Ya se me olvidó... ¿cómo la iba a llamar?

Por: Federico Guevara

@GuevaraFe

Memoria de teflón, quizá selectiva o como quieran llamarle, pero ese puede ser el sello característico de la nueva generación de humanos.

La facilidad para acceder a información sin verse orillado a investigar fuentes, orígenes y tendencias, bueno ni a escribir, facilitan al ser humano olvidarse rápidamente de los “momentos” recientes.

Al ser humano ya se le olvidó la muerte de aquél niño Sirio, imagen que movió las entrañas del mundo y orilló a todos a mirar el éxodo en aquella región como uno cruel y despiadado. Memoria saturada al estar intentando cazar pokemones o quemando neuronas al estilo Candy Crush, ya que mucho menos recuerdan cómo los dictadores impuestos en medio oriente cumplieron cabalmente su función de controlar sus territorios, todo esto con la venia del Tío Sam dominaron la región, hasta que dejaron de ser aparentemente necesarios y la “democracia” decidió eliminarlos, generando esa nueva realidad de resucitar a un autoproclamado Estado Islámico.

Lamentablemente esa capacidad de retener y recordar la estamos perdiendo por una sencilla razón, nos da pereza tener que recordar cosas y es mejor dar por sentado algo que corroborarlo. Y como válvula de escape nos limitamos a criticar dándole like a algún meme y aceptamos sin chistar lo que pasa y lo que no pasa.

Se nos olvidó ya, qué harán las autoridades y ciudadanía regiomontana luego de que aquél joven asesinara a sangre fría a algunos compañeros, ya se nos olvidó incluso la “persecución” en redes de la presunta banda de amigos, ya se nos olvidó. ¿Qué será de la vida de Caro Quintero, ya se nos olvidó? ¿Qué ha pasado con la famosa Rubí después de sus 15 años, ya se nos olvidó? Y así infinidad de momentos que por falta de “interés mediático” nos convierten en simples testigos de cuán fácilmente podemos ser manipulados.

Y si trasladamos esto a la política, como ciudadanos se nos olvidan las promesas de campaña o mejor dicho el incumplimiento de las mismas, se nos olvidan proyectos, sueños, estrategias actores, rostros, equipos y talentos. Y sin esa capacidad de retener el pasado reciente, volvemos a escuchar los mismos discursos, a ser parte de los diáfanos estilos de gobernar, de esa pléyade de salvadores que como era de esperarse, trabajan con los mismos vicios, cofradías y corruptelas, sin dejar de criticar al pasado reciente el cual paradójicamente ya nadie se acuerda. Por eso, personajes como AMLO tiene esa capacidad de reinventarse cada 2 años, cambiar de amigos, aliados, partidos, estrategias ya que sabe perfectamente que todo será olvidado. Por esa falta de memoria se sataniza a Margarita Zavala por ser la esposa de Felipe Calderón, ya que la mayoría de la gente desconoce que la señora Zavala incursionó y logró victorias muy importantes para el panismo antes que su marido.

Recordar no es revivir pasados, es poder tener los elementos para llegar a ciertas conclusiones que nos permitan avanzar con pasos firmes, si permitimos que empresas piensen por nosotros, que a través de las redes sociales se manipule información, solo para privilegiar a quien les contrata, los seres humanos nos convertiremos en complejos mecanismos fisiológicos, pero en sencillos seres que tan sólo sabremos decir Like-Don´t Like.

Por: Federico Guevara

Comentarios