1° de julio, los tremendismos y la moderación

Variables
Jacinto Gómez Pasillas
  • Transformación de BANSEFI en el Banco del Bienestar.

El pasado lunes 1º de julio, el actual Gobierno de la República celebró el primer aniversario de su triunfo electoral que marcó de manera clara y democrática el inicio de una nueva época en el prolongado proceso de transición democrática de México. Fué sin duda el fin de una época y el inicio de otra.

La polarización política y en parte social (porque esta ya estaba) desde entonces, particularmente en los últimos 7 meses, ha sido caldo de cultivo para el surgimiento tempranísimo de acciones y reacciones, de antagonismos y adjetivaciones peyorativas con una preocupante tendencia a la generación de un ambiente negativo de crítica y descalificaciones entre “tirios y troyanos” que rebasan ya el ejercicio normal en una democracia como la nuestra, de la crítica y los disensos (disentimientos) no solo en medios de comunicación sino en “redes sociales”, y del rumor sordo en diversos segmentos de la Sociedad; presididos en la generalidad de los casos, no por el análisis objetivo sino por la carga emocional y de partidarismos que en muchos casos está desembocando en posiciones sistemáticas de negación, resistencias y acciones que explotan cualquier vía de confrontación contra acciones y programas del nuevo Gobierno de la República, sean cuales sean, y por otra parte de adjetivación y señalamientos no solo desde el gobierno sino de sus grupos políticos afines, que en  ocasiones generalizan colgando “SAMBENITOS”  que afectan u ofenden no sólo a quienes critican y/o agreden de mala fé, sino también a quienes en el ejercicio de la libre expresión simplemente ejercen su derecho a la crítica (más o menos objetiva).

Vale recordar al respecto una expresión del gran periodista que fue RENATO LEDUC, cuando afirmó ante una queja sobre la agresividad de muchos periodistas críticos: “Periodista sin mala leche no es periodista”; aunque hubo quien estando de acuerdo en la afirmación, señalaba que “se valía la mala leche, pero no derramarla”.

Es preocupante que un gobierno que inicia reciba el alud de resistencias y estigmatizaciones  que está sufriendo el actual gobierno de la República, no solo ahora, sino desde su arranque.  Esta es una situación comprensible a media gestión o al final de un sexenio, pero difícil de justificar en el inicio mismo de una gestión sexenal.

Lo que preocupa más a quienes comentamos al margen de posiciones pro o anti gubernamentales, es el daño que genere este ambiente al país y a la población, tanto en lo económico como en lo social, en el entorno nacional y en el internacional.

Debe considerarse que tan malo pretender compararnos en nuestra realidad política nacional con el Modelo venezolano, como pretender recrear en México, el Modelo Pinochetista Chileno; con unos intentos (afortunadamente sin mayor eco hasta ahora)  de activar una especie de neo-cacerolismo que huele a neo-golpismo de algunas personas y grupos.

Es deseable que impere la moderación y la tolerancia como un ejercicio recíproco, si del gobierno, pero sí también de sus nada gratuitos detractores.

Concluiría por ahora el comentario sobre este tema, resaltando dos afirmaciones:

1.- La celebración del pasado 1° de julio por el Gobierno (de su triunfo electoral), con un recuento de avances y cumplimiento de compromisos (78 de100 presentados hace un año) según lo afirmado por el Presidente de la República,  ante una  reunión de partidarios y simpatizantes en el Zócalo de la Ciudad de México; puede ser aceptado o cuestionado en el marco de las libertades que caracterizan a nuestra democracia. Pero hay que recordar que el acto formal y republicano de presentación de lo que será el 1er Informe de Gobierno por la actual Administración Pública Nacional, será ante el Congreso de la Unión como representante de la población, el próximo domingo 1° de septiembre del año en curso, siendo entonces cuando se pueda hacer por todo mundo el balance y las conclusiones que se deseén según él punto de vista de cada quien.

2.-En artículo del 9 de enero de 2019, concluyo con una afirmación que cabe repetir en relación a este tema:

“Hay que decir además, que sin menoscabo de la evaluación permanente del desempeño de los funcionarios del gobierno nacional y de la tendencia  a sacar conclusiones (generalmente maliciosas) de los famosos primeros 100 días; la primera gran evaluación ciudadana objetiva debe darse al término del primer año de gobierno”.

En otro tema:

El pasado día 29 de junio se dió en la última sesión de periodo extraordinario de sesiones de la Cámara de Diputados, la aprobación de la iniciativa de ley que transformará al BANCO DEL AHORRO NACIONAL Y SERVICIOS FINANCIEROS en el BANCO DEL BIENESTAR.

Al margen del debate político sobre una de las funciones principales del nuevo banco, que será el manejo de tarjetas para los beneficiarios de programas sociales del Gobierno de la República; hay que replantear la importancia de que se pudiera recuperar una de las funciones más importantes para una institución bancaria como la que ha sido creada, que  es la de manejar el Programa Nacional de Ahorro Escolar.  Es deseable que para tal fin se diera la concertación de acciones entre el nuevo BANCO DEL BIENESTAR y la SECRETARIA DE EDUCACIÓN PÚBLICA, para poner en marcha este programa que sería esencial en la NUEVA REFORMA EDUCATIVA, no solo como una actividad extracurricular fundamental del NUEVO MODELO EDUCATIVO, para la formación y consolidación de hábitos, actitudes y valores de los educandos, sino para su EDUCACIÓN FINANCIERA y los de sus familias.

Este tema lo he tratado en anteriores artículos resaltando la importancia de un “Programa Nacional de Ahorro Escolar”, con estímulos para los alumnos ahorradores y para sus profesores. Un programa así tuvo un gran éxito hace ya muchos años operado por lo que entonces funcionaba como una entidad financiera llamada “BONOS DEL AHORRO NACIONAL".

Tips al momento

Castigo divino

Vaya que le ha llovido en su milpita al gobernador de Puebla Miguel Barbosa Huerta, después de su ocurrencia de sugerir que la muerte de Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle había sido castigo divino, no ha faltado quién le exija y le demande que se retracte de sus dichos, aunque no faltó también quien saliera en su defensa.

Legisladores de todas las fuerzas políticas representadas en el Congreso de la Unión se unieron a las expresiones de sanción y de rechazo a los dichos de Barbosa Huerta, Ricardo Monreal el líder de Morena en el Senado dijo que si bien se respetan las expresiones de el mandatario poblano, se debe tener mucho cuidado con lo que se dice en nombre del Creador.

Por otra parte la diputada Laura Rojas, la senadora Nadia Navarro, la senadora Nancy de la Sierra, la coordinadora del PRD en San Lázaro Verónica Juárez y muchos otros más se unieron en este rechazo hacia los comentarios, por decir lo menos, insensibles fueron expresados por el gobernador del estado de Puebla.

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios