El "Yo acuso" de Polanski divide a la Muestra de Venecia

"Yo acuso" del cineasta franco polaco Roman Polanski sobre el caso Dreyfus a finales del siglo XIX fue presentado este viernes por la noche en Venecia con críticas constratadas, precedido por el escándalo y convertido en su personal defensa frente a las acusaciones de abuso sexual.

"La persecución forma parte de su vida. Lo sé muy bien porque desde hace 30 años estamos casados", explicó la actriz francesa Emmanuelle Seigner, esposa en la vida real del cineasta y entre las protagonistas del filme, durante la conferencia de prensa de presentación.

Polanski, que no asistió al desfile en el Lido veneciano porque corría el riesgo de ser extraditado a Estados Unidos por su condena por violación en los años 70 de una menor, explicó su posición a través de una entrevista divulgada con la documentación de prensa de la película.

"Mi trabajo no es terapia. Sin embargo, debo admitir que estoy familiarizado con muchos de los funcionamientos del aparato de persecución que se muestra en la película, y eso me ha inspirado claramente", confesó.

A la hora de la alfombra roja, estuvieron Seigner, que actúa en "Yo acuso", el actor Jean Dujardin, que desempeña el papel del teniente coronel Georges Picquart, personaje principal del filme, y Louis Garrel, que encarna a Alfred Dreyfus.

Polanski, de 86 años, utiliza toda su talento para narrar un juicio histórico que tuvo en vilo a Francia y la dividió entre los que lo consideraban culpable y los pocos que creían en su inocencia, entre ellos el escritor Emile Zola.

Se trata de una clara alusión a la situación personal actual del realizador, perseguido por la justicia de Estados Unidos y vituperado por parte de la opinión pública y el movimiento feminista Me Too por escándalos sexuales.

Con el ritmo de un thriller, el legendario autor de "El pianista", narra el proceso judicial contra el militar francés Alfred Dreyfus, acusado falsamente de espionaje y que terminó por demostrar unos diez años después el antisemitismo imperante en la sociedad francesa.

Polanski y Dreyfus: dos casos paralelos

Las primeras críticas destacaron más bien las cualidades cinematográficas de la película. El diario francés juzgó a Jean Dujardin como "audaz y matizado", el periódico británico The Guardian calificó al filme de "bello y comprometido", la revista estadounidense especializada Variety lo vio "dispuesto de manera grandiosa" y la británica Screen lo halló "sobrio" y "meticuloso".

En cambio, para The Hollywood Reporter la película es "meticulosa" pero "el resultado carece extrañamente de emoción", mientras que varios críticos manifestaron sus reservas en cuanto a la decisión de Polanski de utilizar "Yo acuso" para referirse a su historia personal.

Polanski se identifica abiertamente con el capitán Dreyfus, mientras centra su filme, y de cierta manera su defensa, en el papel del comisario del contraespionaje militar, Georges Picquart, interpretado por Dujardin, premio Oscar por su actuación en "El artista".

El capitán acusado de ser una espía de los odiados alemanes y condenado a cadena perpetua en la isla del Diablo pese a las pocas pruebas creíbles, es defendido por Picquart, una persona íntegra, que cree en su inocencia, que descubre montajes y prejuicios y rompe con el principio de obediencia debida en el ejército.

"Las grandes historias a menudo inspiran grandes películas, y el asunto Dreyfus es una historia excepcional. La historia de un hombre acusado injustamente siempre es fascinante, pero también es un tema muy actual", reconoce Polanski.

"La mayoría de las personas que me acosan no me conocen y no saben nada sobre el caso", advierte el cineasta al referirse a las numerosas acusaciones que ha recibido en los últimos 40 años.

"Es como una bola de nieve, cada temporada se agrega otra capa. Historias absurdas de mujeres que nunca antes había visto en mi vida y que me acusan de cosas que supuestamente ocurrieron hace más de medio siglo", lamenta el director en su defensa.

El caso Polanski desató polémicas en el Lido por la declaración de la presidenta del jurado, la directora de cine argentina Lucrecia Martel, tras admitir que "le incomodaba" la participación en el festival del cineasta.

"Pienso en las mujeres que represento", dijo en una referencia al movimiento Me Too contra los abusos sexuales en el cine, un comentario que tuvo que precisar con una nota oficial en la que aclaró que no se oponía a que el filme compitiera por el León de Oro.

"Esto no es un tribunal moral, es la maravillosa Mostra del Cine, es arte", afirmó por su parte el italiano Luca Barbareschi, actor y coproductor del filme, con la voluntad de clausurar la polémica.

La cinta, que compite con 20 filmes más, contiene todos los ingredientes de la actualidad: acusaciones mediáticas, procedimientos judiciales controvertidos además del aterrador peso de la opinión pública.

El Informador

Por: Redacción2

Tips al momento

Tiempo de respuesta de DSPM, clave para atender acoso callejero

Las llamadas al 911 por mujeres víctimas de acoso callejero empiezan a darse en la capital.  El fin de semana se tuvo un caso que se denunció como acoso en la llamada, sin embargo, al llegar los elementos policíacos el asunto escaló hasta convertirse en un delito pues incluso el agresor realizó tocamientos a la víctima.

Y eso que los uniformados respondieron de manera inmediata que si se han tardado un poco más, quién sabe de qué otras cosas estaríamos hablando... de ahí la importancia de los tiempos de respuesta pero sobre todo de la denuncia para llegar hasta las últimas consecuencias...

En audiencia pública se ventilan los hechos tanto el acusado, como el oficial de policía y la persona que denuncia, lo que da al juez la posibilidad de tener un criterio al momento de proceder a la sanción que corresponda... así que aguas.


Diputados destacan por "opacidad" en su 3de3

La Cepac, organización de Ciudadanos en Participación Activa dio a conocer este lunes los resultados de la evaluación en materia de transparencia que se realizó al Congreso del Estado y sus 33 legisladores, de lo cual dieron a conocer que la calificación obtenida fue de 81.9 en una escala de 100 puntos, lo que coloca al poder legislativo del Estado de Chihuahua como el mejor evaluado a nivel nacional, sin embargo el énfasis se hizo en que aún está muy lejos de obtener la excelencia.

Y es que del 100% de los datos que se le pidió al legislativo faltó un parte por cumplir, sin embargo aquí el dato relevante es que ninguno de los 33 legisladores ha actualizado la información de su declaración 3 de 3, bajo el argumento de que están a la espera de nuevos formatos, ahá.

Claro que esto de ninguna manera les exime del cumplimiento de este requisito así como que el portal del Congreso del Estado también realice ciertas modificaciones pues dicha página resulta compleja y difícil en su manejo, sobre todo en el acceso a la información. Qué curioso que para estas cosas Chihuahua si ocupe el primer lugar, no así en temas como transparencia, en seguridad, en desarrollo, inversión, salud, infraestructura educativa, y párele de contar porque da como para deprimirse....


Ahora resulta...

Ahora resulta que el director de la facultad de derecho Roberto Díaz Romero no es una gente comprometida ni con la comunidad universitaria de la facultad de derecho ni con la Universidad Autónoma de Chihuahua, o al menos así es como lo sugiere el rector Luis Fierro Ramírez, luego de que el director de dicha unidad académica anunciara su renuncia este viernes. Y es que ya de semanas atrás el maestro Díaz Romero habría denunciado presiones e injerencias de la rectoría en el manejo de la facultad de derecho así como la designación y nombramiento de nuevos catedráticos, todos ellos afines o al gobernador del estado de Chihuahua Javier corral o bien afines a la figura del rector Luis Fierro, que para el caso es lo mismo.

El rector declaró este lunes que siempre afecta a la universidad la renuncia de un director... y ¿cómo no iba a ocurrir semejante cosa? Si prácticamente le hicieron la vida imposible a Roberto Díaz Romero y ahora tocará renovar esta posición para lo cual se buscará a una persona que tenga -cuando menos- cinco años como investigador o como académico, que tenga disponibilidad de tiempo completo para desarrollar este cargo y que se enfoque en desarrollar nuevas etapas en lo que demanda la sociedad, dijo Fierro Ramírez, aunque realmente a lo que quizá podría referirse es con la disponibilidad de acatar las instrucciones de la rectoría en lo que a la renovación del plan de estudios se refiere, lo que ha generado toda una serie de inconformidades tanto entre los académicos como entre los alumnos de la máxima casa de estudios.

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios