En toma de protesta Corral prometió libertad y fin al gatopardismo

Javier Corral en su toma de protesta aseguró “no es el momento de Javier Corral esto no es una coronación monárquica, la ciudadanía ya no está para rendir pleitesías ni me asumo como rey ni como cacique el electorado es inteligente y reclama una verdadera democracia”.

Aseguró que sería un gobernador que reconocería la dignidad e inteligencia del pueblo,  al servicio del pueblo de Chihuahua  en lo que llamó el comienzo de una nueva etapa y forma de gobernar, al llamar al apoyo de los demócratas de México, “Para que el aliento de la participación ciudadana no se ahogue, este es el reto de la gobierno y sociedad continuar juntos, sea una respuesta a la restauración autoritaria, que nos  propongamos  a eliminar la fórmula de la simulación o Lampedusa llamó el gatopardimso, el que cambia todo para que todo siga igual, desterrar las viejas máximas que se ha puesto como referente de la mala política aquellas que dicen un político pobre es un pobre político que el arte de la política es conservar el poder por cualquier medio o que en política  todo lo que compra sale batato, demostremos que un político honesto puede ser  gran político y que  el arte la política es la gesta del bien común”.

A dos años y medio de gobierno, fue el gobernador Javier Corral quien en su toma de protesta anunció luchar por el respeto a las libertades de los ciudadanos y poner fin a la simulación que llamó “gatopardismo”.

Algunos episodios que le anteceden a la protesta de los ejidatarios en la brecha a Sacramento en donde se realizó el uso de la fuerza pública, han sido contra otros sectores sociales y económicos del Estado, los maestros que se fueron en paro por la falta de pagos junto con personal del sector salud, los transportistas que bloquearon Palacio de Gobierno, protestas de campesinos, rarámuris víctimas de desalojos, maestros de los sindicatos, entre otros.

A las protestas ciudadanas, le siguen una serie de eventos de interés público que han quedado pendiente como la seguridad, la pendiente detención de César Duarte, el aumento a la violencia feminicida, asesinatos de activistas,  ahora  las detenciones de ciudadanos y políticos.

Por: Antonio Hernández

La Gente Opina

Facebook
Comentarios