Reviran católicos mensaje al Arzobispo de Chihuahua

A LA COMUNIDAD CATÓLICA DE LA ARQUIDIÓCESIS DE CHIHUAHUA.
A Su Excia. Rvdma. Constancio Miranda Weckmann,
Arzobispo de Chihuahua.
Al R.P. Gustavo Sánchez Prieto,
vocero de la Arquidiócesis de Chihuahua.
Al R.P. Fernando Legarreta Huerta,
Responsable de la Pastoral de medios de comunicación.
Dra. Cristina Alba Michel,
Redacción de Notidiócesis.
 
Días atrás el vocero de la Arquidiócesis de Chihuahua, acompañado del responsible de la pastoral de medios de comunicación y la periodista de la prensa arquidiocesana, señalaron que los fieles estaban recibiendo sacramentos inválidos en varios lugares, entre ellos, “los lefebvristas de zootecnia y de San José de las calles Sicomoro y Tecnológico.”
Estas declaraciones nos causan gran asombro, tristeza y malestar dado que, como demostraremos, “reflejan más ignorancia, o indolencia, o conveniencias personales o sociales que verdadero espíritu eclesial.”
La primera aclaración es que no existe tal cosa como el “lefebvrismo” como religión; existe, sí una comunidad religiosa fundada por el Arzobispo Marcel Lefebvre, que es oficialmente conocida como Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX) que tiene su capilla en Chihuahua dedicada a San José, ubicada en la colonia Granjas en la calle Sicomoro casi esquina con Tecnológico.
?En su comunicado, el vocero omite explicar qué es licitud y qué es validez en los sacramentos. Los sacramentos son válidos cuando cumplen con todos los elementos: materia, forma, sujeto y ministro. En los casos aludidos ya Don Adalberto Almeida y Merino había aclarado que son válidos los sacramentos impartidos por los sacerdotes de la Sociedad Sacerdotal Trento (que fueron llamados “lefebvristas”) y respecto a la validez de los sacramentos de la Sociedad Sacerdotal San Pío X (“lefebvristas”) sólo una persona “con una formación deficiente” podría dudar de la validez de los mismos.
Cuando un sacramento es inválido, el sacramento en realidad no existe, para ello debe faltar la forma o materia del sacramento, por ejemplo si se bautiza con algo distinto al agua o se consagra usando palabras distintas a las establecidas por Cristo, o cuando alguien que no es sacerdote actúa como si lo fuera.
Aunque suele asociarse la licitud del sacramento con el permiso jerárquico, tiene que ver más con la disposición del sujeto del sacramento. Un sacramento es ilícito cuando la persona lo recibe en pecado mortal y/o con intenciones distintas al fin del sacramento (por superstisión, vanidad, etc.)
La ilicitud es cuando no se hace conforme a lo que la Iglesia manda atendiendo también a cuestiones de jurisdicción y solemnidad; sería ilícito por ejemplo que un fiel bautizara cuando no hay peligro de muerte o cuando alguien recibe algún sacramento sacrílegamente en conciencia de pecado mortal, también es ilícito un sacramento administrado por un sacerdote excomulgado o cismático como el caso de los ortodoxos orientales. El sacramento existe pero es ilícito.
“Por una deficiente formación las personas se quedan con que” quienes han sido ya bautizados deben ahora “asistir a pláticas prebautismales” cuando en realidad "es capaz de recibir el Bautismo todo ser humano, aún no bautizado, y solo él" (CDC, can. 864: CCEO, can. 679). Con estas declaraciones olvidan que es de fe que el bautismo es un sacramento que imprime carácter, es decir, que deja una huella imborrable en el alma (CIC 1272-1274) y por ello NO puede volver a realizarse; además aunque el ministro ordinario del bautismo es el sacerdote, el bautismo puede administrarlo cualquier fiel en caso de necesidad (CDC can. 861, § 2)
Afirmaron: “estas personas no están en comunión con la Iglesia Católica”, se acusa así a la FSSPX de estar en cisma o bajo excomunión, lo cual es una calumnia pues para pertenecer a la Iglesia Católica es necesario estar unido a la jerarquía católica. Esta unión se integra por la “comunión” y el “deber de obediencia”. El “deber de comunión”, conforme al Código de Derecho Canónico, “se cumple con la aceptación del Papa y los obispos de cada diócesis como cabezas, respectivamente, de la Iglesia universal, y de la Iglesia particular, (Canon 209,1) en la triple dimensión de la communio: fe, sacramentos y régimen (cfr. canon 205). Esto es así en el caso de la FSSPX que en el canon de la misa menciona en al Papa Francisco y al Ordinario del lugar (en este caso Mons. Constancio Miranda W.)
Sin entrar en el fondo del asunto, la FSSPX ha resistido en cuestiones puntuales a la jerarquía eclesial, lo que llevó a una serie de debates teológicos con Roma durante el Pontificado de Benedicto XVI. Este Papa el 21 de enero de 2009 levantó la afrentosa censura de excomunión mediante el “Decreto de levantamiento de la excomunión Latae Sententiae a los cuatro Obispos de la FSSPX”. En la situación de la FSSPX no existen los elementos del delito de cisma al reconocer al Papa, no hay cisma conforme al derecho de la Iglesia, y no ha sido tampoco declarado por las autoridades eclesiásticas.
En la República de Argentina, la resolución 25/2015 del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto Secretaría de Culto [Bs.As. 17/3/2015] dada la solicitud del  Arzobispo de Buenos Aires, Mario Aurelio, Cardenal POLI,  “Reconócese como persona jurídica a la “FRATERNIDAD DE LOS APÓSTOLES DE JESÚS Y MARÍA” (FRATERNIDAD SACERDOTAL SAN PÍO X), Asociación de Derecho Diocesano, con sede legal y domicilio especial”. En la solicitud del Cardenal al gobierno argentino se pide que la FSSPX “sea tenida, hasta que encuentre el definitivo encuadramiento jurídico en la Iglesia Universal, como una Asociación de Derecho Diocesano, según lo normado por el canon 298 del Código de Derecho Canónico, in fieri de ser una Sociedad de Vida Apostólica, con todos los beneficios que a ésta le corresponde y dando cumplimiento a todas las obligaciones que a la misma le refiere, asumiendo también las responsabilidades que competen al Prelado diocesano.  Que dicha fraternidad, encuentra acreditada su carácter de persona jurídica pública dentro de la IGLESIA CATÓLICA APOSTÓLICA ROMANA, conforme las normas del Código de Derecho Canónico.”
Dicen que el Arzobispo ha dicho que “no es lícito a los católicos asistir a las ceremonias que ellos celebran”; cuando ya en 2008 la Pontificia Comisión Ecclesia Dei en respuesta al columnista Brian Mershon, había aclarado que “Los católicos que frecuentan las capillas de la Sociedad San Pío X NO incurren en ningún pecado o delito canónico por hacerlo”
El  Papa Francisco, el 1 de septiembre de 2015, decretaba que “quienes durante el Año Santo Misericordia se acerquen a los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X para celebrar el Sacramento de la Renciliación, recibirán VÁLIDA y LÍCITAMENTE la absolución de sus pecados”. Posteriormente, en la carta apostólica “Misericordia et miseria” fue disposición del Papa Francisco que “esta facultad se extienda más allá del período jubilar, hasta nueva disposición, de modo que a nadie le falte el signo sacramental de la reconciliación a través del perdón de la Iglesia”.
El vocero de la diócesis sentencia que los matrimonios celebrados por la FSSPX “no son válidos” y en esto no sólo contraviene la dcotrina católica por la que sabemos que en el matrimonio los ministros son los contrayentes y no el sacerdote quien bendice la unión y recibe por la Iglesia sus votos (CDC, canones 1057-1061; 1108, 144, sino en contra del Papa pues el 27 de marzo de 2017 “el Santo Padre, a propuesta de la Congregación para la Doctrina de la Fe y de la Comisión Ecclesia Dei, ha decidido autorizar a los Reverendísimos Ordinarios a que concedan las licencias para asistir a los matrimonios de fieles que siguen la actividad pastoral de la Fraternidad”.
La Arquidiócesis de Chihuahua, o al menos el vocero de la misma desobedece al Papa, pues “A los Prelados de las Conferencias Episcopales interesadas” fueron dirigidas estas palabras: “Este Dicasterio confía en Su colaboración con la convicción de que con estas indicaciones no sólo se podrán remover los escrúpulos de conciencia de algunos fieles unidos a la FSSPX y la falta de certeza sobre la validez del sacramento de matrimonio, sino que al mismo tiempo, se avanzará hacia la plena regularización institucional.”  (Carta de la Pontificia Comisión “Ecclesia Dei” a los Prelados de las Conferencias Episcopales Interesadas acerca de la licencia para la celebración de los matrimonios de los fieles de la Fraternidad de San Pío X”
?Dicho lo anterior, conforme a la verdad y la justicia, aquellos que hemos recibido algún sacramento o regularmente viven su vida cristiana como fieles de la FSSPX, exigimos sea reparada la calumnia mediante una aclaración pública de estos asuntos. El vocero de la Diócesis decía que faltaba mayor formación y sus palabras lo evidencian, señalaba que los mencionados desconocen al Papa pero en realidad es él quien no está siguiendo lo que Roma ha decretado.
Esperamos de Ustedes una aclaración y pública disculpa, dado que eso es lo que debería hacer un buen crisitano.
?Rogando, de la intercesión de la Siempre Virgen, Santa María de Guadalupe, Madre del verdadero Dios por quien se vive, la protección de nuestra amada Diócesis y en espera de pronta y justa respuesta.
¡Viva Cristo Rey!
M.A.S. José Luis Flores Quiñónez.
Q.F.B. Omar Loya Fierro.
Ing. Pedro Meléndez.
Psic. Arturo Díaz.

Por: Redacción

Notas recientes

Facebook
Comentarios