La paradoja del miedo

Por: Alicia Soto

Correo: alysotoc@gmail.com

Facebook: @alysotopsicologa

Esta semana, -coincidentemente – varios de mis pacientes manifestaron un sentimiento latente: Miedo. Miedo a enamorarse, miedo a reprobar, miedo al fracaso, e inclusive miedo a la muerte.

No debería ser algo sorprendente, teniendo en cuenta que el miedo es tan natural como respirar; sin embargo, ellos ya no eran dueños de su miedo, lo habían dejado crecer tanto, que su funcionalidad de supervivencia había perdido sentido.

Sentir miedo de manera irracional, vuelve realidad nuestras peores pesadillas, irónicamente cuando todos nuestros esfuerzos son escapar de ellas.

Las personas que temen profundamente ser lastimas –emocionalmente -, huyen tan desesperadamente del amor, que terminan estando solos; ignorando que su soledad puede hacerles más daño que una decepción amorosa. John Green escribió en su libro “the fault in our stars” la frase: “No puedes elegir si van a hacerte daño en este mundo, pero sí eliges quién te lo hace”, es decir, creo que todos estamos expuestos a ser lastimados emocionalmente y tratar de evitar que ello suceda puede ser un trabajo infructuoso, de manera tal que es más conveniente arriesgarte a ser lastimado, que vivir toda la vida preguntándose que hubiera sido. Siempre les digo a mis pacientes que es más sencillo trabajar con un corazón roto, que uno suspendido.

De igual manera, si nuestro miedo está más relacionado al fracaso, evitará que tomemos ciertos riesgos en nuestra vida, que en cierta forma impedirá que fracasemos pero al mismo tiempo evitará que tengamos éxito. Si quiere un ascenso en el trabajo, pídelo; lo único diferente a tu situación actual es que te lo den, si te lo niegan no pasa nada – de igual manera no lo tenías – aunque no lo consigas te quedará la satisfacción de haberlo intentado.

Ahora, el miedo a la muerte es más complejo, partiendo del hecho natural de que todo morimos. Las personas que tienen un constante miedo a morir, regularmente son personas que paradójicamente evitan vivir: no salen, no conviven, se pierden de las vacaciones familiares, de las fiestas con los amigos, del estreno de su película favorita, de los conciertos, de los paseos en bicicleta, de los días de campo y de todas aquellas nuevas experiencias, las personas que tienen tanto miedo de morir, son aquellas personas que hace tiempo dejaron de vivir y solo sobreviven.

Como dije -y como ya sabemos- todos en algún momento vamos a morir, es algo que no es posible evitar, y a la vez tan impredecible que lo único que tenemos seguro es este momento; de tal manera, que si único momento de vida seguro que tenemos es este, lo debemos aprovechar al máximo, ya que los momentos en los que no se ríe, no se ama, no se aprende, o no se ayuda, son momentos desperdiciados. Vivir con miedo a la muerte es igual, es igual o peor que morir antes de tiempo.

Así que no vivas con el constante temor de que algo malo te vaya a pasar, porque entonces nada bueno te pasará.

 

Por: Alicia Soto

Correo: alysotoc@gmail.com

Facebook: @alysotopsicologa

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios