Es lo mismo, solo cambia el style…

Por Federico Guevara

@guevarafe

El dólar no resistió la noticia y simplemente se disparó de nuevo a los 19 pesos y aseguran los expertos que regresaremos a los veinte por dólar, luego de que el comité de seguridad interna de la cámara de representantes aprobase invertir 10 mil millones de dólares en la construcción de una sección de unas mil millas de muro en su frontera sur.

Ahora solo falta que esta iniciativa sea aprobada en el pleno para posteriormente pasar al Senado en donde se decidirá finalmente si se ejerce o se rechaza. Y si bien el malo de la película es hoy por hoy Donald Trump, a nadie le importó quien o quienes fueron los responsables de construir las casi 700 millas que ya existen y nadie del lado mexicano se quejó por su construcción.

Muchos desconocen que siendo en tiempo y forma Barack Obama y Hillary Clinton senadores, ambos apoyaron con su voto el construir estas 700 millas de muro, dado que la propuesta fue en el sentido de reforzar la seguridad del país, igualito que la de Trump, pero en aquel año, es decir en el 2006, el tema no era producto de una pugna entre republicanos y demócratas.

La única diferencia es que Trump con su populismo descarnado disparó lo peor de esa nación que es el racismo, diferenciando eso sí, las formas de aplicarlo, los demócratas lo ejercen con diplomacia y Trump a lo tarugo.

No podemos olvidar que Obama sin decir ni pío deportó a más de dos millones de latinoamericanos y hasta el momento Trump deporta mensualmente en promedio a 16 mil hispanos contra los 34 mil de Obama. En pocas palabras y esto deberíamos de entenderlo, los gringos siempre serán así, lo que pasa es que ahora su política es más burda, más elemental, pero sin perder la esencia de ser ellos primero, después ellos y al final ellos.

Y basta ver cómo actúan los líderes estadounidenses con sus principales brazos financieros, como la asociación americana de rifle a los cuales presidentes van, presidentes vienen y su poderío no se limita pese a masacres y señalamientos, pese a ser la industria que provee de armamento a todo el mundo, sino la que facilita a sus ciudadanos la obtención de un arma y todo basado en el singular stablisment estadounidense.

Y la reciente masacre en Las Vegas evidenció la falta de determinación por hacer algo. Al presidente Trump le bastó echarle la culpa al “mal” y asunto olvidado. Es decir, nadie más que el tirador y el “mal” fueron los responsables de la masacre. Son los hombres malos los que matan, no las armas que utilizan los malos. Y, como el “mal” es un fenómeno incomprensible, sugieren Trump y sus secuaces, no deberíamos pronunciarnos sobre temas tangibles como, por ejemplo, el control de la venta de armas.

“El mal no se puede regular”, dijo el republicano gobernador de Kentucky, Matt Bevin, y agregó: “Solo los oportunistas quieren politizar este momento de duelo, finalizó diciendo.

Curiosamente es en aquella nación en donde vive el cinco por ciento de la población mundial, es donde sucede un tercio de los tiroteos masivos que hay en el mundo y ocurre en universidades, centros comerciales, iglesias, bares, cantinas y centro de trabajo, en fin, en cualquier parte puede salir un demente y balacear a diestra y siniestra.

Se calcula que en EE. UU. hay un arma de fuego para cada uno de sus 319 millones de ciudadanos, incluyendo a los niños.

En la India, donde habitan más de mil millones de personas, hay 46 millones de armas. Ante el peso abrumador de las estadísticas que revelan la persistencia de la violencia armada en Estados Unidos comparada con el resto del mundo, queda la duda si Donald Trump se habrá dado cuenta de las implicaciones de su teoría del “mal” en el contexto mundial.

Facebook
notaanota

Encuesta

¿Cuál de los siguientes aspirantes considera usted que podría ser el candidato del PAN a la presidencia de la República?
Comentarios