Nueva crisis de la COVID-19: aumenta violencia doméstica a nivel mundial

Se suma otra crisis de salud pública al daño del nuevo coronavirus: hay cada vez más datos que indican que el abuso doméstico está comportándose como una infección oportunista, prosperando en las condiciones creadas por la pandemia.

Para Marianne Hester, socióloga de la Universidad de Bristol, quien estudia las relaciones abusivas, las razones para suponer que las restricciones impuestas contra la propagación del virus tendrían este efecto siempre estuvieron allí. La violencia doméstica siempre se incrementa cuando las familias pasan más tiempo juntas, como en Navidad y las vacaciones de verano, afirmó.

Ahora, con familias en confinamiento a nivel mundial, las líneas de atención telefónica suenan constantemente con denuncias de abuso, lo que ha causado que los gobiernos intenten atender una crisis que, según los expertos, debieron haber visto venir.

El 5 de abril, las Naciones Unidas hicieron un llamado a realizar acciones urgentes para combatir el aumento mundial de la violencia doméstica.

“Les pido a todos los gobiernos a que le den prioridad a la seguridad de las mujeres mientras responden a la pandemia”, escribió en Twitter el secretario general António Guterres.

Sin embargo, en general, los gobiernos han fracasado en prepararse para responder a las nuevas oportunidades generadas por las nuevas medidas de salud pública para que los abusadores aterroricen a sus víctimas. Ahora, muchos gobiernos están teniendo dificultades para ofrecer asistencia a los que están en riesgo.

Pero, al igual que con la respuesta al mismo virus, las demoras implican la posibilidad de que ya se haya realizado un daño irreparable.

Confinamiento y ‘terrorismo íntimo’

Mientras las ciudades y pueblos por toda China iban cerrando sus puertas, una mujer de 26 años llamada Lele empezó a discutir cada vez más seguido con su esposo, con quien ahora tiene que pasar todo el tiempo en la casa que comparten en la provincia de Anhui, al este de China.

El 1 de marzo, mientras Lele cargaba a su hija de 11 meses, su esposo empezó a golpearla con una silla alta para bebés. Lele no está segura de cuántas veces la golpeó. En algún momento, dijo, una de sus piernas perdió la sensibilidad y ella cayó al piso con su bebé aún en sus brazos.

Una fotografía que tomó tras el incidente muestra la silla para bebés tirada en el piso, en pedazos, con dos de sus patas metálicas arrancadas, lo que demuestra la fuerza con la que su esposo la usó contra ella. Otra imagen registra las heridas de Lele: prácticamente cada centímetro de la parte inferior de sus piernas estaba cubierta de moretones y tenía un enorme hematoma en su pantorrilla izquierda.

Lele —su nombre completo no es usado por su seguridad— dijo que su esposo había abusado de ella durante su relación de seis años, pero que el brote de la COVID-19 había empeorado mucho más las cosas.

“Durante la epidemia no podíamos salir, y nuestras disputas no hacían sino crecer y crecer y ser cada vez más frecuentes”, afirmó Lele. “Todo estaba expuesto”.

A medida que se han establecido cuarentenas alrededor del mundo, ese tipo de “terrorismo íntimo” —un término que muchos expertos prefieren para referirse a la violencia doméstica— está floreciendo.

En China, Equality, una ONG establecida en Pekín dedicada a combatir la violencia contra la mujer, ha registrado un crecimiento en las llamadas a su línea de ayuda desde principios de febrero, cuando el gobierno ordenó el confinamiento en ciudades de la provincia de Hubei, en aquel momento el epicentro del brote.

En España, el número de emergencia para violencia doméstica recibió un 18 por ciento más llamadas en las primeras dos semanas de confinamiento que en el mismo periodo un mes antes.

“Hemos estado recibiendo llamadas muy preocupantes, que nos muestran claramente cuán intenso puede llegar a ser el maltrato psicológico y físico cuando las personas son forzadas a pasar las 24 horas del día juntas en un espacio reducido”, afirmó Ana Bella, quien creó una fundación para ayudar a otras mujeres tras sobrevivir ella misma a la violencia doméstica.

El 2 de abril, la policía francesa reportó un repunte a nivel nacional de violencia doméstica de alrededor de un 30 por ciento. Christophe Castaner, el ministro del Interior de Francia, dijo que le había pedido a los agentes que estuvieran atentos a los casos de abuso.

“El riesgo se incrementa debido al confinamiento”, afirmó en una entrevista en la televisión francesa.

Sin escape

En España, con la ayuda de algunas asociaciones, The New York Times contactó a algunas mujeres atrapadas en sus casas con un esposo o compañero abusivo y las entrevistó a través de WhatsApp.

Una de ellas, Ana —quien pidió que no se revelara su nombre completo— afirmó compartir un apartamento con su pareja y afirma que él ha estado abusando de ella regularmente. El hombre insiste en tener vigilancia total en todo momento. Si ella intenta encerrarse en una habitación, él patea la puerta hasta que ella la abra.

“Ni siquiera puedo tener privacidad en el baño, y ahora tengo que soportar esto durante el confinamiento”, escribió en un mensaje enviado muy tarde por la noche, para poder ocultar la comunicación a su esposo.

Judith Lewis Herman, una reconocida especialista en traumas de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, ha descubierto que los métodos coercitivos que los abusadores domésticos usan para controlar a sus parejas e hijos “tienen un parecido asombroso” con los que los secuestradores utilizan para controlar rehenes y los que los regímenes represivos usan para quebrar la voluntad de sus prisioneros políticos.

“Los métodos que permiten que un ser humano controle a otro son muy consecuentes”, escribió Lewis en un artículo de 1992 ampliamente citado. “Si bien los perpetradores de la explotación sexual o política organizada pueden enseñarse mutuamente sobre métodos coercitivos, los perpetradores de abuso doméstico parecen reinventarlos”.

Además de la violencia física, la cual no está presente en todas las relaciones abusivas, las herramientas comunes del abuso incluyen el aislamiento de los amigos, familiares y empleos; vigilancia constante; reglas estrictas y detalladas de comportamiento, y restricciones de acceso a necesidades básicas como alimentos, ropa e instalaciones sanitarias.

El aislamiento en los hogares, aunque vital para la lucha contra la pandemia, le está dando aún más poder al abusador, dijo Hester.

“Si de repente las personas tienen que quedarse en sus casas”, afirmó, “eso le da al abusador una oportunidad inesperada para establecer las reglas alrededor de esa situación y para decir lo que la mujer debería o no hacer”.

El aislamiento también ha quebrantado las redes de apoyo, dificultando aun más que las víctimas pidan ayuda o escapen.

En Europa, varios países parecen haber seguido el mismo camino siniestro: primero, los gobiernos imponen confinamiento sin realizar las suficientes provisiones para las víctimas de abuso doméstico. Aproximadamente unos diez días después, las llamadas de socorro se incrementan, lo que desata la indignación pública. Es solo en ese momento cuando los gobiernos salen apurados a improvisar soluciones.

Italia fue la primera.

Su confinamiento empezó a principios de marzo. Poco después, comenzaron a incrementarse los reportes de violencia doméstica, pero no había ningún lugar al que las mujeres desesperadas pudieran ir. Los refugios no podían recibirlas porque el riesgo de infección era muy grande.

Por lo tanto, el gobierno afirmó que las autoridades locales podían incautar habitaciones de hoteles para que sirvieran como refugios temporales donde las víctimas pudieran cumplir la cuarentena a salvo.

España anunció su confinamiento el 14 de marzo. Francia lo hizo tres días después. Alrededor de dos semanas después, debido al incremento alarmante de denuncias de abuso, las autoridades de esos lugares anunciaron que también planeaban convertir habitaciones de hoteles vacías en refugios, entre otras iniciativas de emergencia.

Con el tiempo, las cuarentenas terminarán. Pero mientras el confinamiento se siga prolongando, el peligro probablemente se intensificará. Los estudios muestran que los abusadores tienen más probabilidades de asesinar a sus parejas y a otros tras pasar por crisis personales, entre ellas pérdida de empleo o grandes fracasos financieros.

Con la COVID-19 devastando a la economía, este tipo de crisis se volverán mucho más frecuentes.

Raphael Minder colaboró con este reportaje desde España; Vivian Wang, desde Hong Kong; Constant Méheut, desde Francia, y Elisabetta Povoledo, desde Italia.

Infobae

Por: Redacción2

Tips al momento

El necesario fin de Morena

Las imágenes que todo México ha observado desde la mañana de grupos anárquicos, vandálicos y delincuenciales, destruyendo todo a su paso bajo la justificación de lo que pasó en Estados Unidos con el caso del crimen de George Floyd, y algunos todavía con el penoso y lamentable hecho que se suscitó en Jalisco con la muerte de Geovanni López, son tan condenables, de tanta impotencia para los ciudadanos, para los empresarios y para la gente de la sociedad, del pueblo, que esta concepción que tanto acuñan en sus narrativas y en sus discursos hipócritamente tanto Andrés Manuel López Obrador como Claudia Sheinbaum, significan y adelantan la necesaria dimisión de estos irresponsables gobernantes…

Ahora, llama la atención la grave conducta de esta última, quien con la ligera, simplista, cínica y todos los adjetivos que en este caso sí son justificados en la expresión de no reprimir a la gente, dio órdenes a la Policía de ni siquiera hacer acto de presencia en la destrucción de los grupos anárquicos, lo que significa en qué manos está el pueblo no solamente por la incompetencia de López Obrador, sino ahora con la grave postura de la Jefa de Gobierno de la CDMX, una mujer que se salvaba un poco de la crítica extrema, no totalmente, pero que con estos hechos debe, por el bien de la Ciudad de México y del país, retirarse, y además deben fincársele responsabilidades de tipo penal, incluso, por ser cómplices de una destrucción y de atizarle tanta anarquía e incertidumbre a los sectores productivos de este país, que han sido casi aniquilados por el efecto maniqueísta, prosocialista y proestatista de AMLO y de esta mujer, que realmente ha resultado lo que muchos críticos han dicho: no solamente no sirve para nada, sino que estorba y es peligrosa para lo que es la capital del país…

Claudia Sheinbaum y López Obrador, y toda la gente de Morena, deben de irse urgentemente del poder…


Juárez regresa al ranking de ciudad más violenta del mundo

De las 50 ciudades más violentas en el mundo, figura Ciudad Juárez. México ocupa los cinco primeros lugares a nivel mundial de zonas violentas.

De las ciudades más violentas del mundo figuran: Tijuana, Baja California, seguida de Ciudad Juárez, Chihuahua; Uruapan, Michoacán; Irapuato, Guanajuato; Ciudad Obregón, Sonora; Caracas, Venezuela; Acapulco, Guerrero; Ciudad del Cabo,

En Ciudad Juárez se contabilizaron mil 522 asesinatos, es decir 104.54 por cada 100 mil habitantes sólo por debajo de Tijuana con 2 mil 367 homicidios que representan 134.24 por cada 100 mil habitante.


Hay más letalidad por Covid19 en Chihuahua que en CDMX

A nivel nacional se menciona que los fallecimientos por coronavirus no tienen relación respecto a la proporción de la poblacional.

Las entidades con mayores tasas de letalidad son: Morelos, Chihuahua, Quintana Roo e Hidalgo, todas ellas con tasas de entre 18 y 19.8 por ciento, que comparados con San Luis Potosí y Sonora menores al 6% y la Ciudad de México, una  letalidad de 8.8%.

Otro dato adicional de la  Secretaría de Salud, al 4 de mayo hubo 155 de embarazos  positivo a coronavirus.

El Informe Epidemiológico revela dos defunciones de  embarazadas en Chihuahua, mientras que en Ciudad de México, Baja California y Quinta Roo una respectivamente en cada entidad.


La masacre LeBarón regresa a escena

La masacre de la familia LeBarón regresa a la escena pública, luego de haber quedado como otros temas suspendido por la atención enfocada en la contingencia sanitaria.

El activismo de Julían LeBarón no tarda en sumarse a la escena política electoral. En medio del inicio de las elecciones 2021 el asunto de la masacre de 9 integrantes de la comunidad mormona se mostrará como bandera de exigencia de justicia.

Ya a nivel nacional se habla del activismo de Julián LeBarón en torno a la exigencia de justicia para las víctimas mortales.

La comunidad LeBarón responsabiliza al gobierno de Chihuahua de la matanza de mujeres y niños en, han dicho que hay complicidad y hasta señalan a directores de policía implicados.


Empresa Chihuahuense se posiciona como proveedor Covid

Un periódico nacional dice que una empresa en Chihuahua que antes se dedicaba a la venta de computadoras, evolucionó en su mercado a raíz de la contingencia por coronavirus para producir insumos de apoyo a la contingencia sanitaria.

Agrega que la empresa inició en productos agrícolas, luego apostó a la tecnología y ahora en la producción de cubrebocas, mascarillas KN95 y overoles. 

Se dice que esta empresa logra contratos por 21 mdp para equipo de  protección a personal de Salud, entre médicos y enfermeras,  como proveedor del estado y de la federación. 

Mencionan que el consejero de la Judicatura electo por el Congreso del Estado de Chihuahua,   trabajó como representante legal de la empresa hasta marzo de 2017  y ya no tiene relación con ella.


Corral sale al quite de la Minería

Javier Corral forma parte del grupo de gobernadores de los estados mineros que lanzaron la exigencia al gobierno federal para la reactivación económica de dicho sector. Las presiones acorralaron a Francisco Quiroga Fernández, subsecretario de Minería, quien terminó por convencerse en que la minería debe cambiar del estigma a la insignia.

Hay nueve acuerdos que las empresas mineras acordaron con los gobernadores y sostienen  que las inversiones no se retiran del país, se mantienen. Además existe el compromiso de preservar la salud de las comunidades en las que operan para la reapertura de las actividades económicas.

Fueron los gobernadores de Chihuahua, Javier Corral; de Durango, José Rosas Aispuro; de Zacatecas, Alejandro Tello; de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, y de Nuevo León, Jaime Rodríguez, quienes dieron la cara por el sector minero y lograron acuerdos muy estrictos.

Francisco Quiroga terminó acorralado y aseguró que la minería debe ser parte de la solución contra la pandemia, en la reactivación económica y el desarrollo en las comunidades donde están establecidas. Es decir pasar de ser consideradas como un sector de contaminación a un sector de reactivación.

Ver todos los tips

La Gente Opina

Facebook
Comentarios