Aviva Trump ansiedad racial en campaña

The NYT News Service

Nueva York, Estados Unidos (21 julio 2019).- Dos fuerzas que convulsionaron a la política estadounidense se encontraron la una a la otra en el mitin del Presidente Donald Trump en Carolina del Norte esta semana: una sensación de ansiedad entre los votantes blancos sobre su posición en un país que se está diversificando, y un intento político de alimentar esas preocupaciones.

Las encuestas muestran temores entre algunas personas blancas de que están perdiendo estatus en los Estados Unidos, y quienes sostienen esas opiniones están cada vez más alineados con el Partido Republicano. Estos votantes perciben "discriminación anti-blanca".

Una parte creciente dice que la nación corre el riesgo de perder su identidad debido a la apertura a los extranjeros. Y muchos están preocupados por lo que significará cuando los blancos no hispanos pierdan el estatus de mayoría, como las proyecciones demográficas sugieren que sucederá alrededor de 2045.

Una gran parte, si no la mayoría, de los votantes blancos, y la mayoría de los republicanos, dicen que este cambio amenazará las costumbres estadounidenses y los valores: una perspectiva que dicen que los pone ansiosos e incluso enojados.

Pero sin un político de la estatura del Presidente para explotarlo vocalmente, dicen los científicos políticos, esta sensación de pérdida de estatus blanco probablemente no sería un tema tan combustible en la política estadounidense.

"Realmente hace falta un Trump para encenderlo", dijo Michael Tesler, científico político de la Universidad de California en Irvine. "Estas creencias de que los blancos son discriminados, de que las minorías desmerecedoras están obteniendo más de lo que merecen, y de que los blancos que trabajan duro reciben menos de lo que merecen, siempre están ahí.

"Pero lo que realmente hace Trump es que los inscribe en la política. Ahí es donde se vuelven explosivos".

La investigación está comenzando a sugerir que los votantes blancos que durante mucho tiempo han estado motivados políticamente por sus opiniones de otros grupos pueden comenzar a pensar en su propio grupo como una identidad explícita.

En ese sentido, aparecen por primera vez en la era Trump para pensar sobre sí mismos de una manera que refleja cómo las minorías han pensado durante mucho tiempo acerca de la identidad de grupo.

No era una conclusión inevitable que la política estadounidense terminaría aquí en 2019, con los votantes cantando para enviar a una congresista estadounidense nacida en el extranjero a África.

Un político diferente en la parte superior del Partido Republicano, uno centrado, por ejemplo, en los recortes de impuestos en lugar de los inmigrantes, podría haber dejado estas ansiedades raciales blancas más latentes, o menos claramente relacionadas con el partidismo.

Eso significa que este momento no debe entenderse simplemente como una reacción contra el primer Presidente negro del país, dicen los científicos políticos. También es una respuesta al primer Presidente en la era moderna para hacer llamamientos explícitos a las ansiedades raciales de los blancos en el centro de sus campañas.

"De repente, estas personas que no tenían ningún vehículo para expresar estas actitudes ahora son invitadas a expresarlas", dijo Lynn Vavreck, politóloga de UCLA y colaboradora ocasional de Upshot, y coautora de un libro con Tesler y John Sides sobre el papel de la identidad racial en las elecciones de 2016. "Trump es un elemento enorme en lo que está pasando".

La evidencia de que las actitudes raciales ahora juegan un papel importante en la elección del votos entre los votantes blancos es abrumadora. Se ha replicado en estudio tras estudio, en casi todas las encuestas importantes de ciencia política en la última década.

Si quisiera saber si los votantes blancos de Barack Obama respaldarían a Trump en 2016, sería mejor conocer sus características demográficas y sus respuestas a preguntas sobre la raza que conocer su ideología política, como, por ejemplo, si se consideraran conservadores.

Era más importante conocer sus opiniones sobre la raza que su preocupación por su situación económica, si tenían un título universitario, cuál era su edad o su género.

Muchos estadounidenses blancos han sostenido durante mucho tiempo lo que los científicos políticos llaman puntos de vista raciales conservadores, como creer que los afroamericanos luchan por salir adelante porque no trabajan lo suficientemente duro, en lugar de que sea debido a la discriminación o el legado de la esclavitud.

Pero estas actitudes a menudo estaban latentes en la política electoral. Según la investigación de Tesler, hace más de una década, la mayoría de los votantes blancos menos educados no percibían una gran diferencia entre los dos partidos en temas raciales. Y la mayoría de las campañas no trataban abiertamente de disuadirlos de esa idea.

Ahora, algunos votantes blancos, especialmente los menos educados, ven una diferencia mayor entre los dos partidos en temas raciales.

Vieron a Trump como mucho más conservador en materia de inmigración. Creían que era mucho más probable que Hillary Clinton apoyara un aumento de la ayuda a los afroamericanos. Pensaron lo mismo de John Kerry y Obama, pero no tanto cómo en esta ocasión.

Más que nada, la creciente importancia de la raza ayuda a explicar qué votantes blancos desertaron para votar por Trump en 2016 y cuáles no. Incluso ayuda a entender por qué los votantes blancos sin un grado se inclinaron hacia Trump, pero los votantes blancos con un grado no lo hicieron.

Los votantes blancos comenzaron a ver a los partidos a través de una perspectiva más racializada con la elección de Obama en 2008. La presidencia de Obama hizo que muchos votantes blancos tradicionalmente demócratas y, a menudo, menos educados, estuvieran al tanto de la alianza del Partido Demócrata con los votantes negros; implícitamente impuso la cuestión de si el partido era para ellos.

Trump, a su vez, ha explicitado que lidera el partido que defiende el estatus de blanco. Lo que es más curioso no es cómo han reaccionado los votantes ante eso, dijo Daniel Hopkins, un científico político de la Universidad de Pennsylvania, sino que las élites republicanas y los comentaristas también han cambiado su retórica sobre la diversidad racial y étnica.

"Para mí, el misterio es la velocidad con la que se desmoronó lo que parecía ser un conjunto de normas bien establecidas", dijo Hopkins. "¿Cómo pasas de un Partido Republicano después de 2012, que hablaba muy activamente de cortejar a los votantes latinos, a un Partido Republicano en 2016, que estaba duplicando las apelaciones a los votantes blancos?"

En este entorno, las encuestas muestran que un número considerable de votantes blancos creen que enfrentan discriminación. Parece que les preocupa que los empleadores y las escuelas puedan dar preferencia a los candidatos que no son blancos.

No entienden por qué las normas culturales alientan a los grupos raciales no blancos, pero no a los blancos, a identificarse abiertamente y celebrar su raza. Incluso podrían resentirse de que no haya un mes de "historia blanca", algo que el 29 por ciento de los blancos dice que apoya.

En la medida en que estos puntos de vista enojan a algunos votantes blancos, esa reacción es una fuerza poderosa en la política.

"Gran parte de la investigación sobre el papel de las emociones en la política apunta a que la ira es una emoción particularmente efectiva para alejar a las personas y ponerlas en el campo político", dijo Davin Phoenix, politólogo de la Universidad de California en Irvine.

Y el enojo se aprovecha más efectivamente entre los votantes blancos que en otros grupos, argumenta, señalando el estigma cultural en Estados Unidos contra las expresiones públicas de enojo de los afroamericanos y otras minorías, e incluso del primer Presidente negro.

La afirmación de Trump de que cuatro congresistas no blancas deberían abandonar Estados Unidos antes que criticarlo es también una versión de esa idea que predispone contra las expresiones de enojo de las minorías no blancas.

Por: Redacción

Tips al momento

Sembradores de discordia

Que nadie siembre la discordia, pidió la alcaldesa María Eugenia Campos, luego de señalar que se malinterpretaron sus declaraciones respecto a las obras que realizará el Gobierno del Estado en el Municipio como parte del Plan de Inversión 2019-2021.

La edil reiteró el agradecimiento para el Gobernador no sólo por el Plan, sino por cada rubro en el que trabajan en conjunto el Gobierno del Estado y Municipio.

Expuso que en materia de seguridad pública se trabaja bien con la Fiscalía General del Estado en operativos, así como en temas de desarrollo económico y humano y en la infraestructura que realiza el Municipio en la rehabilitación de las escuelas es a la par con el Estado.

"Estamos en épocas de unir, de buscar las coincidencias, somos gobiernos humanistas, así que nadie siembre la discordia", dijo


¿Antesala a la desaparición de telebachilleratos?

La disputa por la desaparición del subsistema de telebachillerato ha sido una bronca que ni Pablo Cuarón Galindo y Carlos González Herrera han podido -o querido- solucionar.

Docentes y alumnos se han manifestado en repetidas ocasiones afuera de Palacio de Gobierno y en la Secretaría de Educación sin que nadie les de respuesta alguna.

Los maestros dicen que la directora general Liliana Rogero los ha querido correr desde hace 3 años, les debe el pago de retroactivos, hostiga a quienes se agremiaron al sindicato y la última que les aplicó fue el cambio de turno de matutino a vespertino y todo ello, aseguran que lo hace bajo la protección y amparo del Partido Acción Nacional Chihuahua, por lo que el asunto ahora va a escalar hasta el gobernador y solicitarán audiencia con Javier Corral… habrá que ver para cuándo les agendan pues en el área de atención ciudadana tienen una larga lista de gente que tiene cosas que atender directamente con el mandatario y que lleva haciendo antesala bastantes meses, si no, pregúntenle a los empresarios...

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios