Cotejo y valoración de conceptos como oclocracia, tecnocracia, deptocracia y oligocracia en el contexto actual

Jacinto Gómez Pasillas

 

El México del Siglo XX evoluciona de la Dictadura Porfirista a un Estado Democrático, a partir del triunfo de la Revolución Mexicana como la primera Revolución Social en el mundo y después del periodo del Usurpador Victoriano Huerta, las facciones revolucionarias van evolucionando en sus disputas para integrar un sistema político y una estructura de gobierno que preside el desarrollo político, económico y cultural del país y la conformación de una sociedad en constante crecimiento  demográfico y mejoramiento  de sus niveles de vida, que transita de una sociedad rural a una sociedad urbana que a mediados del siglo se integra con una estructuración de clases sociales emergentes a partir de una población rural  decreciente que emigra a las ciudades como centros del desarrollo económico en que emergen las clases medias como segmentos mayoritarios de la población económicamente activa y el surgimiento de una clase social acomodada que se configura por un segmento empresarial pujante que acumula y controla el Sistema Económico Comercial, Fabril y de Servicios y un segmento de liderazgos políticos, gremiales y de administradores del gobierno (alta burocracia) que controlan el Sistema Político.

De la interacción de estos segmentos sociales, de sus alianzas, desencuentros y conflictos de intereses, y de la desigualdad social y regional que aumenta y se agudiza conforme se da el crecimiento y desigual desarrollo regional de México y la concentración de poder en las élites que se configuran como posesionarias de las instituciones del Estado y de sus instrumentos de manejo político y económico; se derivan una serie de situaciones y realidades como la pérdida gradual hasta casi desaparecer del fenómeno positivo de permeabilidad social y tránsito a estadios superiores en nivel económico y de bienestar  entre los sectores sociales populares y de clase media y los sectores sociales de mejor ubicación y progreso personal; la pauperización de las clases medias y el crecimiento de la pobreza general y su peor manifestación de la pobreza extrema; y por otro lado la creciente concentración de la riqueza y el ingreso ya no en el 10% de la población, como mañosamente lo afirman ciertos analistas de la economía, sino en un estamento privilegiado de 500 a 1000 personajes (.1%) o poco más. No es lo mismo la prosperidad ganada con su esfuerzo de medianos y grandes empresarios que la desmedida y creciente acumulación de riqueza de un pequeño conjunto de potentados (dicho sin ánimo peyorativo). Agreguemos a lo anterior la creciente y cada vez más abierta y sin freno –corrupción de la “alta Clase Política” que en los últimos sexenios se agudizó notoriamente.

Estos y otros factores de diferente orden, como los avances tecnológicos que posibilitan la mayor información y comunicación del ciudadano común, explican en gran parte el creciente deterioro de la credibilidad de la “alta clase política y Económica”, y el repudio generalizado a los Partidos Políticos y grupos de control gremial y social (no solo sindicatos obreros y patronales).

Explica también en buena parte él porqué la irritación social detonó en las elecciones del pasado 1° de julio.

Esto se da, después de un largo proceso de agudización de las condiciones de desigualdad social, asociado al balance General negativo de 36 años de sucesivos gobiernos tecnócratas que desde los principios y fundamentos del Neoliberalismo, desarrollaron políticas de avance económico cuyo pero en sus resultados, fue mayor riqueza nacional concentrada en su mayor parte en manos de estamentos privilegiados de control y acaparamiento del control político y de la riqueza nacional producida bajo el esfuerzo de todos los sectores laborales y productivos de la sociedad.

Recordemos el ejemplo de un análisis prospectivo el cual concluye que a las personas y familias con situación de pobreza y/o de condiciones mínimas de bienestar les llevaría el transcurso de varias generaciones (como mínimo 4 a 5) sólo para ascender uno o dos escalones en los niveles bajos de clases medias.

Es en este marco referencial de la realidad actual de nuestro país, que debemos asumir la  “polarización” que acusan voceros y analistas identificados con el status creado en todo un continuo proceso histórico-político, en el cual se conformarán estos “ nuevos” segmentos de población (que no clases) privilegiados; explicándola como un fenómeno generado por las declaraciones y proyectos del próximo gobierno, que consideran atentatorios de la estabilidad económica del país y del orden institucional vigente (establecido por dichos grupos) y los satanizan como generadores de un posible caos social y económico nacional.

No asumen que las circunstancias presentes se dan en un ambiente de inconformidad ciudadana  generalizada (la llaman “rencor social”) que confunden como polarización; así como de exigencia de cambios a fondo en las prácticas de gobierno y en las estructuras y reglas del juego “institucionales”, para una transformación auténtica del Sistema Político Mexicano, que solucione y desactive el polvorín de esa inconformidad creciente, antes de que derive a una verdadera explosión social.

Son las prácticas y políticas de gobierno acumuladas en esos 36 últimos años de administraciones públicas de diferente signo, pero hermanadas en sus fundamentos neoliberales; las que asociadas a la corrupción, la ineficiencia, los abusos de poder y los escasos resultados en el  combate a la desigualdad y la pobreza, generaron la polarización social de la que acusan directamente a un nuevo gobierno que aún está por probarse y acreditarse en resultados, e indirectamente a la gran mayoría ciudadana que en las elecciones del pasado 1° de julio, otorgó una fuerte e inédita legitimidad de origen y “bono democrático” a esa nueva administración del Estado Mexicano.

Es también en este marco referencial, que hago  el comentario sobre  formas de gobierno; para referirme a diversas opiniones editoriales que quieren encasillar “a priori” a el nuevo gobierno, clasificándolo (peyorativamente) como una OCLOCRACIA:

Repasemos al respecto

OCLOCRACIA, se define como el “gobierno de la muchedumbre” y se considera como una degeneración de la democracia, al estilo  (valgan como ejemplo) de las primeras formas de ejercicio de la Democracia en la Grecia Antigua; o de la primera  forma de gobierno surgida de la Revolución Francesa en el siglo XVIII.

La primera referencia a la OCLOCRACIA es del pensador de la Grecia Antigua, llamado POLIBIO, en su teoría de la anaciclosis (teoría cíclica de la sucesión de los sistemas políticos, aludida después por el pensador Renacentista N. Maquiavelo).

No es válido confundir gobierno de la muchedumbre con la Democracia Participativa como una caracterización positiva de la Democracia Mexicana, por la participación proactiva de la ciudadanía en la toma de decisiones de gobierno fundamentales, a través por ejemplo del procedimiento de consulta.

TECNOCRACIA: Se define como el “gobierno de los técnicos” El tecnócrata se identificó como el profesional de posgrado que usa el método científico para resolver los problemas sociales y políticos de una sociedad y que favorece la acción orientada a resultados y basada en datos empíricos, apartándose de los enfoque económicos y políticos tradicionales y basados en principios ideológicos.

CLEPTOCRACIA: Se define como el establecimiento y desarrollo del poder basado en el robo de capital, institucionalizando la corrupción y sus derivados como el nepotismo, el clientelismo político, el peculado, y otras prácticas; de tal forma que estas acciones delictivas quedan impunes debido a que todos los sectores y niveles del poder van encadenándose en los actos de corrupción, desde la administración pública, la justicia y todo el sistema político y económico.

OLIGOCRACIA: Se define como la forma de gobierno en la cual el poder es ejercido por un grupo reducido y cuasi-cerrado de personas pertenecientes a una misma clase social de élite que incorpora o se acompaña por un conjunto de empresarios acaudalados que suelen actuar en conjunto para defender sus intereses y privilegios.

En nuestro país, se desarrolla una clase Tecnócrata formada por profesionales de pos-grado formados en el extranjero (sobre todo en  USA) en los principios políticos y sobre todo económicos del Neo-Liberalismo y sus escuelas económicas, que primero desde segundos y terceros niveles de administración influyen en la orientación de las políticas de gobierno y luego acceden y se apropian del gobierno en sus más altos niveles para manejar el país durante 36 años  (desde 1982) en los cuales lograron un gran desarrollo económico a costa de una creciente desigualdad social y de distribución de la riqueza, fracasando en los grandes objetivos de combate a la corrupción y a los problemas de la pobreza y la marginación (crecientes en esos 32 años); con buenos resultados macroeconómicos, pero pésimos resultados microeconómicos. Agreguemos a esto que en sus políticas de gobierno, los sucesivos gobiernos de 1982 a la fecha fueron derivando a prácticas de corrupción generalizada, ejercicio oligárquico del poder y a una red plutocrática insertada en todos los niveles de gobierno y poder del Estado.

Desde luego que en esta evolución de los sucesivos gobiernos ha habido muchas honrosas excepciones que desafortunadamente no lograron cambiar el balance de gobiernos que derivó a los resultados electorales del 1° de julio pasado.

Hay que recordar que México es una República Democrática, Representativa y Federal. Que nuestro Sistema Democrático está sustentado en una doctrina enfocada en la búsqueda y mejoramiento del bienestar y progreso equitativo de la sociedad y sus integrantes.

Que el Estado Mexicano debe estar inspirado en el compromiso de servicio eficaz a la sociedad en todos sus segmentos de población y de respeto a los derechos individuales y colectivos; entre las múltiples obligaciones de los poderes del Estado y los órdenes de gobierno de servir y responde a los mandatos de la sociedad con una gobernanza efectiva y de resultados.

Y que nuestra Democracia debe transitar (así debe interpretarse parte del mandato electoral) de ser una Democracia Representativa a ser también una Democracia Deliberativa y Participativa para incorporar a los ciudadanos en el acompañamiento de la toma de las decisiones que sean transcendentales para el bienestar colectivo y la superación de la problemática nacional.

Estos comentarios quieren abonar no a la defensa individual o colectiva del nuevo gobierno, sino a su derecho de probarse en el ejercicio de una gobernanza que pueda acreditar en la puesta en práctica de proyectos y acciones, así como en los resultados que se obtengan en su ejercicio sexenal, el grado en que responderá y cumplirá a las expectativas de la sociedad. De ahí la necesidad de nuestra corresponsabilidad como ciudadanos de ser coadyuvantes y críticos constructivos y propositivos; por encima de las pasiones ideológicas y políticas.

Jacinto Gómez Pasillas

 

Notas recientes

Tips al momento

Adiós y hola de nuevo a los ambulantes...

Hay quien interpretó como el cumplimiento de la palabra empeñada al hecho de que los ambulantes que durante la semana pasada se instalaron en la Plaza de Armas, se retirasen puntualmente este 10 de diciembre, nada más que ahora los puede usted encontrar sobre el corredor comercial Libertad.

Y al respecto al único que parece importarle la imagen urbana, el aseo del Centro Histórico, el libre tránsito de los peatones es a Carlos Fierro, presidente de Canaco en Chihuahua quien al parecer ya tomó este asunto casi como cosa personal pues ya dejó claro que no dejará el tema y continuará presionando para que la presencia de comerciantes ambulantes no se observe en el primer cuadro de la capital, lugar de recreación y convivencia de los chihuahuenses.

Además habría que considerar que este tipo de comercio no genera impuestos y perjudica la imagen de la ciudad y sus habitantes, se traduce en la utilización de espacios públicos para buscar el beneficio unilateral, donde evadir el cumplimiento de las reglas que otros sí acatan parece la norma y la constante...

Ver todos los tips

La Gente Opina

Facebook
Comentarios