Sufren demócratas crisis de identidad

AP

Nueva York, Estados Unidos (04 septiembre 2019).- Dough Ogden no sabe qué hacer. Este policía jubilado de 75 años detesta a Donald Trump. Pero no concibe votar por un demócrata. Ogden, quien se describe como un independiente de Carolina del Sur, no reconoce al Partido Demócrata de estos días.

"El Partido Demócrata está cada vez más desbocado", sostuvo Ogden en una reciente presentación del aspirante a la nominación demócrata Pete Buttigieg. "Mete miedo".

La principal inquietud de Ogden es la dirección que está tomando el partido y sus valores en la era de Trump. Si bien los demócratas están unidos en su determinación de sacar a Trump de la presidencia, la mayoría de sus dirigentes coincide en que no lo harán simplemente criticándolo: Deben ofrecer al votante otras opciones.

La campaña presidencial de 2020, no obstante, ya lleva nueve meses, y los demócratas siguen sin poder resolver sus diferencias en torno a cómo enfrentar asuntos raciales, generacionales e ideológicos. Y ahora que ya pasó el Día del Trabajo (2 de septiembre) y la campaña entra en una nueva etapa, en la que el electorado presta más atención, aumentan las presiones para que los demócratas presenten un mensaje único.

¿Qué harán para restar apoyo a Trump entre los obreros de raza blanca al tiempo que cortejan el voto de las minorías y de las mujeres de los suburbios? ¿Hasta qué punto deben criticar a Trump y promover un juicio político? Y, por sobre todo, ¿deben insistir en propuestas radicales en torno a la salud, la universidad gratis y un aumento de los impuestos a los ricos o concentrarse en tratar de crear un sentido de normalidad tras la turbulenta presidencia de Trump?

Algunos demócratas plantean que se debe hacer todo eso a la vez. Pero otros quieren propuestas más concretas, que puedan atraer a los votantes y que les devuelvan la fe.

Los candidatos transmiten distintos mensajes", dijo, en entrevista, el aspirante a la nominación Bernie Sanders, quien se describe como socialista democrático.

"Los medios corporativos y los expertos nos dicen que solo un mensaje moderado nos permitirá ganar las elecciones. No estoy para nada de acuerdo".

Sanders, desde ya, representa la revitalizada ala izquierda del partido. El moderado Steve Bullock, por su parte, teme que al promover reformas radicales el partido puede espantar a los votantes de clase obrera que tanto necesita.

"Tenemos que asegurarnos de que el votante sabe que podemos mejorar su vida", manifestó Bullock en una entrevista.

"Ello implica no hablar de una revolución sino de cómo resolver los problemas que enfrentamos".

En el medio de esta batalla por la identidad del partido están candidatos como Kamala Harris y Buttigieg, el Alcalde de 37 años abiertamente gay de South Bend, Indiana, que ofrecen posturas a mitad de camino entre los planteamientos de izquierda de Sanders y de Elizabeth Warren y los más moderados de Joe Biden y Bullock, entre otros.

Buttigieg niega que el partido tenga que elegir entre la clase obrera blanca y las minorías.

En una entrevista, sostuvo que las necesidades de personas como Ogden y la justicia racial "van de la mano, porque la vida de todos se deteriora mientras persistan estas desigualdades".

"(Es vital que) el ser parte de una minoría, sobre todo la negra, no incida en la cobertura médica ni en la relación con las fuerzas policiales", agregó.

"La gente de color no es la única que sufre con las desigualdades raciales. Todos somos afectados".

Buttigieg, Sanders, Biden, Warren y Harris ya cumplieron con los requisitos para la próxima ronda de debates, pero varios centristas menos conocidos, incluido Bullock, han sido silenciados por reglas partidarias que los marginaron de los debates.

La búsqueda de un programa común es parte de los esfuerzos por crear una coalición que permita a los demócratas derrotar a Trump. Barack Obama ganó dos elecciones atrayendo el voto de los jóvenes, de minorías y de la clase obrera.

Hillary Clinton no logró conservar esa coalición en 2016, pero en las elecciones de mitad de término del año pasado hubo una importante participación de la juventud. Se calcula que 31 por ciento de los votantes de entre 18 y 29 años acudieron a las urnas en 2018, y que dos de cada tres votaron por los demócratas, de acuerdo con estimaciones de la Universidad Tufts, en Massachusetts.

Sin embargo, no está claro hasta qué punto los demócratas están preparados para atraer el voto de los jóvenes en el 2020.

Calvin Wilbron, presidente de la agrupación de demócratas universitarios College Democrats of America, dice que recién el mes pasado el Comité Nacional Demócrata contrató a una persona para que se dedique tiempo completo a atraer el voto de la juventud.

"Están en la dirección correcta, pero no sé si se mueven con la velocidad necesaria", apuntó Wilborn.

Numerosos activistas liberales creen que la suerte de los demócratas en las elecciones depende del voto de los negros y los hispanos, pero la élite del partido parece más concentrada en atraer el voto de los blancos de clase obrera, un bloque que le dio la espalda al partido en 2016.

A Ogden, el jubilado de Carolina del Sur, no le interesan las coaliciones raciales. Se queja de que los demócratas son hoy un "partido benefactor" que ofrece demasiados beneficios a personas que no quieren trabajar por ellos.

"Los republicanos no son mejores, no quieren cambiar, mientras que los demócratas lo quieren cambiar todo", manifestó.

"Tendré que ver si tengo estómago para votar por alguno de ellos".

Por: Redacción

Tips al momento

El necesario fin de Morena

Las imágenes que todo México ha observado desde la mañana de grupos anárquicos, vandálicos y delincuenciales, destruyendo todo a su paso bajo la justificación de lo que pasó en Estados Unidos con el caso del crimen de George Floyd, y algunos todavía con el penoso y lamentable hecho que se suscitó en Jalisco con la muerte de Geovanni López, son tan condenables, de tanta impotencia para los ciudadanos, para los empresarios y para la gente de la sociedad, del pueblo, que esta concepción que tanto acuñan en sus narrativas y en sus discursos hipócritamente tanto Andrés Manuel López Obrador como Claudia Sheinbaum, significan y adelantan la necesaria dimisión de estos irresponsables gobernantes…

Ahora, llama la atención la grave conducta de esta última, quien con la ligera, simplista, cínica y todos los adjetivos que en este caso sí son justificados en la expresión de no reprimir a la gente, dio órdenes a la Policía de ni siquiera hacer acto de presencia en la destrucción de los grupos anárquicos, lo que significa en qué manos está el pueblo no solamente por la incompetencia de López Obrador, sino ahora con la grave postura de la Jefa de Gobierno de la CDMX, una mujer que se salvaba un poco de la crítica extrema, no totalmente, pero que con estos hechos debe, por el bien de la Ciudad de México y del país, retirarse, y además deben fincársele responsabilidades de tipo penal, incluso, por ser cómplices de una destrucción y de atizarle tanta anarquía e incertidumbre a los sectores productivos de este país, que han sido casi aniquilados por el efecto maniqueísta, prosocialista y proestatista de AMLO y de esta mujer, que realmente ha resultado lo que muchos críticos han dicho: no solamente no sirve para nada, sino que estorba y es peligrosa para lo que es la capital del país…

Claudia Sheinbaum y López Obrador, y toda la gente de Morena, deben de irse urgentemente del poder…


Juárez regresa al ranking de ciudad más violenta del mundo

De las 50 ciudades más violentas en el mundo, figura Ciudad Juárez. México ocupa los cinco primeros lugares a nivel mundial de zonas violentas.

De las ciudades más violentas del mundo figuran: Tijuana, Baja California, seguida de Ciudad Juárez, Chihuahua; Uruapan, Michoacán; Irapuato, Guanajuato; Ciudad Obregón, Sonora; Caracas, Venezuela; Acapulco, Guerrero; Ciudad del Cabo,

En Ciudad Juárez se contabilizaron mil 522 asesinatos, es decir 104.54 por cada 100 mil habitantes sólo por debajo de Tijuana con 2 mil 367 homicidios que representan 134.24 por cada 100 mil habitante.


Hay más letalidad por Covid19 en Chihuahua que en CDMX

A nivel nacional se menciona que los fallecimientos por coronavirus no tienen relación respecto a la proporción de la poblacional.

Las entidades con mayores tasas de letalidad son: Morelos, Chihuahua, Quintana Roo e Hidalgo, todas ellas con tasas de entre 18 y 19.8 por ciento, que comparados con San Luis Potosí y Sonora menores al 6% y la Ciudad de México, una  letalidad de 8.8%.

Otro dato adicional de la  Secretaría de Salud, al 4 de mayo hubo 155 de embarazos  positivo a coronavirus.

El Informe Epidemiológico revela dos defunciones de  embarazadas en Chihuahua, mientras que en Ciudad de México, Baja California y Quinta Roo una respectivamente en cada entidad.


La masacre LeBarón regresa a escena

La masacre de la familia LeBarón regresa a la escena pública, luego de haber quedado como otros temas suspendido por la atención enfocada en la contingencia sanitaria.

El activismo de Julían LeBarón no tarda en sumarse a la escena política electoral. En medio del inicio de las elecciones 2021 el asunto de la masacre de 9 integrantes de la comunidad mormona se mostrará como bandera de exigencia de justicia.

Ya a nivel nacional se habla del activismo de Julián LeBarón en torno a la exigencia de justicia para las víctimas mortales.

La comunidad LeBarón responsabiliza al gobierno de Chihuahua de la matanza de mujeres y niños en, han dicho que hay complicidad y hasta señalan a directores de policía implicados.


Empresa Chihuahuense se posiciona como proveedor Covid

Un periódico nacional dice que una empresa en Chihuahua que antes se dedicaba a la venta de computadoras, evolucionó en su mercado a raíz de la contingencia por coronavirus para producir insumos de apoyo a la contingencia sanitaria.

Agrega que la empresa inició en productos agrícolas, luego apostó a la tecnología y ahora en la producción de cubrebocas, mascarillas KN95 y overoles. 

Se dice que esta empresa logra contratos por 21 mdp para equipo de  protección a personal de Salud, entre médicos y enfermeras,  como proveedor del estado y de la federación. 

Mencionan que el consejero de la Judicatura electo por el Congreso del Estado de Chihuahua,   trabajó como representante legal de la empresa hasta marzo de 2017  y ya no tiene relación con ella.


Corral sale al quite de la Minería

Javier Corral forma parte del grupo de gobernadores de los estados mineros que lanzaron la exigencia al gobierno federal para la reactivación económica de dicho sector. Las presiones acorralaron a Francisco Quiroga Fernández, subsecretario de Minería, quien terminó por convencerse en que la minería debe cambiar del estigma a la insignia.

Hay nueve acuerdos que las empresas mineras acordaron con los gobernadores y sostienen  que las inversiones no se retiran del país, se mantienen. Además existe el compromiso de preservar la salud de las comunidades en las que operan para la reapertura de las actividades económicas.

Fueron los gobernadores de Chihuahua, Javier Corral; de Durango, José Rosas Aispuro; de Zacatecas, Alejandro Tello; de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, y de Nuevo León, Jaime Rodríguez, quienes dieron la cara por el sector minero y lograron acuerdos muy estrictos.

Francisco Quiroga terminó acorralado y aseguró que la minería debe ser parte de la solución contra la pandemia, en la reactivación económica y el desarrollo en las comunidades donde están establecidas. Es decir pasar de ser consideradas como un sector de contaminación a un sector de reactivación.

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios