Alerta de género: parte final

La perspectiva
Rita Muciño Corro

En las columnas anteriores, hice referencia a los elementos conceptuales en torno al mecanismo de Alerta de Género, asimismo, plasmé los aspectos que caracterizan el caso del Estado de México, entidad que fue de las primeras en emitirse, con la finalidad de exponer a través de este ejemplo, la forma en como opera, buenas prácticas y áreas del oportunidad de dicha política pública.

La presente columna tiene por objeto, concluir el análisis sobre el tema, para lo cual efectuaré algunos comentarios acerca de la pertinencia de solicitarla, así como sobre las medidas que se han establecido para contrarrestar los altos índices de violencia feminicida en el Estado, en particular el recién lanzado Plan Emergente para Prevenir la Violencia de Género en Juárez y Zona Norte.

El Plan prevé redoblar esfuerzos en zonas estratégicas, mediante el trabajo interinstitucional e intersectorial. Es de destacarse, la implementación de un Centro de Atención Itinerante, que se conforma de un equipo interdisciplinario para brindar acompañamiento psicológico.

Al respecto Imelda Marrufo de la Red Mesa de Mujeres, sostiene que el mencionado Plan, “podría quedarse a medias si el Congreso no le asigna recursos para su operación” [1]. 

Para reflexionar sobre la oportunidad de la estrategia, es importante tener en cuenta los siguientes aspectos. La problemática objeto de análisis, obedece a causas estructurales y multifactoriales, lo que fue señalado hace más de 20 años por organismos nacionales e internacionales y personas expertas.

Sobre el particular, Rita Segato indicó que la globalización económica y el neoliberalismo, son factores que determinaron la escalada de la violencia en Ciudad Juárez [2]. Al respecto, Sergio González Rodríguez explica que la existencia de determinadas circunstancias, transformaron al municipio en una “máquina feminicida”, describiéndola como un aparato que además de crear las condiciones para el homicidio de mujeres y niñas, tenía instituciones que aseguraban la impunidad de estos crímenes [3].

Cabe señalar que los feminidicios y la ausencia de diligencia en la investigación, entre otros hechos, derivaron en una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en 2009.

Por otra parte, si la atención integral de esta situación amerita una serie de elementos que garanticen la efectividad de las medidas tomadas, es pertinente preguntarse ¿se cuenta con la capacidad institucional y los recursos humanos necesarios e idóneos para atender una crisis como la de la violencia feminicida que hoy enfrentamos?

Si bien se valora positivamente que las instituciones realicen esfuerzos por establecer mecanismos para resolver el tema de violencia de género, es dable cuestionarse si a la fecha la respuesta estatal, ha sido proporcional a la gravedad del problema.

Como lo he mencionado anteriormente, la Declaratoria de Alerta de Género no resuelve por si sola el contexto de violencia, pero al menos involucra la participación del gobierno federal en la resolución, lo que es necesario ante las dimensiones de esta situación.

Al respecto Lucía Melgar sostiene, que continúa solicitándose “como un medio de llamar la atención sobre la agudización de la violencia contra las mujeres”, en este sentido afirma, que “si alguna utilidad tienen es el trabajo de investigación que realizan las organizaciones peticionarias, la difusión que hacen de ella, y el seguimiento que pueden dar a las recomendaciones del grupo de trabajo” [4].

En este contexto ¿qué nos corresponde a nosotros?, por un lado, debemos entender el fenómeno de la violencia como un problema social que afecta principalmente a las mujeres, pero que sus efectos impactan a todas las personas.

Por otro, que no se trata de un conflicto que se genera entre particulares, sino que debemos comprenderlo en una dimensión más amplia, que nos involucra a la vez que exige un actuar, que comienza por reconocernos como sujetos construidos en una cultura basada en una visión hegemónica, que discrimina al grado de destruir en ocasiones lo divergente, asimismo, tomar conciencia y reflexionar sobre la forma en cómo nos relacionamos entre mujeres y hombres.

 

Fuentes

[1] Marrufo, Imelda, “Alerta por violencia feminicida en Juárez y Chihuahua, no hay tiempo para esperar”, 13 de junio 2019, disponible en: https://laverdadjuarez.com/index.php/2019/06/13/alerta-por-violencia-feminicida-en-juarez-y-chihuahua-no-hay-tiempo-para-esperar/?fbclid=IwAR2si8VPFadJw8dB2GGZhg9tbc5vh9-qspKdUI4Be3FgzD_tUtw-tc4Yd8A

[2] Segato, Rita, “La escritura en el cuerpo de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez”, Universidad del Claustro de Sor Juana, México DF, 2006, página 11.

[3]González Rodríguez, S. (2012), The Femicide Machine, MIT Press.

[4] Melgar, Lucía, “Feminicidio en México: insuficiencias de la ley, impunidad e impacto social”. El texto corresponde a la conferencia impartida en la Universitá degli Studi di Milano-Bicocca en marzo de 2017.

Tips al momento

UACH abandona a sus alumnos en Chile

Una vez más la Universidad Autónoma de Chihuahua dejó en el desamparo y en la indefensión a sus alumnos quienes se encuentran como parte de un intercambio estudiantil en la Universidad de Santiago de Chile, cuyas autoridades se han mostrado sensibles y dispuestas a garantizar la seguridad de nuestros paisanos, a diferencia del área de vinculación correspondiente en nuestra máxima casa de estudios.

Desde el fin de semana las protestas se intensificaron en aquél país luego de darse a conocer el incremento al pasaje en el Metro, lo cuál se suma a la violenta reacción que tuvo el gobierno de Sebastián Piñera para con los alumnos de bachilleres quienes de manera sistemática evadían los torniquetes como un acto de desobediencia civil, y la policía tomó acciones violentas contra quienes saltaban los torniquetes.

Trascendió que durante los disturbios, uno de los compañeros universitarios de Chihuahua fue rociado con gas lacrimógeno en el contexto del ambiente de represión por parte de la autoridad en aquél país.

Tuvo que trascender esta situación para que la UACH se moviera ya este miércoles para ver cómo estaban sus alumnos...

Foto: Getty Images


Maru Campos y la mesa de diálogo en CDMX

La alcaldesa de Chihuahua María Eugenia Campos Galván continúa en la Ciudad de México ya que este miércoles se tiene previsto una mesa de diálogo para abordar las exigencias de todos aquellos ediles pertenecientes a la Asociación Nacional de Alcaldes de México, en el sentido de su solicitud a un mayor presupuesto para 2020, por ello a la reunión acudirá el Secretario de Hacienda Arturo Herrera Gutiérrez.

Por lo tanto hoy en la sesión de Cabildo será notoria su ausencia y será el regidor Juan José Abdo quién encabece los trabajos del Cabildo de Chihuahua.

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios