PRI y PAN se pelean por salir en foto de Duarte; “El Peje” llora porque no salió

Por: Raúl Aragón Loya

Ahora el PRI y el PAN se andan peleando por el resultado más esperado del país en materia de corrupción -sin menoscabo de otros exgobernadores pendientes-: La detención de Javier Duarte, de Veracruz. A López Obrador parece que no le gustó mucho el tema de la detención, porque le quitaron un pedazo de tela de dónde estar cortando y el 2018 todavía está lejos. El caso es que Javier Duarte de Ochoa es un batidero tan lleno de porquería, que ya dio para salpicar por lo menos a todos los partidos grandes. Lo increíble es que ahora estén tratando de sacarle raja política.

Apenas sonaba en los medios de comunicación la detención en Guatemala, y la PGR y el Gobierno Federal mexicano ya estaban colgándose la medalla y cantando a los cuatro vientos que fueron ellos, en coordinación con la Interpol, quienes lograron el arresto, y que van por la extradición.

Por su parte, Miguel Ángel Yunes, nuevo gobernador de Veracruz, ni tardo ni perezoso anunció que su gobierno también tramitará la extradición por su cuenta, lo que provocó la ira del senador priista jarocho Héctor Yunes Landa, quien de inmediato le recriminó al gobernador Yunes que no se quiera colgar esa medalla que le corresponde al PRI.

Andrés Manuel, por su parte, desdeñó el resultado y ya hasta dijo que es un “chivo expiatorio”. Aquí sí se le chispoteó el comentario a “El Peje”, porque sería el chivo expiatorio más grande y gordo de todos, ya que el desfalco de más de 35 mil millones de pesos de Javier Duarte es el mayor atraco de que se tenga historia en el país por un gobernador.

El mes de febrero había subido el tono de la discusión entre Miguel Ángel Yunes y López Obrador cuando López acusó a Yunes de ponerse de acuerdo con Peña Nieto para dejar escapar a Duarte. Yunes se le arrancó a “El Peje” asegurando que tenía pruebas de que en su mandato Duarte le aflojaba 2.5 millones de pesos mensuales a Morena y para tales efectos traía varias pruebas que incluían unas grabaciones del que fue secretario de Trabajo y Previsión Social del exgobernador hablando del tema. Comenzaron los dimes y diretes en televisión, y a medio lavadero apareció grabada una supuesta llamada entre Yunes y Ricardo Anaya poniéndose de acuerdo para hacer una transa con lana del gobierno de Veracruz, lo que sospechosamente favoreció al tabasqueño y, acto seguido, ambos le bajaron el volumen a su radio y se acabó el lavadero.

Ni Yunes ni Andrés Manuel nos comprobaron sus dichos de corrupción de su adversario, lo que lejos de dejar la sensación de que no había nada, más bien proyectó la idea de que todos traen cola que les pisen y de que cuando comprobaron que todos traían con qué exhibir a los demás, pues mejor todos se callaron.

Y es que como en la política al más calvo le arrastra el pelo, pues el asunto de las persecuciones y las detenciones dejó de ser tema de señalamientos y de culpas para convertirse en la pelea por sacarse la foto con el arrestado. Los del PRI y los del PAN se quieren adjudicar el haberlo detenido, y “El Peje” llora porque ahora que lo detuvieron él no puede aparecer en esa foto. Hay que tener mucho cuidado con todas las lecturas, porque estos muchachos todo lo van a hacer con fines electorales, y todos traen las manos batidas.

raularagondpv@hotmail.com

Facebook: @RaulAragonL

Twitter: @RaulAragonLoya

 

Por: Gerardo Aguilar

Notas recientes

Facebook
notaanota

Encuesta

Si usted fuese víctima de hostigamiento laboral o sexual, ¿Denunciaría a su agresor ante las autoridades?
Comentarios