¿Medicinas = a papitas? 

Soliloquio/José Luis Muñoz

    ¿Unas papitas y una pepsi?

    Já.

    Ante la trágica escasez de medicamentos heredada, lópez ha respondido con berrinches, caprichos e ineficiencia, y creando un amplio y fértil campo para el encarecimiento y la corrupción.

    Se llevará la salud de los mexicanos entre las patas y también la soberanía sanitaria.

    El desabasto no se resolverá en todo lo que resta del sexenio, se agudizará lo que queda del año, el próximo iniciará en una crisis profunda, las primeras compras del extranjero comenzarán a llegar junto con la primavera del 2021 y serán desde ahora previsiblemente insuficientes.

    En el 2022 toda la nueva mecánica de operación estará crujiendo o ya habrá colapsado. 

    La empresa que ordenó lópez construir con un presupuesto  de 50 mil millones de pesos no autorizado por el Congreso devorará una enorme tajada del recurso destinado al Sector Salud y no cuenta con las más mínimas reglas. 

    Un paraíso para el desorden y la corrupción.

    Además, los organismos internacionales que se encargarán de las compras no intervendrán gratis. Su comisión de 4 por ciento rondará los 240 millones de dólares, unos 5 mil 280 millones de pesos. El monto también disminuirá el volumen de medicamentos que se adquieran. 

    ...Y los organismos no asumen ninguna responsabilidad en la calidad de lo comprado, como lo especifica claramente el contrato.

    Un contrato que México sólo firmó y fue redactado en su totalidad por ellos. 

    Previsiblemente procedentes en su mayoría de China y la India, hasta el momento no hay ninguna instancia que garantice su calidad ni su correcta manufactura y procesos.

    Es muy probable que pronto también se le entregue al Ejército toda la operación de la empresa distribuidora, en plan de salvamento. 

    Cuando suceda, habría que comenzar de nuevo.

    Su costo va a quintuplicar las ganancias que tenían  las compañías privadas, incluyendo los moches. 

    Agréguele que conforme vaya operando la nueva empresa se irán generando cadenas de corrupción como en Pemex, en la CFE, en Liconsa y en todas las empresas de estructura burocrática.

    Como en la Conasupo de los años dorados que añora lópez.

    Se habrá ido el sexenio sin mejorar, sino todo lo contrario.

    Habrán muerto y sufrido millones de mexicanos por la ineficiencia del "modelo" y la ineficacia de la "estrategia", que no pasa de ser otra ocurrencia improvisada.

    Costará años reparar el daño y se habrán perdido miles y miles de millones de pesos.

    El tiempo y el error en fatídíca combinación dejarán profunda huella en las actuales generaciones... y en las venideras.

    Vamos a desglosar el tema paso a paso.

    El "razonamiento" de lópez que lo llevó a decretar la creación de la nueva empresa partió de la siguiente ecuación: Si llegan los refrescos y las papitas a todo México, igual pueden llegar las medicinas.

    El error está en el  factor "igual".

    Le pareció a lópez muy fácil, como puede parecer todo lo que se ignora.

    Ni un aparato tan amplio y organizado como los de Sabritas y Coca-Cola podría hacer ese trabajo. Mucho menos de la noche a la mañana.

    Las medicinas no son chatarra.

    La distribución de medicamentos requiere una de las logísticas más complicadas, riesgosas y especializadas del mundo.

    La llamada "cadena de frío" obliga inversiones multimillonarias, equipo de alta especialidad, operarios altamente capacitados y una estricta supervisión.

    Consiste en mantener a cierta temperatura y en la inocuidad un medicamento desde que se fabrica hasta que llega al consumidor final.

    Desde la producción de los medicamentos que requieren frío hasta su posición en el punto de venta, se deben seguir una serie de procedimientos y normas que garanticen la calidad de los productos, como lo dictan la Ley General de Salud, el Reglamento de Insumos para la Salud y la NOM-059-SSA1-2015. 

    La supervisión en México legalmente debería ser responsabilidad de la Cofepris, que dirige por voluntad de lópez un pueblerino pediatra de medio pelo, cuyo éxito se debe a la crianza de cerdos. Es la profesión en que se ha distinguido.

    Lo bueno es que lópez ya tiene una solución: desaparecer la Cofepris y encargarle sus funciones a la oficina de López-Gatell, como lo anunció el pasado viernes 7. En fin, el subsecretario tiene amplia experiencia en contar muertos por millares.

    Simplemente comprar y distribuir medicamentos para todo un país como México jamás será igual que ir al Oxxo por unas papitas.

    Los medicamentos y dispositivos médicos no son bienes que estén disponibles libremente en el mercado y que puedan ser almacenados o permanecer esperando en el anaquel hasta cuando abrume la urgencia a quienes ignoraron el trabajo de planeación oportuna.

    Para contar con ellos se precisan meses de planeación y contratos que generen certeza de producción para preparar la disponibilidad. 

    Por eso existe lo que se llama "compras consolidadas". Compras hoy lo que vas a recibir en 6 u 8 meses.

    De ello lópez y sus ayudantes se vinieron enterando cuando ya tenían medio año de retraso generando desabasto y profundizando la crisis.
    
    De ahí surgió la versión demagógica de que no les vendían porque había complot.

    Las dificultades de abasto se debieron y se deben a la falta de planeación y transparencia en los procesos de adquisición y no a que la industria local no tenga capacidad de producirlos o no quiera hacerlo. 

    Recordemos que la compra consolidada de medicamentos realizada el año pasado, que protagonizó Raquel Buenrostro, en ese entonces oficial mayor de la Secretaría de Hacienda y ahora titular del SAT, fue un rotundo fracaso. Solo logró adjudicar 38 por ciento de las más de 3 mil claves que se licitaron. Salió mal porque se realizó fuera de tiempo y sin experiencia ni conocimiento. No sólo no  se lograron los ahorros anunciados sino resultaron 22% más caros, en promedio. También obligó al IMSS y al ISSSTE, entre otros, a contratar de nuevo pero ya a destiempo, a los mayoristas que habían sido acusadas de corrupción por lópez.

    La ausencia de planeación y ejecución de la compra consolidada para este año ocasionó el desabasto que hemos visto a lo largo y ancho del país, como en el caso de los oncológicos para niños con cáncer, que tanto drama y sufrimiento han suscitado. 

    Y que tanto desprecio han recibido de lópez.

    Paralelamente crecen en el país los brotes de sarampión y rubéola, invisibilizados por el Covid-19.

     Una de las múltiples razones que llevaron al error fue el ignorar por instrucción de lópez al Consejo General de Salud debido a su patológico desprecio hacia los expertos. Luego fueron despedidos todos los funcionarios con conocimiento y experiencia, bajo la acusación de corrupción sin investigar ni comprobar.

    Si analizamos cómo ha operado el equipo de compras del gobierno de lópez en este año, encontraremos que impera la opacidad.

    El 90 por ciento de las adquisiciones se han ejecutado sin licitación.

    En Compranet no es posible distinguir entre las compras de emergencia y las destinadas a las actividades normales de las dependencias.
 
    A pesar de la crisis mundial, el gasto ejercido por las dependencias de salud es significativamente menor en comparación con el de 2019.
     
    La información disponible no permite identificar las compras de preparación para la pandemia durante enero y febrero. Las compras realizadas para atender la Covid-19 han sido discrecionales. Más de mil 100 millones de pesos gastados no cuentan con información para identificar los bienes y servicios adquiridos, las cantidades requeridas ni los precios unitarios.

    El ISSSTE y la Sedena han adquirido equipo médico especializado a empresas cuyas operaciones son ajenas al Sector Salud. 

    El ISSSTE ha pagado hasta seis veces más que el IMSS por equipamiento médico similar.

    La recurrencia a la oficina de compradores de la ONU  (Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, UNOPS,  y la Organización Panamericana de la Salud) para que le haga el trabajo al equipo de lópez, es un reconocimiento tácito de la incapacidad del gobierno para manejar su responsabilidad. 

    Una forma rimbombante de tirar la toalla.

    Las compras las planeará, organizará y ejecutará dicho organismo internacional con sus técnicos, asesores y coordinadores, en tanto que el Insabi ya validó que básicamente le pasará los recursos para llevarlas a cabo.

    Según lópez, es "el mejor equipo del mundo".

    Ya recurrió el mismo lópez a la ONUPS para intentar la frustrada venta del avión presidencial y demás flota aeronáutica, para la licitación del Tren Maya y para el proyecto del Itsmo de Tehuantepec. Los tres con los  resultados ampliamente conocidos.

    La operación de compra de medicamentos para México será la más grande que haya ensayado la ONUPS en toda su historia. En esas ligas son novatos. Su experiencia no va más allá de ayudar a paises como Honduras o Belice, cuya limitada demanda les obliga a incluirse en bolsas más grandes para mejorar su posición de compra. No es el caso de México.

    México no había entrado antes al fondo estratégico de medicamentos y al fondo rotatorio de vacunas de la OPS porque su fuerza de compra es suficiente para negociar las mejores condiciones. 

    Esa capacidad y ventaja no se ejerció porque los expertos fueron despedidos sin distinguir y sin investigar.

    Una mega-compra consolidada de medicamentos en el extranjero sería una buena idea si México no tuviera capacidad de producción, pero sí la tiene. 

    El costo será aniquilar a esa industria, cerrar líneas completas de producción y el consecuente despido de personal. 

    Y algo quizá más trascendente: se perderá soberanía sanitaria.

    México se ha posicionado como uno de los centros manufactureros más importantes del sector a nivel mundial. La industria farmacéutica representa en el país en promedio 1.2% del PIB nacional y 7.2% del PIB manufacturero. Genera más de 100 mil empleos directos y más de 500 mil indirectos, además de tener impacto en 162 ramas de la actividad económica.

    Nada de eso le importó a lópez, cuando el país vive una crisis de empleo como nunca en la historia.

    Aunque lópez lo llama monopolio, actualmente existen 250 plantas distribuidas a lo largo del país y la competencia entre ellas es formidable.

    “Pensamos que si se termina la corrupción con el mismo dinero nos va alcanzar para entregar todos los medicamentos", dijo lópez justificando la creación de la nueva empresa.

    Mentira, igual a los 500 mil millones de pesos de corrupción que se iban a ahorrar en cuanto llegara a la presidencia, de los que no se ha visto un solo peso.

    Los señalamientos de corrupción se hicieron preferentemente en el ámbito de la propaganda política y la leyenda urbana:

    “El sistema de salud pública -dijo lópez- estaba en el abandono... abandonado por completo... los centros de salud y los hospitales sin ningún medicamento y sin materiales de curación, sin médicos... no había ni un curita..."

    Obviamente, la generalización fue  burda y rayando en la fantasía. 

    Así, se despreció la posibilidad de encontrar los mecanismos reales de corrupción que sin duda operaron en el sistema de compras. 

    Que hubo corrupción en la cadena no se duda. Lo que está absolutamente claro es que el gobierno de lópez no fue capaz ni de evidenciarlo con realismo, ni de investigarlo, ni de consignarlo judicialmente. 

    Se prefirió actuar con dramatismo propagandístico.

    De nuevo decidió tirar el agua sucia con todo y niño.

    Al criticar que había políticos vendiendo medicinas, periodistas, productores de leche y pan trabajando en la perforación de pozos petroleros, lópez hizo el simil con la industria petrolera.

    “Recibieron contratos de Pemex sin conocer qué es la industria petrolera, qué es explorar, qué es perforar, qué hace un ayudante de piso, qué hace un 'chango', qué hace el perforador, qué es una batería de separación, cómo se extrae el petróleo..."

    Y aunque parezca retrato hablado no se refería al Director General de Pemex que nombró lópez: un ingeniero agrónomo con nula experiencia en el sector de las ciencias extractivas.

    O al mismo lópez, que declaró el 9 de octubre de 2008 que extraer petróleo es sólo "hacer un hoyo".

    Textual.  
    
    David León Romero, el responsable de la nueva distribuidora estatal de medicamentos, no tiene experiencia en la industria farmacéutica ni en logística. Era director de Protección Civil. Es comunicólogo de formación, y antes de trabajar en el gobierno  de lópez fue vocero del Partido Verde en el Senado de la República y asesor de Comunicación Social de Manuel Velasco, exgobernador de Chiapas.

    Finalmente, el gobierno de lópez prevé dedicar 6,135 millones de dólares (equivalentes a unos 135 mil millones de pesos) para la compra de genéricos para el resto del sexenio, es decir, del 2021 al 2024. Esto es, unos 34 mil millones de pesos en promedio cada año, incluyendo también material de curación.

    Es un presupuesto que representa cerca de la mitad de lo dedicado anualmente a esos insumos. Si el objetivo repetido por lópez es ampliar la cobertura con medicamentos gratuitos a todos los mexicanos no derechohabientes, es evidente que el dinero no alcanzará.

    Ni como botana.

    Es como querer comprar el refresco de 2 litros y medio y la bolsa grande de papitas con 5 pesos, pero en Nueva York.

    Pero no es comedia, es drama.

    O podría ser tragicomedia si al final tiene lópez que volver a comprarle a la industria nacional, luego de tanto gastadero de oquis.

Tips al momento

Alianza entre González Mocken y Rafa Espino

Luego de su videopresentación, el aspirante a la gubernatura por Morena, Rafael Espino de la Peña dejó un encuentro que sostuvo con el juarense Javier González Mocken, el ex candidato a la alcaldía de Juárez y la imagen que ya circula en redes representa para muchos una alianza electoral. 

De entrada, se supo que González Mocken asesora al consejero independiente de Pemex sobre la situación en la frontera y también se rumora que es la carta más fuerte de Morena para, ahora sí, ganar Ciudad Juárez. 

Por su parte, Rafa Espino parace que cada vez gana más fuerza al interior de Morena y la alianza que se especula con Javier González Mocken sería prueba de ello, ¿usted qué opina?

Ver todos los tips

La Gente Opina

Facebook
Comentarios