Trilero y superdelegado

Trilero y superdelegado

Jorge Camacho Peñaloza

@Camacho_Jorge

 

“El trile es un juego de apuestas callejero que consiste en adivinar en cuál de los tres posibles sitios está escondido un objeto que previamente se ha mostrado y se ha movido de sitio varias veces con rapidez”. En este juego siempre gana el trilero, excepto cuando alguien del público, previamente en complicidad con aquél, adivina en donde se encuentra el objeto. Los cómplices se utilizan para animar las apuestas de los incautos espectadores, habitualmente turistas extranjeros. La designación de los superdelegados incomoda por varias razones. Algunas ya han sido debidamente registradas, vinculadas a la limitación del poder de los Gobernadores, a la injerencia del Ejecutivo Federal en las autonomías de los Estados, etcétera. Poco se ha insistido o, mejor, no se ha insistido con la claridad que amerita el caso que muchos superdelegados son cómplices del trilero, al servicio de su tramoya.

            Este es el caso del delegado de Chihuhua Juan Carlos Loera de la Rosa. No deja de ser un sarcasmo que alguien que reside en el país vecino, en la ciudad de El Paso (Texas), represente en Chihuahua al Gobierno Federal. Imagino que debe ser fácil hablar del Estado o de una de sus ciudades o de todas sus ciudades sin padecer los problemas a los que los chihuahuenses se efrentan día con día. No es lo mismo exigir seguridad porque lo dicen los periódicos que exigirla sufriendo la inseguridad; tampoco es lo mismo reclamar el servicio municipal de basuras que hacerlo sin saber ni siquiera qué es. En unos casos, asiste la razón y la autoridad; en otros, únicamente un interés que no reside en la eficiencia del camión de la basura, sino en conservar el puesto.

            Juan Carlos Loera de la Rosa fue en 2016 candidato a Presidente Municipal de Ciudad Juárez por MORENA, perdiendo ante el independiente Armando Cabada Alvídrez. En este año fue electo diputado federal plurinominal. Acaba de solicitar permiso al Congreso para ocupar el cargo de coordinador del Estado de Chihuahua de Programas Sociales. Es decir, el diputado con licencia representa desde ya al Gobierno Federal en Chihuahua. En este caso, el trile consiste en aparentar trasparencia y equidad de alguien cuyas más recientes actuaciones están vinculada no sólo con la política sino con el partido MORENA.

Para hacerse con cierta legitimidad, es necesario que el ejecutivo estatal, el legislativo, el instituto estatal electoral y el resto de partidos hagan como que no tiene las ambiciones para presentarse a las próximas elecciones a la gubernatura, sabiendo todos ellos que será el candidato por MORENA, como lo sabe no sólo MORENA y López Obrador, sino el propio Loera de la Rosa. Lo que se viene es la actividad de un personaje involucrado con las necesidades sociales de Chihuahua, pero que no invertirá ni tiempo ni dinero público en su candidatura; el quehacer de un individuo que en absoluto trabajará para consolidar sus posibilidades en las siguientes elecciones; la tarea desinteresada de un ciudadano cuya labor no entra en conflicto de intereses con terceros.

            La pelolita rueda de cubilete en cubilete sin que nadie exclame: ya sé donde está. Lo paradójico es que todos sabemos donde se encuentra, porque lo desveló Andrés Manuel López Obrador. Casi tres años quedan para las siguientes elecciones a Gobernador en Chihuahua. Loera de la Rosa es el designado a la gubernatura como candidato de MORENA porque ha sido elegido por Andrés Manuel como superdelegado. Ahora sólo resta esperar a que el ejecutivo Estatal, el legislativo, el instituto estatal electoral y el resto de partidos, inmovilizados por el temor o desconcertados por el descaro, hagan como que no saben en qué cubilete está la pelolita. Pero en democracia es necesario exhibir presuntos abusos y denunciar presuntos excesos. El Estado tiene recursos de todo tipo para garantizar unas elecciones limpias y equitativas. El trile no es un juego limpio ni equitativo porque siempre gana el trilero. Unas elecciones no son juego de trile. 

Jorge Camacho Peñaloza

@Camacho_Jorge

Tips al momento

Extrapolar la competencia para 2021

La disputa evidente por el poder al interior de Morena entre la presidenta nacional, Yeidckol Polevnsky y el senador Ricardo Monreal, podría extrapolar la competencia electoral en Chihuahua en 2021, tan sólo ver lo que ocurre en Puebla donde están a punto de hacer crisis las diferencias, próximo a replicarse el fenómeno en Baja California.

Ambos personajes traen a sus respectivos perfiles en la búsqueda interna del control político y aunque no se sabe quién sería el alfil de Yeidckol Polevnsky para la sucesión del 2021, sí se advierte que Monreal tendría esperanza y apoyo en la figura del Senador, Cruz Pérez Cuellar; lo que abre sin duda el jaloneo de los grupos por los gobiernos estatales.

Ver todos los tips

Notas recientes

Facebook
Comentarios