Colecciona Raúl Vargas ídolos en LA

De pronto, el estómago se le hizo nudo. La oferta del Galaxy para sumarse como utilero era irrechazable. Ganas tenía, pero no una camioneta para transportar las valijas.

Tardó 42 años desde que cruzó la frontera, de Ciudad Juárez rumbo Los Ángeles, para que el "sueño americano" por fin tocara a su puerta, ése que ahora amenazaba con escapársele por falta de recursos.

Entonces Jorge Campos, la primera gran figura del club angelino, le regaló una camioneta. Así nomás. Contrato cerrado.

La historia le pertenece a Raúl Vargas Caballero, el único sobreviviente de los "fundadores" del Galaxy.

A lo largo de 23 años en el club ha tratado con jugadores de todo tipo, desde el metrosexual y puntual inglés David Beckham hasta el irreverente sueco Zlatan Ibrahimovic.

Es el único mexicano en ser campeón con el club. Ni Campos ni Carlos Hermosillo ni Luis Hernández ni los Dos Santos. De hecho es multicampeón, uno de los personajes más apreciados en el club y quien comparte con CANCHA algunas de sus anécdotas con las grandes figuras.

Zlatan, L y XL
Se le hizo fácil apostarle a Zlatan una botella. Total, el urgido era Suecia porque a México le bastaba el empate para clasificar a Octavos de Final en el Mundial de Rusia. Todos saben el desenlace.

"Zlatan es Zlatan. Es el león, aunque a veces se comporte como Simba. Es un ganador, quiere siempre ganar, no hay nada que le moleste más que perder", cuenta Raúl Vargas.

"A ése hay que echárselo a la bolsa. Si los trompos me los echaba a la uña, con más ganas. Hay que saberlo llevar, como hoy que me dice que por qué tenía dos camisas, le ponemos large y extra large, que por qué tanto. 'Mira, así te pones la que quieras y yo estoy bien. Así no me andas buscando que quieres una más larga o pequeña. Ponte la que te quede y sanseacabó'. Hay que tratar de llevar la fiesta en paz".


'Gerrrard'
No se dio cuenta del error hasta que Steven, la leyenda del Liverpool y jugador del Galaxy entre 2015 y 2016, le hizo notar que al jersey le sobraba una "R", decía Gerrrard.

"Ahí la tenemos firmada de todos modos", cuenta sobre la playera que ya es de colección. "Primero no dijo nada. Después, cuando la firmó, ahí le puso una palabrita, 'What the f... con esos hombres'".

No sería el único detalle de quien también fuera capitán de la Selección de Inglaterra.

"Inclusive me mandó un uniforme del Liverpool para mi niño, de allá de Inglaterra, con el apellido Vargas y el número 10 para mi niño que entonces tenía 6 años".


Campos, el de la camioneta
En uno de esos partidos "moleros" del Tri, en 1993 contra Camerún, conoció a Jorge Campos.

"En ese tiempo hacía camisas, estampados. Le mostré una con la foto de jugador y de portero y le gustaron, entonces de ahí nació nuestra amistad. Le pedí que las quería hacer, pero con permiso suyo. Me dio la información de su representante y su tío, que en paz descanse, don Jorge Bernal, que también me ayudó bastante para estar aquí.

"Esto no lo sabe nadie. Entre él y el tío compraron una camioneta para mí, para que pudiera llevar yo la utilería al aeropuerto en días de viaje, eso nadie lo sabe", cuenta Raúl Vargas.


Beckham, puntería fina
David Beckham puso a la MLS en los reflectores. Su llegada al club en 2007 marca el antes y después de la Liga. El utilero Raúl Vargas recuerda cómo marcaba la pauta hasta en los entrenamientos.

"Beckham, donde quería poner a pelota, la ponía. Allá en Kansas City estábamos entrenando en un campo de beisbol. No sé si sería la mascota o algo, estaba un toro que tenía un ojo y el otro era un círculo. Según esto, a quien pasaba la pelota de beisbol por ahí le daban un premio o algo. Entonces Beckham puso la pelota en el piso, y eran como unas 40 o 50 yardas, la pateó y la metió por enmedio, a la primera", contó.


Donovan, 'amigo' de México
"¡Hey!, calmado, llévatela con calma", le pedía Raúl Vargas a Landon Donovan antes de que jugara contra México. "Don't worry, daddy", le respondía la estrella estadounidense. Pero Raúl sí se preocupaba.

"Es un ganador. Siempre tiene sus cábalas. Todos han visto que cuando va a tirar un penal trae un tatuaje y lo besa, es una cábala desde sus inicios. Muy profesional, y tal vez nosotros los mexicanos no lo vemos con muy buenos ojos porque siempre nos ha vacunado no sólo en los Mundiales sino también en partidos clasificatorios, pero ha sido muy agradable trabajar con él", expresó.


Brilla en sociedad
Jorge Vargas, el utilero y miembro más longevo en el Galaxy, presume recortes de publicaciones en las que aparece junto a los ex presidentes George Bush y Barack Obama, quienes recibieron a los integrantes del club en los campeonatos.

En una de las ediciones de Sports Illustrated posa con uno de los mandatarios.

 

Edgar Contreras | Reforma

Por: Redacción

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios