Ley de Seguridad Interior sin protestas

Con la aprobación de la Ley de Seguridad Interior en los próximos días por la Cámara de Diputados, se definen las facultades que las fuerzas armadas tendrán en materia de seguridad pública refiriéndose a la capacidad de intervenir en asuntos de seguridad interior, y es aquí en donde entra en conflicto la ley con el Artículo 8 de la misma.

Dicho articulado señala que las manifestacion sociales que tengan motivo político-electoral, que se realicen de manera pacífica -de acuerdo con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos- no serán objeto ni se les considerará como una “amenaza” a la Seguridad Interior y tampoco podrá ser Declaratoria de Protección a la Seguridad Interior.

Esto significa que las entidades federativas que consideren cualquier manifestación que suponga una amenaza para la seguridad pública, podría ser sancionada por las Fuerzas Armadas y durante los procesos electorales el número de protestas sociales se incrementa lo que en su mayoría exige la atención de las autoridades para el cumplimiento de las leyes.

De acuerdo a lo que dicta el Artículo antes mencionado, cualquier manifestación social que quebrante los lineamientos de esta ley podría derivar en episodios de violencia a partir de la intervención de las fuerzas armadas, las responsabilidades de las fuerzas civiles pasarían a ser prerrogativa de la autoridad federal. Es a las autoridades civiles a quienes se les entrena para usar la mediación en la resolución de conflictos y a aplicar los protocolos para el uso adecuado de la fuerza,  solo el uso fuego es considerado como última medida y ahora con la posibilidad latente de que se apruebe la Ley de Seguridad Interior, se ha dicho que con la intervención del ejército las medidas para preservar la paz serían más severas.

Por: Redacción
Facebook

La Gente Opina

¿Considera usted que para un mejor y más efectivo combate a la delincuencia, el estado necesita invertir mayores recursos?
Comentarios