Anaya se pone el chaleco amarillo y corrientes del PRD lo arropan

En un hecho sin precedentes, el panista Ricardo Anaya se apostó en la sede nacional del PRD para pedir a sus otrora contrincantes su respaldo para convertirse en su candidato a la Presidencia de la República.

Arropado por las tribus del sol azteca, vistiendo un chaleco color amarillo que ahí le entregó Manuel Granados, dirigente nacional perredista, Anaya afirmó que el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano unieron sus fuerzas “para sacar del Poder a un régimen autoritario y corrupto que le ha causado mucho daño a los mexicanos”.

El queretano fue cobijado por los principales líderes del PRD, como Jesús Ortega y Jesús Zambrano, Héctor Bautista y Héctor Serrano, así como Guadalupe Acosta Naranjo y Hortensia Aragón, entre otros, ante quienes dijo que el régimen autoritario y antidemocrático del actual gobierno priista fue la razón principal para que se formara la alianza Por Mexico al Frente.

Aseguró que sin esta alianza los exgobernadores Javier Duarte, de Veracruz, y Roberto Borge, de Quintana Roo, no estarían en la cárcel, sino disfrutando del pacto de impunidad que permanecería en caso de un eventual triunfo del PRI el próximo 1º de julio, lo que desde luego no ocurrirá, sentenció.

“Unirnos es el comienzo, pero luchar juntos es el éxito”, afirmó al insistir que “la realidad de México hoy nos convoca a luchar juntos, porque ante la restauración del viejo régimen autoritario por parte del PRI-Gobierno, hoy estamos obligados a dar de nuevo una batalla que ya se creía ganada: la batalla por la democracia”.

Agregó que en el PRD y el PAN no hay ninguna discrepancia en la convicción de combatir los tres tumores del cáncer que agobian a nuestro país: La corrupción, la violencia y la desigualdad.

Ricardo Anaya sostuvo, por otra parte, que “ahora que la campaña del PRI va en picada, a los priistas les entró la prisa para hacer los nombramientos del Sistema Nacional Anticorrupción”.

Sin embargo, llamó a estar alertas para evitar que ello ocurra, porque los priistas buscan ahora dejar funcionarios afines “para que les cuiden las espaldas”.

En ese sentido, aseguró que PAN y PRD están absolutamente de acuerdo en el combate a la corrupción, problema que, “si bien no inventó el PRI, sí lo sistematizó y está en su ADN”.

“Así como detuvimos los paquetes de impunidad de Borge y Duarte, así como detuvimos el nombramiento de su fiscal carnal, así, ahora, debemos evitar que impongan a sus incondicionales en el Sistema Nacional Anticorrupción. Reiteramos nuestra exigencia: Ciudadanos ejemplares, propuestos por la sociedad civil, no cómplices del PRI en los cargos del SNA”, puntualizó.

“Les ofrezco mi trabajo constante para abanderar los ideales comunes de los partidos de nuestra coalición: PRD, PAN y Movimiento Ciudadano. Y les pido con humildad su apoyo, porque solo juntos podemos concretar nuestro proyecto, poniendo siempre al frente el bien de México”, concluyó.

 

Crónica

Por: Redacción

Notas recientes

Facebook
Comentarios