospitales están saturados. Estamos en una situación de hacinamiento.

"Tenemos rayos X, pero no tenemos radiólogos, o tenemos quirófano y no tenemos anestesiólogo", asegura el el funcionario.

Sin embargo, pese a este panorama, el ISSSTE anunció que participará en la universalización del sistema de salud otorgando atención de urgencias graves a personas que no tienen ningún tipo de seguridad social.

Para ello, dijo el director, el Instituto busca renovar estas áreas y, sobre todo, impulsar una cultura de prevención para que menos personas lleguen a Urgencias por complicaciones prevenibles.

pie
Luis Ramírez, director general del ISSSTE, aseguró que la administración pasada les heredó equipos inexistentes.

 

Dulce Soto | Reforma

Por: Redacción

Notas recientes

Facebook
Comentarios