Cuidan niños curas señalados de abuso

AP

Estados Unidos (04 octubre 2019).- Casi mil 700 sacerdotes y otros miembros del clero sobre los que pesan señalamientos creíbles de abuso sexual infantil viven con poca o ninguna supervisión de las autoridades eclesiásticas o policiales, de acuerdo con una investigación.

Décadas después de que la primera oleada de estos escándalos azotara diversas diócesis en Estados Unidos, algunos de estos curas, diáconos, monjes y personas laicas trabajan ahora como maestros de matemáticas en secundarias o como consejeros de víctimas de pederastia.

Otros trabajan como cuidadores y voluntarios en organizaciones sin fines de lucro dirigidas a ayudar a menores en riesgo.

Viven cerca de parques infantiles y guarderías. Incluso adoptan y albergan a menores de edad.

En el tiempo desde que salieron de la Iglesia, decenas han cometido delitos, como agresión sexual y posesión de pornografía infantil, según un análisis.

Un reciente intento de las diócesis católicas en Estados Unidos para dar a conocer los nombres de los miembros del clero a quienes consideran que enfrentan acusaciones creíbles puso de relieve el problema desafiante de cómo vigilar y rastrear a los sacerdotes que en una situación casi habitual nunca fueron acusados penalmente y que en muchos casos simplemente fueron expulsados de la Iglesia o la dejaron para vivir ahora como ciudadanos comunes y corrientes.

Cada diócesis determina sus propios criterios para considerar si un sacerdote enfrenta acusaciones creíbles.

Las denuncias van desde conversaciones inapropiadas y abrazos indeseados hasta sodomía o violación.

A la fecha, las diócesis y las órdenes religiosas han compartido los nombres de más de 5 mil 100 miembros del clero con acusaciones creíbles, más de tres cuartas partes de ellos el año pasado.

De acuerdo con una revisión, de dos mil acusados, más de 160 continuaban trabajando con paga o como voluntarios en iglesias, entre ellas decenas de diócesis católicas en el extranjero.

Alrededor de 190 obtuvieron licencias profesionales para trabajar en educación, medicina, trabajo social y asesoría jurídica, entre ellos 76 que hasta agosto continuaban teniendo credenciales válidas en esos campos.

En la investigación también se encontraron casos en los que los sacerdotes volvieron a atacar víctimas.

Después de que Roger Sinclair fue expulsado en 2002 de la diócesis de Greensburg, en Pensilvania, porque presuntamente abusó de un adolescente décadas antes, terminó en Oregon.

En 2017, fue arrestado por acosar sexualmente a un joven discapacitado y ahora está en prisión por un delito que según el principal investigador en el caso de Oregon jamás se debió permitir que sucediera.

Al igual que Sinclair, la mayoría de quienes fueron incluidos en una lista de personas creíblemente acusadas jamás enfrentaron juicio penal por los presuntos abusos cometidos cuando pertenecieron a la Iglesia.

La falta de disponibilidad de antecedentes penales ha expuesto una enorme brecha gris que impide actuar a las juntas estatales de licencias y los servicios de verificación de antecedentes cuando los ex sacerdotes buscan un empleo nuevo, solicitan ser padres adoptivos y viven en comunidades que ignoran la presencia y el pasado de esas personas.

Según la investigación y análisis, más de 310 de los dos mil miembros del clero que enfrentan acusaciones creíbles cometieron los delitos cuando eran sacerdotes.

Cuando la primera gran oleada de abusos protagonizados por clérigos afectó las diócesis católicas a principios de la década del 2000, los obispos estadounidenses crearon la llamada Carta Dallas, que sería la base para atender denuncias de abuso sexual, y que incluiría capacitación y otros procedimientos a fin de impedir esa situación.

Sin embargo, la mayoría de las diócesis optó por no identificar a los sacerdotes implicados.

Y entre las diócesis que han dado a conocer las listas desde entonces, algunas sólo facilitaron los nombres, sin detalles de las denuncias por las que fueron incluidos, ni las fechas de las asignaciones o las parroquias a las que pertenecieron.

Por: Redacción

Tips al momento

T-Mec y la incompetencia de AMLO

La sorpresiva noticia con que nos despertamos este fin de semana en el sentido de que Estados Unidos quiso hacer un madruguete a México con el tratado de libre comercio era mejor conocido como "T-mex", imponiendo reglas en el sentido de la supervisión laboral por factores de producción en México advierte no solamente el afán autoritario impositivo de siempre de los norteamericanos sino también la inocencia,  la irresponsabilidad y la incompetencia de nuestras autoridades para negociar un acuerdo de esa naturaleza que establece las reglas para el tratado comercial con el cual entre los 3 países del continente norteamericano se da este tipo de transacciones para beneficio de la productividad y del fortalecimiento de las economías de estos países.

Esta situación que empaña lo que apenas unos días antes se había dado en el propio Palacio Nacional con la firma del tratado atestiguado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, advierte en la figura de su secretario Jesús Seade una situación gravemente compleja pues antes que nada esa falta de atención y de supervisión y de calidad de la administración de la 4T no solamente no acaba de aterrizar, sino que no está en la prioridad ni la visión del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y así se da en todos los órdenes.

No es nuevo, para que no nos agarren como sorprendidos a los mexicanos, que los empresarios como los de Chihuahua a la cabeza por ser parte de una gran extensión de frontera con EU, habían advertido apenas semanas antes que Estados Unidos quería imponer esta cláusula.

Finalmente se da la firma y resulta que días después cuando se suponía que el T-Mec era un caso consumado, es el subsecretario Jesús Seade quien convoca a una rueda de prensa advirtiendo a los mexicanos que el gobierno norteamericano quiere imponer reglas laborales de supervisión a las empresas mexicanas con lo cual estas se convertirían -como ya lo hacemos en la política migratoria- en empleados del tratado de comercial en este caso y concretamente para los Estados Unidos.

Una situación histórica que no se había visto en muchísimos años y que pone de nueva cuenta de rodillas a una visión incompetente, mediocre e irresponsable sin supervisión como se decía antes de López Obrador, porque  ¿a quién no se le ocurre revisar con lupa las reglas y la famosa letra chiquita de un tratado del cual dependerá la economía de México para los siguientes años?... solamente a un gobierno que tiene mucha prisa y que en la prisa se fue totalmente sin el cuidado y que resulta inaceptable en sus acciones como es el gobierno de Amlo por mucho y que sus defensores ataquen con un simplismo de calificar una línea de conservador que en la visión del presidente es igual a ser corrupto y traidor a la patria. Así que esta situación del T-mec pone a la economía de México en la situación muy grave y habrá que ver los mercados cómo reaccionarán, cuál será su comportamiento a partir de este lunes.

Cabe destacar por otra parte algo que es muy importante señalar y que es  la urgencia que tiene el gobierno de López Obrador de gobernar, pero con una cada vez más baja calidad en todas las áreas, con un gabinete pésimo donde ahora también cabe hacer la pregunta sobre el protagonismo es exacerbado de Marcelo Ebrard , quién ahora en que se da la sorpresiva e impositiva acción de lo norteamericano, lo cual también es una gran trampa porque manda a Jesús Seade a poner este rostro dentro de la chamaqueada que le dieron al gobierno mexicano y no sale Marcelo Ebrard o el propio López Obrador, porque evaden su responsabilidad  e incompetencia y no quieren llevarse la parte negativa de esa comunicación a los mexicanos y mandan al famoso "llanero solitario" como le conocen a Seade, a dar torpemente la cara de lo que Estados Unidos está imponiendo, una situación muy delicada para México y ahora el tambaleante tratado comercial con Estados Unidos y Canadá.


Aumentan delitos afima el SNSP

De acuerdo a datos del Secretariado Ejecutivo del sistema nacional de seguridad pública durante enero-octubre, lo delitos que presentan incrementos en comparación con el mismo periodo de 2013, cuando Peña Nieto fue presidente de México, son los homicidios dolosos, el robo a los negocios, amenazas, violación, fraude y extorsión. 

 Los secuestros incrementaron más durante el periodo de presidente constitucional que en el periodo de presidente electo, durante el mes de octubre el número de secuestros fue de 105, cifra superior a los 90 secuestros del mes de octubre de 2018.

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios