El efecto Dominó Social

 

Por: Alicia Soto

Correo: alysotoc@gmail.com

Facebook: @alysotopsicologa

El efecto domino es originalmente una la reacción en cadena, que sucede cuando una ficha de domino alineada a otras fichas cae, y en consecuencia el resto de las fichas caen a su vez; pero en psicología este efecto se refiere a una secuencia enlazada de acontecimientos donde en tiempo entre acontecimiento sucesivos es muy corto.

Hay ocasiones en las que este efecto se considera negativo, por ejemplo: tu despertador no suena, se acaba el agua caliente y el auto tiene vacía una llanta (suena espantoso ¿verdad?), pero de la misma manera este puede ser positivo: te despiertas descansado, preparas tu desayuno favorito y todos los semáforos te tocan en verde (suena mucho mejor).

Aunque este efecto suele presentarse de manera particular, hay ocasiones en que se presenta de forma colectiva. Por ejemplo, durante las últimas semanas – que los correcto sería durante los últimos años – la inconformidad, el desagrado, el rechazo, e inclusive el odio han sido protagonistas de nuestras redes sociales.

Lamentablemente nuestro estado – en general en nuestro país – se caracteriza por la desaparición de personas, principalmente mujeres y niños. Vivimos en la sombra del miedo y desesperación; pero además hay otros sentimientos antagónicos que envenena a las familias mexicanas: el escepticismo, el odio y la intolerancia.

Es tan común ver noticias de personas desaparecidas, que inclusive dudamos cuando vemos la alerta Amber de algún adolescente (por ejemplo), de si realmente desapareció o si se fue por su voluntad. Comentarios como: seguramente se fue con el novio, seguramente se fue con los amigos, ojalá los papas le pongan una buena regañada, etc. Pareciera que preferimos que los chicos nunca aparezcan a que aparezcan sanos y salvos.

Y como si esto no fuera suficiente, existen personas que aprovechan las desgracias, para hacer memes, chistes o cualquier cosa que desvalorice el sufrimiento de los demás, o por otro lado, surgieron los retos de desaparecer por un 48 horas, como si un problema real que nos acontece fuera un simple juego.

De tal manera que las personas, comienzan a perder empatía. Les desinteresan los problemas sociales, e inclusive a muchos les molesta, que las noticias expongan a las personas que sufren.

Lo lastimoso de todo esto, es que este sentimiento crece como efecto domino. Es cuestión de que una persona, crea que la madre de la persona desaparecida es directamente la responsable, para que otros adopten ese pensamiento. O que descalifiquen la búsqueda de una adolescente, para que otros resten importancia a su desaparición.

Somo seres humanos únicos e irrepetibles; así que es imposible coincidir 100% en el pensamiento colectivo, pero cada vez es más común simple y sencillamente seguir a las masas sin criterio propio, que detenernos un segundo a analizar nuestra postura. El odio, la intolerancia y el desprecio no nos regresaran a las personas perdidas y tampoco sirven para cambiar las cosas.

Soy una fiel creyente que las intenciones nunca son suficientes, si no están protagonizadas por acciones. Si no te gusta algo cámbialo. ¿no puede tú solo? Únete a otros que piensen como tú. Pero todo a través de la vía correcta y no usando la crítica y el odio como factores de cambio. No queremos más violencia en nuestro país, pero la atacamos por la misma vía ¿acaso eso tiene sentido? No permitas que el efecto dominio de las personas que odian y son intolerantes te afecte.

Por: Alicia Soto

Correo: alysotoc@gmail.com

Facebook: @alysotopsicologa

La Gente Opina

Facebook
Comentarios