Primera derrota legislativa a Javier Corral como gobernador del Estado… ¡y la culpa es de él!

Por Alejandro Leyva Martínez

@AlejandroLeyvaM

El lunes 10 de julio se convocó en el Congreso del Estado a un período extraordinario de sesiones. Había varios temas programados en el orden del día de dicha sesión para su discusión y eventual aprobación.  Dos de ellos sobresalían, uno por su importancia para la operatividad del aparato gubernamental estatal, la aprobación de la reestructuración de la deuda de Gobierno del Estado por un monto de alrededor de 20,400 millones de pesos para consolidar bajo mejores condiciones los 10 créditos bancarios que fueron heredados de la anterior administración estatal y, el otro para el futuro de Chihuahua, la aprobación a nivel constitucional del nuevo Sistema Estatal Anticorrupción.

Para la aprobación de ambos asuntos se requería el voto a favor de las dos terceras partes de los diputados locales, es decir 22 votos. Uno por tratarse de endeudamiento y el otro por ser una reforma constitucional.  

Para sorpresa de muchos, la fracción panista en el Congreso del Estado solicitó que ambos asuntos fueran bajados del orden del día.  Las diputadas del PRI señalaron que esa solicitud se debía a que los panistas sabían que no contaban con más de 17 votos, por lo que de votarse dichos asuntos se quedarían cinco votos por debajo de la cantidad necesaria para ser aprobados; al ser rechazados dichos asuntos no se podrían volver a presentar hasta transcurridos doce meses de acuerdo a lo que estipula el artículo 76 de la Constitución Política del Estado de Chihuahua.

Lo sucedido en esta sesión del Congreso del Estado es producto de las acciones que se hicieron o se dejaron de hacer por parte del gobernador del Estado y de sus principales colaboradores.   Para todos es conocido la grave situación por la que atraviesa el estado en materia de inseguridad, de nueva cuenta somos referente para mal a nivel nacional por los altos índices delictivos, las muertes por ejecuciones sobrepasan las 1,168 desde que la actual administración estatal asumió funciones el 4 de octubre del año pasado.  La inseguridad es la principal preocupación de amplios sectores de la ciudadanía. En el estado existen otros problemas, pero si la población no se siente segura en su integridad personal y la de sus familias o en la de sus bienes y propiedades, el estado está fallando en su función primordial.  Ante la falta generalizada de resultados en su labor al frente del Gobierno del Estado Javier Corral regresa a lo que sabe hacer, ser legislador... con una pequeña diferencia, las iniciativas que ha presentado no son temas originales, son temas que ya habían sido planteados anteriormente por los propios diputados locales.

El diputado Gustavo Alfaro del PAN está trabajando desde el mes de noviembre en una iniciativa para crear la Ley de Participación Ciudadana, misma que reglamentaría las figuras de plebiscito, referéndum e iniciativa popular que están contenidas en nuestra constitución estatal; en los meses de febrero y marzo organizó varios foros de consulta en los principales municipios del estado para tener mejores elementos para poder dictaminar dicha iniciativa.   Cuando los foros iban avanzados un buen día Javier Corral decide que él también va a presentar una iniciativa para una Ley de Participación Ciudadana.  De buenas a primeras organizaron un evento para anunciar ante un auditorio de gente afín que él como gobernador presentaba su iniciativa.  Curiosamente a ese evento no invitaron al diputado Alfaro a pesar de que él trae el tema desde hace más de seis meses.  Otro caso, en el mes de noviembre del año pasado el diputado Pedro Torres de MORENA presenta una iniciativa de ley para tipificar en el Código Penal el delito de feminicidio.  La diputada Laura Marín del PAN, presidenta de la Comisión de Justicia, acuerda con el diputado Torres el programa de trabajo para dictaminar dicha iniciativa, el cual incluyó conferencias en los meses de marzo respecto al tema en Cd. Juárez y Chihuahua, realizando además foros de consulta para recabar opinión de la sociedad en este tema tan sensible.  La diputada Marín estableció contacto con la Fiscalía General del Estado y con el Poder Judicial del Estado para establecer mesas técnicas para incluir la perspectiva del ministerio público y de los jueces para enriquecer la iniciativa del diputado Torres y lo que resultó de las aportaciones de los expertos en el tema y de la propuesta de la sociedad en general.  Un buen día, Javier Corral ante la protesta generalizada de la sección 42 del Sindicato de Maestros decide acudir en persona ante el Congreso del Estado para presentar una iniciativa propia para tipificar el delito de feminicidio.  De nueva cuenta ignora a los diputados Torres y Marín, quienes llevan varios meses trabajando en el tema.   Desde el mes de diciembre del año pasado el diputado Jorge Soto del PAN presenta a nombre de su bancada una iniciativa para establecer el Sistema Estatal Anticorrupción.  Desde aquella fecha varios diputados trabajan en el tema, entre los cuales se puede mencionar al diputado Torres y a la diputada Citlálic Portillo, además de Jorge Soto.   De nueva cuenta Javier Corral hace unos días convoca a medios de comunicación para anunciar con bombo y platillo que está enviando al Congreso del Estado una iniciativa para establecer el Sistema Estatal Anticorrupción…

A Javier Corral no lo elegimos los chihuahuenses para que estuviera en una competencia malsana con los diputados locales para ver quien se lleva el mérito por las iniciativas que se presenten en el Congreso del Estado. A él lo elegimos para que resolviera los graves problemas que afectan a todos los ciudadanos del estado como lo son la inseguridad, la falta de calidad en la educación pública, las malas condiciones y la falta de medicinas en los hospitales públicos, entre otros.  Para mejorar las condiciones bajo las cuales opera Gobierno del Estado nos dijeron que es necesario reestructurar la deuda heredada por la anterior administración estatal, sin embargo, para lograr dicho objetivo, fue nula la operación política para cabildear los 22 votos necesarios para lograr dicha aprobación. El secretario de Gobierno en todo este asunto brilló por su ausencia, dejando manifiesta su intrascendencia, si no es que su negligencia.  Súmele usted que el coordinador del gabinete estatal anda distraído en cuestiones partidistas y que el gobernador del Estado le dedica más tiempo a jugar golf o tenis que a resolver problemas del estado y, entonces quedará claro porque cada día permea más entre la ciudadanía en general la idea de que la actual administración estatal no tiene rumbo.  Es tiempo de que todos los ciudadanos le exijamos a Javier Corral que se dedique a gobernar el Estado y que deje de lado sus distracciones deportivas y legislativas.

Hay que decir las cosas tal cual y como son.

Comentarios