IMSS recomienda uso de gorras, sombreros y sombrillas en esta temporada de calor

El uso de estos accesorios protege zonas delicadas como lo son la cabeza, ojos, rostro y cuello

 

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chihuahua, a través de la Jefatura de Servicios Médicos, exhorta a la población a extremar cuidados en esta temporada de calor, haciendo hincapié en la importancia de usar gorras, sobreros y sombrillas, principalmente para la protección de la cabeza.

Indicó que ante las altas temperaturas es necesario protegerse de las radiaciones solares, evitando, la exposición prolongada al sol, lo cual puede ocasionar, entre otros síntomas, náuseas, mareos, jaquecas, desvanecimientos y deshidratación.

Por lo tanto, es conveniente el uso de gorros, sombreros y sombrillas que permiten proteger no solo la cabeza, sino también áreas delicadas como lo son los ojos, el rostro y el cuello, siendo un complemento importante del uso de bloqueador solar.

El uso de estos accesorios evitará los efectos del calor en el cerebro, entre los que destacan los siguientes:

Cuadros de confusión.-La hipertermia o exceso de calor produce que el impulso nervioso se propague con mayor dificultad, generando así cuadros de confusión.

Fatiga e insomnio.- El hipotálamo regula los ciclos de sueño y de vigilia, para ello se guía por estímulos extremos, como la luz, la temperatura, que indican al cerebro cuando debe inducirse el sueño. El calor excesivo altera esta regulación normal del sueño.

Golpe de calor.- Es la consecuencia más grave de los efectos del calor. Si no se interviene de inmediato puede causar discapacidades permanentes e inclusive la muerte. Se produce cuando falla la capacidad de ajuste de la temperatura del cuerpo y ésta se eleva hasta valores en torno a los 40 ° C. Sus síntomas más comunes son: dificultad para respirar, parada de la sudoración, insuficiencia renal, edema pulmonar, arritmias cardíacas. En los casos más extremos se puede llegar a tener un shock, delirios, e incluso la muerte. El golpe de calor requiere hospitalización inmediata.

Daño muscular y circulatorio.- Cuando el termómetro supera los 40.5 grados centígrados el sistema termorregulador se pone en marcha para disipar el “calor sobrante” del cuerpo, lo cual puede provocar una disfunción del sistema nervioso central, que se manifiesta en forma de calambres por falta de agua y sales, agotamiento, colapso circulatorio,daños musculares y pérdida de la conciencia.

Dolores de cabeza o migrañas.-Estos padecimientos se incrementan en la temporada de calor, debido a la alteración de los ritmos biológicos y a los cambios en la temperatura corporal.

Deshidratación.- Una deshidratación superior al 2% del peso corporal puede producir una pérdida de memoria a corto plazo e incrementar el riesgo de cefalea. El calor enlentece la propagación del impulso nervioso y la contracción de los músculos genera más calor corporal. Así que el cerebro recibe señales de fatiga que nos producen esa sensación de cansancio y falta de ganas tan característica en verano.

Problemas respiratorios.- Con el calor, la sequedad ambiental se reproduce en las vías respiratorias, intensificando los síntomas de los pacientes con problemas de este tipo.

Cambios en el estado de ánimo.- Los niveles altos de temperaturas pueden generar aturdimiento, irritabilidad, confusión y  cambios bruscos de humor.

Por lo tanto, el Instituto Mexicano del Seguro Social exhorta a la población a mantenerse hidratado y cuidar mucho de su salud en esta temporada de calor. En caso de una situación emergente, acudir a su Unidad de Medicina Familiar o servicio de urgencias para la atención médica correspondiente.

Por: Redacción
Facebook

La Gente Opina

¿Quien sea detenido en ilegal portación de un arma de fuego debería recibir prisión preventiva?
Comentarios