Plan de Inversión ¿Relanzamiento del gobierno?

Manifesto
Alejandro Domínguez
Twitter: @AlexDmgz

En el transcurso de una administración siempre existen altas y bajas en la aceptación que la sociedad tiene de sus gobernantes; los estudios de opinión van reflejando una idea sobre lo que espera el ciudadano de su Presidente Municipal, de su Gobernador o del presidente de la República; esto propicia que se desarrollen acciones para aminorar el desánimo ciudadano y mejorar la imagen del gobierno.

Muchos señalan a este tipo de acciones como el relanzamiento del gobierno, una especie de empezar de nuevo a medio camino, una segunda oportunidad para lograr encauzar los anhelos de los ciudadanos; el tiempo para hacerlo siempre debe ser medido, evaluar sus efectos sociales y la prontitud en su cumplimiento.

El Plan Estatal de Desarrollo es el instrumento legal que define el rumbo de una administración estatal, pero cuando no se ha cumplido desde su inicio, cuando los estándares de medición son obscuros o poco certeros, obligan a realizar correcciones al paso del tiempo.

El pasado jueves se presento el plan de inversión del Gobierno del Estado de Chihuahua para los próximos dos años; es decir, se trazó por primera vez la ruta en materia de obra pública por parte de la administración estatal; después de un largo proceso de renegociación de los instrumentos financieros que tiene el estado para hacer frente a sus compromisos, se dispone de una cantidad cercana a los 19 mil millones de pesos para impactarlos en beneficio de los chihuahuenses.

Sin embargo, siempre existirá la duda, razonable o no, de qué pasó los años anteriores en materia de inversión; si el Estado recibe año con año poco más de los 50 mil millones de pesos en materia de presupuesto, porqué hasta ahora se hace este relanzamiento del gobierno a través de los programas de inversión; la deuda pública del Chihuahua, que viene generándose desde 1995, con altas y bajas en cada ejercicio gubernamental, ha sido el obstáculo, en palabras del Gobernador del Estado, para lograr cumplir los compromisos que se realizaron en la campaña electoral de 2016.

En lo que se ha publicado en medios de comunicación, no se observa inversión sustancial en materia educativa que permita cumplir con la idea de contar con la gratuidad en la universidad; propuesta que también ha venido señalando el Presidente de la República; por lo que el evento del pasado jueves busca partir de nuevas ideas de inversión que estén alejadas de las propuestas de campaña; esto es, relanzar el gobierno con una narrativa distinta, sin dejar de lado el combate a la corrupción, pero si tratando de insertar en la idea colectiva un gobierno que a partir de la austeridad y el combate a la corrupción generó ahorros para hacer frente a la realidad social existente.

Pero ¿Éstas obras ya fueron aprobadas por los diputados locales? ¿Ya se realizó el proceso legislativo para direccionar el presupuesto para este tipo de acciones? ¿La renegociación de la deuda pública planteaba este tipo de obras? No podemos olvidar que es el Congreso del Estado de Chihuahua el órgano con facultades para la aprobación del presupuesto que da viabilidad a la obra pública publicitada; es la representación popular quien deberá, en los próximos meses, realizar una revisión de la viabilidad financiera y técnica de este programa de inversión; de no ser así, entonces estaremos en presencia de una acción positiva, pero legalmente controvertida.

Da la impresión, sin tener la información adecuada, que existe un malestar de alcaldes que sienten no haber sido tomados en cuenta en la definición de las prioridades en materia de obra pública; sin embargo, hay que recordar que las visiones son distintas, y las obligaciones en la materia también; los alcaldes deben ser los mejores administradores de una ciudad, los servicios básicos son la obligación primaria que tienen, los recursos con los que se cuenta deben ir encaminados a eso; la obra pública concertada obliga un espacio de negociación y diálogo con el Gobernador, donde se habrán de poner los recursos para lograr un municipio mas competitivo; es decir, hacer aquello que permita darle viabilidad a una ciudad para ser mas atractiva a la generación de inversión y que esto permita que el municipio pueda tener mejores condiciones de ingresos propios para cumplir con lo básico. 

El reloj de la administración estatal va avanzando, la idea colectiva de la falta de inversión pública es una realidad; el reto es darle la vuelta a esa imagen que la sociedad tiene del actual gobierno; queda exactamente un año para poder lograrlo, porque a partir de septiembre de 2020 serán más notorios los movimientos de quienes aspiran a ser candidatos al Gobierno del Estado para la elección del 2021 y eso le restará tiempo.

¿Relanzamiento? ¿Inversiones con aroma a campaña? 

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios