El 1er Informe de Gobierno del Presidente de la República

Variables
Jacinto Gómez Pasillas

El pasado 1° de septiembre se cumplió  la obligación constitucional del Presidente López Obrador de entregar al Congreso de la Unión y al Pueblo de México el informe de labores, correspondiente en esta ocasión a los primeros nueve meses de trabajo del actual Gobierno Federal.

Al margen de la valoración  de su desempeño por quienes lo aprueban o desaprueban de acuerdo a su posición de coincidentes u opositores, y del análisis crítico detallado y objetivo de analistas del acontecer político nacional, hagamos algunas consideraciones y comentarios al respecto:

  • Es un repaso de las tareas de gobierno realizadas y de los Planes y Programas puestos en marcha para lograr lo que ha denominado como la 4ª Transformación de México, resaltando logros y avances para superar lo que califica como el desastre en que encontró la situación del país y establecer las bases de un cambio acelerado en las políticas públicas y una erradicación a fondo de las prácticas corruptas del pasado neoliberal, destacando que “….con lo conseguido en nueve meses bastaría para demostrar que no estamos viviendo un mero cambio de gobierno, sino un cambio de régimen, y que esto no ha sido ni será mas de lo mismo, por el contrario está en marcha una auténtica regeneración de la vida pública.”

Cuestionable o no, su discurso de presentación del 1er Informe, refleja su visión de gobierno y es congruente con sus ofertas y compromisos de campaña que le valieron el contundente triunfo en la pasada elección, reafirmando su convicción de cambiar la forma de gobernar al país, para lograr la necesaria transformación de México.

Sin duda, está reiterando que su gobierno no solo realiza “CAMBIOS DE FORMA” sino sobre todo “CAMBIOS DE FONDO” en la estructura y funcionalidad de la Administración Pública Federal y en general del Estado Mexicano.

Es evidente que tiene prisa para afianzar en su sexenio las bases del cambio que ha planteado. Ojalá no pierda de vista el dicho popular: “Despacio que llevo prisa”.

  • Se ha dejado claro que la austeridad es fundamental ante un marco referencial en el pasado inmediato, de corrupción, derroche y desvíos en la aplicación de los recursos presupuestales del Estado Mexicano; pero es importante no transitar a una “Ralentización presupuestal” que derive en una semi-parálisis en la aplicación de los recursos del estado para la prestación de servicios básicos a la población (como los de salud), o particularmente en la realización de obra pública.

Aun para quienessomos “legos en la materia”, es claro que un motor fundamental de la Economía para su crecimiento, es la Inversión Pública, aunada a la estabilidad macro-económica y el respeto al Estado de Derecho, para incentivar la inversión privada tanto extranjera (por definición volátil) como nacional; estimulando una actividad económica que permee vertical y horizontalmente.

  • Es inobjetable que un principio básico del gobierno del Presidente López Obrador se resuma en la contundente determinación que lo motiva al afirmar que “POR EL BIEN DE MÉXICO PRIMERO LOS POBRES”. Cabe ejercer memoria histórica de que la pobreza como un mal lacerante para las grandes masas de población del país, ha ido agudizándose y aumentando, de la mano de la desigualdad durante los sucesivos gobiernos de México, particularmente en la era de los Gobiernos Tecnócratas o Neo-Liberales (a partir del Sexenio del Presidente miguel de la Madrid H.) sin distingos por la alternancia en el gobierno, de administraciones de diferentes signos políticos.Esta es una característica consustancial (puede escribirse también como consubstancial) del Neo-Liberalismo de los Gobiernos a nivel mundial, igual que la corrupción, amén de la acumulación y concentración de la riqueza en pocas manos; que es precisamente lo que tiene en crisis al Neo-Liberalismo en todos (o casi) los países del mundo.

Recordemos también como parte del anecdotario del gobierno salinista, que sus altos funcionarios marcaron como un objetivo político de continuidad, acabar con la pobreza (en sus diferentes niveles) en México en un “lapso máximo” de 18 años. Para esto, estamos hablando de ¡hace 31 años! Expliquémonos así –entre muchas otras razones- la crisis de credibilidad y el “rencor social” acumulado, que detonaron en 2018.

Ahora bien, siendo irrefutable y más que justificado como un objetivo prioritario y urgente del gobierno, la rápida disminución de la pobreza (sobre todo la extrema o multidimensional) hasta lograr su erradicación como factor fundamental de inequidad o desigualdad social; debe ser también de atención preferente la insuficiencia de ingresos de las personas en los segmentos de clase media de todos los niveles, que en gran número transitan constantemente por los “Linderos de la Pobreza Relativa” (al presentar alguna carencia o vulnerabilidad) y/o la marginalidad económica. Quién –siendo de “clase media”- no ha vivido la angustia de no alcanzar a llegar al “fin de quincena”, o la zozobra del empleo temporal y en el caso de los micro y pequeños empresarios, la inestabilidad y fragilidad de sus ingresos.

Pregúntesele a las amas de casa o cabezas de familia sobre el “tronar de dedos” porque “no alcanza para el gasto”. Esta realidad social es igualmente impactante y lesiva para la economía y la estabilidad emocional de todos los que dependen de un ingreso fijo (salario o pensión) o de una actividad de micro o pequeña actividad empresarial, e igual o más riesgosa para la “tranquilidad social” y la gobernabilidad y gobernanza (conceptos complementarios pero diferentes).

  • Es muy buena señal que el Presidente de la República y Empresarios logren entendimientos y acuerdos ante situaciones específicas y/o generales de la actividad económica (v.g confrontación de CFE y Gaseras por los gasoductos); el problema persistente que va a seguir enrareciendo la atmósfera política del país, es por las acciones soterradas o abiertas de individuos y grupos “ de presión y de interés” (tanto en el Sector Privado como en el Público) que mediatizan y/o boicotean yentorpecen, desinformando sobre las acciones políticas de negociación y acuerdos de Gobierno y Representantes de los Sectores Productivos. Ni el sector privado ni los niveles de gobierno y Poderes de la Unión son homogéneos; su heterogeneidad organizacional, de intereses y objetivos, amén de su relación con diversos grupos de presión social y posición ideológica, propicia que haya individuos que ejercen representaciones, liderazgos e incluso funciones oficiales en las estructuras de gobierno, de manera sesgada y confrontadora, lo cual los convierte en obstáculos para el buen éxito de los planes y programas de gobierno, la concertación entre gobernantes y representantes sociales, pero sobre todo para el desarrollo económico y progreso social del pueblo mexicano.

Así pues, en uno y otro lado, hay quienes en uso de su libertad de expresión y participación ciudadana ejercen o una defensa a ultranza o una oposición crítica desaforada y visceral más que razonada y razonable, asociada o supeditada a intereses políticos de grupos de poder fáctico, más que de partidos y asociaciones políticas.

Es pertinente recordar a este respecto, Qué son los Poderes Fácticos y Qué los caracteriza:

  • Un poder fáctico, es un sector o grupo de la sociedad que actúa al margen de las instituciones políticas y que ejercen sobre la propia sociedad una gran influencia basada en su fuerza (generalmente económica) y en su capacidad de presión, actuando al margen de las causas y causes formales de una organización, basándose en una interpretación de los hechos parcial y adaptada a su interéso conveniencia, rechazando Planes y Programas, objetivos y fines de las Instituciones (de Gobierno en cualquiera de sus niveles y/o poderes) si no se ajustan a su interpretación políticao ideológica de como y para que deben ejercerse las acciones de un poder constituido democráticamente.

Generalmente, los poderes fácticos no coinciden-aunque pueden hacerlo parcialmente- con las acciones de un gobierno, pero sí buscan influir en las estructuras legales y de regulación del aparato gubernamentaly en su relación con los beneficiarios o afectados en los diversos segmentos de la población; esto, a través de su capacidad de presión y autoridad informal, laboral o de organismos sociales. No actúan abierta o directamente mediante sus representaciones formales, sino de manera indirecta y generando “reacciones sociales” ante los hechos (acciones de un gobierno). El propósito es hacer fracasar políticas o acciones oficiales, o generar correcciones, modificaciones y/o cancelación de Planes y Programas de Gobierno, que consideren lesivos a sus intereses, convirtiendo estos en representaciónde los intereses generales de la sociedad.

Su intención es tambiénsupeditar los objetivos gubernamentales a sus propios fines y enfoques de como dirigir a una sociedad nacional o regional. En suma, controlar a un gobierno en ejercicio o enfrentarlo y debilitarlo si no atiende o afecta sus intereses; influir en las acciones legislativas o judiciales, de manera legal o cuasi-legal, y dirigir la percepción ciudadana para influir en los procesos electorales, rompiendo o encauzando las propuestas de políticas públicas a futuro.

Esa es su razón de ser, mas que apoderarse del poder político, salvo que coyunturalmente sea factible.

La caracterización de estos grupos de poder fáctico y el activismo que desde antes del arranque del actual gobierno, han mostrado, hacen comprensible la narrativa y constantes señalamientosdel Presidente López Obrador y sus principales funcionarios para señalar y denunciar a quienes consideran como antagonistas aviesos y boca de ganso de poderes fácticos.

Sin embargo, siendo real la actividad perturbadora y con intención destructiva de esos antagonistas de mala fé; no deben de confundirse con quienes desde posiciones políticas de oposición o de crítica social y protesta, ejercen su libertad de expresión y de participación, así como sus derechos ciudadanos garantizados por un Sistema Democrático como el nuestro.

Por ello, se antoja como una generalización inadecuada y una “rudeza innecesaria” los señalamientos a sus opositores, sin deslinde con quienes ejercen crítica constructiva y propositiva de buena fé, o simplemente muestran desacuerdo y hacen señalamientos de lo que no les parece bien en las acciones de gobierno.

Por cuanto al señalamiento de logros y pendientes en el 1er Informe de Gobierno.

Destacaríamos como pendientes:

        - Activación de la inversión pública en Infraestructura y obras materiales en                                                general y el consiguiente y mas amplio estímulo  a la inversión privada tanto            nacional como extranjera. El gasto público tiene que activarse como           multiplicador del gasto privado.

Hay buenas señales y actos concretos para crear certidumbre; es el caso de los  acuerdos con cúpulas y grupos empresariales, así como con varios de sus principales líderes o cabezas, con el reciente acuerdo entre CFE y Empresas Gaseras para concluir y hacer funcionar el sistema de Gasoductos, que permitirá  el acceso barato, suficiente y constante de este combustible a las grandes industrias nacionales.

-Conciliar la necesaria austeridad y los ahorros del gobierno, con la aplicaciónefectiva y notoria de los recursos presupuestales disponiblespara la atención de los servicios indispensables del gobierno a la población, como son los desalud y educación.

Algunos de los logros positivos más destacables:

  • Las acciones y disposiciones anticorrupción.
  • La austeridad tanto en los salarios y estipendios a los funcionarios públicos, como en la aplicación del gasto público y su administración.
  • La creación de la “Guardia Nacional” como base para enfrentar a la delincuencia organizada y lograr la disminución de la inseguridad y los índices de criminalidad.
  • La creación de Programas de apoyo a segmentos desprotegidos y marginales a través de “BECAS a niños y jóvenes, así como “Apoyos Económicos” para Adultos Mayores, Personas con Discapacidad “Madres Solteras”, Pequeños Productores Agrícolas, y otros; que abonan al abatimientode la mayorlacra social crónica de México, que es la inequidad Social y la Pobreza.
  • Y de suma importancia cualitativa: Los Programas de “Rescate de la Memoria Histórica”y de “Fomento a la Lectura”, fundamentales para la Formación Educativa y Cultural de los mexicanos.

Algo importante a recordar:

Estamos apenas en el inicio de un gobierno (nueve meses de ejercicio).

Hay que tener presente la sabia expresión popular de “DAR TIEMPO AL TIEMPO”.

Apuntaría, para concluir con una interrogante sobre lo que era en pasados sexenios un instrumento de corrupción y ocultamiento de recursos públicos:

¿Qué ha pasado con los Fidecomisos Públicos?

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios