Xi Jinping augura en Davos un mundo más unido y menos polarizado tras la pandemia

El presidente chino, Xi Jinping, inauguró hoy una versión virtual del Foro de Davos con un discurso en el que vaticinó un mundo diferente tras la pandemia de COVID-19 y aconsejó ir más allá de las diferencias ideológicas para superar esta crisis y afrontar mejor los futuros desafíos del siglo XXI.

En su intervención, transmitida por videoconferencia desde el Gran Palacio del Pueblo de Pekín, Xi aseguró que "la humanidad vencerá sobre el virus y saldrá más fuerte de este desastre", pero lo hará en un nuevo entorno en el que "habrá que cambiar los motores de la economía mundial y sus modelos de crecimiento".

NO HAY VUELTA ATRÁS

Ante un mundo que en su opinión "no volverá a ser lo que fue en el pasado", Xi pidió a la comunidad internacional que se adapte a las nuevas realidades pospandemia, en primer lugar "aumentando la coordinación de las políticas macroeconómicas para promover conjuntamente un crecimiento sostenible, equilibrado e inclusivo".

El presidente chino destacó que por primera vez en la historia una crisis ha golpeado a la vez a todas las economías globales, y advirtió de que pese a los billones de dólares invertidos en ayudas a los más afectados "la recuperación aún es frágil y las perspectivas siguen siendo inciertas".

Para que la coordinación necesaria a cualquier esfuerzo de recuperación funcione, Xi aconsejó "abandonar los prejuicios ideológicos y seguir un camino de coexistencia pacífica, beneficio mutuo y cooperación para que todos ganen", respetando las diferencias históricas, culturales y sociales de cada país.

Esas diferencias "no deben inquietarnos: lo que debe alarmar es la arrogancia, el prejuicio, el odio y los intentos de imponer una jerarquía en la civilización humana", subrayó.

El mandatario chino también pidió en su discurso medidas para reducir la creciente brecha entre economías desarrolladas y en desarrollo, creando un mundo donde el multilateralismo tenga verdadera importancia "y las decisiones no se tomen con una muestra de fuerza o agitando el puño".

APOYO A OMS, OMC Y OTROS MECANISMOS MULTILATERALES

En ese sentido, Xi pidió fortalecer el papel del G20, como foro para la gobernanza económica global, y de instituciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), para "construir una comunidad global sana para todos".

Citando otras instituciones que el ya expresidente estadounidense Donald Trump intentó relegar a un papel secundario, Xi llamó también a "avanzar en la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC)" y promover un desarrollo que respete al medio ambiente y siga los principios del Acuerdo de París para el cambio climático.

El líder chino también pidió reformas en el sistema monetario y financiero internacional para impulsar el crecimiento económico "protegiendo los intereses de los países en desarrollo".

Xi prometió que China "trabajará con el resto de países para construir un mundo abierto e inclusivo", y en el contexto de la pandemia, aseguró que asistirá a países menos preparados para la lucha contra el coronavirus, facilitando el acceso a bajo precio a las vacunas anticovid chinas.

SCHWAB TAMBIÉN HUYE DE LA POLARIZACIÓN

El discurso de Xi fue presentado por el principal responsable del Foro de Davos, el fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwabb, quien en similares términos a los del presidente chino advirtió de la necesidad de superar diferencias en el difícil panorama global.

"La polarización creó una era del desacuerdo que amenaza con hacer descarrilar a la humanidad, por lo que ahora debemos unirnos hacia una era de la colaboración en la que construyamos un mundo mejor", subrayó.

Xi inaugura una semana de debates que sustituyen al foro presencial que otros años por estas fechas se celebra en el lujoso complejo invernal de Davos, y en el que también participan virtualmente mandatarios como el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, el presidente de la República francesa, Emmanuel Macron, o el mandatario colombiano, Iván Duque), entre otros.

Con todo, los organizadores del foro esperan poder celebrar un gran foro, ése sí presencial, el próximo mes de mayo en Singapur, siempre que las circunstancias sanitarias lo permitan.

Tomado de Vanguardia

Con información de EFE

 

Por: Redacción2

Tips al momento

Pablo Héctor, con el cuello bajo tierra

Pablo Héctor González, el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia literalmente se ha mantenido al margen de las declaraciones de Luz Estela “Lucha” Castro que al no contradecirse, dejan muy mal parado al Poder Judicial, ni cómo defender la autonomía de dicho poder. 

Con el cuello bajo tierra, su silencio podría terminar por perpetuar los coloquiales calificativos que la ex lideresa barzonista expresó de su persona en los audios que se filtraron el fin de semana… una actitud débil que algunos aseguran, no se había visto en la historia del Tribunal Superior de Justicia. 

Según Lucha Castro, Pablo Héctor aspira a ser el presidente de la Conatrib (Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia) de la que ya es vicepresidente pero todo apunta a que, con semejantes acusaciones de pactar con una candidata a la gubernatura, el cargo se le podría escapar entre las manos.


El desdén de AMLO y el reclamo de la gente

Si a la percepción nos atenemos cuando López Obrador aún sigue teniendo un gran porcentaje de aceptación entre la gente, primero que nada por su narrativa de esperanza y de combate a la corrupción, y segundo e indiscutiblemente por sus programas clientelares, donde se fugan cientos de miles de millones de pesos, habrá que ver también cuál es esa asociación y relación ahora con el pueblo por dos razones: primero, el personaje presumía de viajar, como cualquier ciudadano, en líneas comerciales, y así llegaba a los aeropuertos y la gente tenía contacto con él, pero ya empezaba a verse saturado, cansado y molesto; fue cuando vinieron las primeras críticas contra su persona en los andenes para empezar a abordar o descender de los aviones…

Eso produjo que López Obrador ya no fuera directamente a los pasillos de las salas de abordar ni de aterrizar, ya lo pasaban por otro lado. Posteriormente, cuando viajaba a los pueblos, ya no bajaba el vidrio de sus camionetas cuando la gente le pedía que descendiera y la escuchara porque el hombre decía que lo podían infectar de coronavirus, algo que finalmente sucedió después por su enorme irresponsabilidad para manejar y dar el ejemplo en cómo tratar esta pandemia usando simplemente el cubrebocas…

Ahora, en los aviones, no es la primera vez que le recuerdan el 10 de mayo, y no a manera de felicitación, y la gente que puede volar por esa vía de transporte se ha mostrado totalmente indignada hacia la forma en que el Presidente gobierna el país…

En esa descendencia y en esa secuencia, ¿qué va a pasar con López Obrador ahora? No olvidemos ni vayamos a dejar de lado que al tiempo el hombre vaya a utilizar aviones de la Fuerza Aérea o de la milicia para trasladarse en sus famosas giras, más ahora que se está en época electoral…

El problema es que al pueblo él lo desdeña, tanto cuando se traslada de forma terrestre porque no atiende a la gente, principalmente a las mujeres en sus protestas contra los feminicidios y la discriminación a su género, como ahora en los viajes comerciales aéreos. Ya no se ve con la gente, ya ésta le causa escozor...

Entonces, ¿a cuál pueblo se refiere en sus “mañaneras”? La gente ya debe tomar en cuenta la manera en que la desdeña, tanto por vía aérea como terrestre…

Ver todos los tips

La Gente Opina

Facebook
Comentarios