Hay que preocuparnos de los chinos, no de los rusos.

Por Federico Guevara Ramos

@Guevarafe

La visita de Vladimir Putin a China y su endoso al anuncio del presidente Xi Jinping, de tener una alegórica “Nueva Ruta de la Seda” como denomina al plan de construcción de infraestructuras, es otra muestra de lo intrincado que está el mundo entre las potencias que juegan con apuestas invisibles al gran público.

La República Popular China, reconocida como competencia comercial de Estados Unidos, está apostando a reemplazar el dólar. Busca la creación de una nueva moneda que quite ese peso real al dólar norteamericano o colocar el yuan  como símbolo internacional de pago, aunque sea en países de moneda más débil que el dólar (o sea la gran mayoría).

Los manejos de los asiáticos han sido el captar la deuda nacional  norteamericana, por eso entre China y Japón tienen la mayor parte de los bonos del tesoro de Estados Unidos, de ahí que las barras y las estrellas están muy empeñadas y su manejo internacional muchas veces están por demás comprometidos.

Estados Unidos tiene tres veces más recursos militares que los chinos, que poseen tecnología militar de origen rusa, la mayoría rusa pero con hasta 20 años de antigüedad. Sin embargo, el mes pasado se informó el aumento un siete por ciento del presupuesto militar de China, poco después que Donald Trump anunciara la disposición de elevar el suyo en 10 por ciento.

Los chinos botaron hace poco su primer portaaviones, construido por Rusia, aunque se sabe que tiene tecnología nuclear y suficiente capacidad instalada para fabricar armas pesadas. La industria militar está de plácemes. Rusia está jugando dos barajas.

Estados Unidos es buen socio en términos militares y China además de comprador es vecino. Estratégicamente es más importante que el Tío Sam.

Los observadores dicen que los manejos financieros de los chinos corren parejo con su aprovisionamiento militar. Sacan  dólares de las reservas y compran Bonos del Tesoro de Estados Unidos, para equilibrar su moneda, pero no distraen sus industrias para fabricar armas. Su prioridad es crear empleos para más de mil 400 millones de personas que crecerá drásticamente en 20 años por un nuevo cambio de su política de población y familia.

La tenencia de los bonos por parte de China contribuye a que su economía crezca manteniendo su moneda más débil que el dólar norteamericano, así sostienen las exportaciones chinas más baratas que los artículos estadounidenses.

Usan el dinero americano como lastre para mantener la flotación de su propia moneda. Las relaciones comerciales entre los dueños del mundo están enmarañadas y a todas luces la amenaza china es más real que presuntos escenarios de rivalidades añejas entre Rusia y Estados Unidos...

Por cierto pese a que existe una norma vigente para todos aquellos que intenten interpretar canciones de las denominadas narco-corridos, a las autoridades de gobernación municipal les dieron un madruguete y al ritmo de entregar 450 mil pesos como fianza para en “caso de sorpresa” las autoridades municipales vayan, suponemos descontando las multas por violentar esta ley municipal.

No sabemos qué decir o que opinar al respecto cuando a todas luces los organizadores del palenque de Santa Rita se están curando en salud o quizás protegiendo su negocio a sabiendas de que alguien en alguna de las fechas le entrarán las ganas de satisfacer a la concurrencia, cuando de seguro les pedirán determinado narco-corrido.

No se vale que un tema tan serio sea tomado tan a la ligera y al puro estilo del “pago por evento” se violente las leyes establecidas. Entendemos y asumimos que nada puede hacer gobernación municipal para evitar este tipo de pagos de fianza, son un derecho, pero sí debería de y a sabiendas de que ya hay dinero cruzado, vigilar, pero de a devis que no se abuse de este derecho.

Y en cuanto comiencen a interpretar el mentado narco-corrido inmediatamente se clausure el evento, digo a ojo por ojo, diente por diente.

Por Federico Guevara Ramos

@Guevarafe

Por: Eduardo León
Comentarios