Murió de coronavirus Rémy Julienne, el especialista de las persecuciones de James Bond

Rémy Julienne, uno de los especialistas más reputados durante décadas del cine francés, que además se hizo muy conocido por haberse ocupado de muchas escenas de persecuciones automovilísticas en las películas de James Bond, falleció de coronavirus a los 90 años.

Jean-Pierre Door, diputado del departamento de Loiret de donde procedía Julienne, del que era un buen amigo, confirmó la muerte con un mensaje en su cuenta de Twitter en el que le rindió homenaje aludiendo a “recuerdos mágicos que no se olvidan”.

Nacido en la localidad de Cepoy, en abril de 1930, trabajó en cientos de producciones cinematográficas con grandes actores como Jean-Paul Belmondo, Alain Delon y Harrison Ford, así como con Sean Connery y Roger Moore en James Bond.

Antes de dedicarse al séptimo arte, había empezado su carrera profesional como camionero en la empresa de su padre al terminar su servicio militar. Simultáneamente, participaba en competiciones de motocicletas: fue campeón de Francia de motocross en 1957 y participó en carreras internacionales defendiendo los colores de Francia.

Con 34 años, por una suma de casualidades -el director André Hunebelle buscaba motoristas-, empezó sus colaboraciones cinematográficas en “Fantomas” (1964), con Louis de Funès y Jean Marais. Allí conoció a una leyenda entre los especialistas, Gil Delamare, con el que trabajó durante tres años hasta que murió en 1966, precisamente en un rodaje.

Con el éxito de “La Grande Vadrouille” (1966), en la fue el responsable de las persecuciones automovilísticas, su fama creció y encadenó rodajes con grandes nombres del cine francés y europeo como Gérard Oury, Georges Lautner, Claude Lelouch, François Truffaut, Herni Verneuil o Sergio Leone.

En paralelo, trabajó en series de televisión, en la publicidad e incluso la justicia pidió su asistencia para la reconstrucción de algunas escenas de delito.

Además, en 1979 participó en una serie de pruebas de choques para demostrar, para el organismo responsable del tráfico en Francia, la eficacia de los cinturones de seguridad en caso de accidente.

Su carrera dio un nuevo giro en 1978 cuando le llegó una petición para la duodécima edición de James Bond, entonces con Roger Moore. Asistió al famoso espía británico también en las cinco siguientes, hasta 1995.

Su experiencia en “Taxi 2”, rodada en 1999, fue, probablemente, el episodio más negro de su carrera por la muerte de un cámara, un hecho por el que fue llevado a juicio. En primera instancia, fue condenado, aunque el Tribunal Supremo lo acabó eximiendo de pena.

Tomado de Infobae

Con información de EFE

 

Por: Redacción2

Tips al momento

Pablo Héctor, con el cuello bajo tierra

Pablo Héctor González, el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia literalmente se ha mantenido al margen de las declaraciones de Luz Estela “Lucha” Castro que al no contradecirse, dejan muy mal parado al Poder Judicial, ni cómo defender la autonomía de dicho poder. 

Con el cuello bajo tierra, su silencio podría terminar por perpetuar los coloquiales calificativos que la ex lideresa barzonista expresó de su persona en los audios que se filtraron el fin de semana… una actitud débil que algunos aseguran, no se había visto en la historia del Tribunal Superior de Justicia. 

Según Lucha Castro, Pablo Héctor aspira a ser el presidente de la Conatrib (Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia) de la que ya es vicepresidente pero todo apunta a que, con semejantes acusaciones de pactar con una candidata a la gubernatura, el cargo se le podría escapar entre las manos.


El desdén de AMLO y el reclamo de la gente

Si a la percepción nos atenemos cuando López Obrador aún sigue teniendo un gran porcentaje de aceptación entre la gente, primero que nada por su narrativa de esperanza y de combate a la corrupción, y segundo e indiscutiblemente por sus programas clientelares, donde se fugan cientos de miles de millones de pesos, habrá que ver también cuál es esa asociación y relación ahora con el pueblo por dos razones: primero, el personaje presumía de viajar, como cualquier ciudadano, en líneas comerciales, y así llegaba a los aeropuertos y la gente tenía contacto con él, pero ya empezaba a verse saturado, cansado y molesto; fue cuando vinieron las primeras críticas contra su persona en los andenes para empezar a abordar o descender de los aviones…

Eso produjo que López Obrador ya no fuera directamente a los pasillos de las salas de abordar ni de aterrizar, ya lo pasaban por otro lado. Posteriormente, cuando viajaba a los pueblos, ya no bajaba el vidrio de sus camionetas cuando la gente le pedía que descendiera y la escuchara porque el hombre decía que lo podían infectar de coronavirus, algo que finalmente sucedió después por su enorme irresponsabilidad para manejar y dar el ejemplo en cómo tratar esta pandemia usando simplemente el cubrebocas…

Ahora, en los aviones, no es la primera vez que le recuerdan el 10 de mayo, y no a manera de felicitación, y la gente que puede volar por esa vía de transporte se ha mostrado totalmente indignada hacia la forma en que el Presidente gobierna el país…

En esa descendencia y en esa secuencia, ¿qué va a pasar con López Obrador ahora? No olvidemos ni vayamos a dejar de lado que al tiempo el hombre vaya a utilizar aviones de la Fuerza Aérea o de la milicia para trasladarse en sus famosas giras, más ahora que se está en época electoral…

El problema es que al pueblo él lo desdeña, tanto cuando se traslada de forma terrestre porque no atiende a la gente, principalmente a las mujeres en sus protestas contra los feminicidios y la discriminación a su género, como ahora en los viajes comerciales aéreos. Ya no se ve con la gente, ya ésta le causa escozor...

Entonces, ¿a cuál pueblo se refiere en sus “mañaneras”? La gente ya debe tomar en cuenta la manera en que la desdeña, tanto por vía aérea como terrestre…

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios