Crítica y prejuicios. Poderes fácticos y comentocracia

Crítica y prejuicios. Poderes fácticos y comentocracia

Jacinto Gómez Pasillas 

Las elecciones federales del pasado 1° de julio y el periodo de transición para el relevo de los Poderes  Ejecutivo y Legislativo de la Federación (5 meses) ¡de casi medio año!, potenció en lugar de disminuir  las descalificaciones, prejuicios, noticias falsas y medias verdades, que de disputa electoral fueron derivando a disputa  política y de polarización social en la cual se afianza la concertación de acciones y declaraciones de grupos de poder y de presión cuya clara intención es establecer un “ control de daños” y un acotamiento en su capacidad de gobernar a la nueva Administración Gubernamental; argumentando que el resultado electoral del 1° de julio de 2018, provocó un desequilibrio de la Democracia Mexicana entre “ pesos y contrapesos” para limitar (en realidad controlar) y moderar a los poderes Ejecutivo y Legislativo y “ evitar que abusen del mandato que la mayoría ciudadana les otorgó. En realidad el propósito es la defensa del “Status Quo” y el mantenimiento de líneas políticas que la sociedad en sus segmentos mayoritarios rechazó, poniendo en peligro (según ellos) lo que históricamente en México ha sido una razón principal de las contiendas políticas desde el inicio del México Independiente hasta la época actual, que son “los fueros y privilegios”.

Sobre esa base argumental se ha dado la confluencia de esos grupos para buscar constituirse en “contrapesos” sociales, o económicos y políticos que buscarán modificar y poner (“orientando a la ciudadanía”) contrapisas al nuevo gobierno en sus objetivos de convertir las promesas de campaña en políticas y programas de gobierno acordes al objetivo de que el cambio de gobierno sea el inició de un cambio de régimen político que signifique una gobernanza acorde a las expectativas y exigencias de la sociedad, transformando el “ Modelo Político Mexicano” para dar fin al esquema de políticas neoliberales y fortalecer la vigencia de una “ Democracia Participativa”. Así observamos cómo se ha dado la convergencia de los grupos de presión económica directamente a través de sus cúpulas gremiales y de sus representaciones de “ Sociedad Civil” con personajes que en diversos medios de comunicación nacional (de Prensa escrita, Radio y T.V.) constituyen el llamado “Círculo Rojo” de comunicadores  que de una crítica más o menos objetiva, han derivado a una incipiente “Comentocracia” dedicada sistemáticamente a los señalamientos parciales y negativos que amparados en la libertad de expresión buscan debilitar la gobernanza de la nueva Administración Pública del país y divorciarla del apoyo social evidente.  Se han autoerigido en Censores del Gobierno.

Aquí cabe recordar el significado de la palabra CRÍTICA, como la opinión, examen o juicio que se formula en relación a una situación, servicio, propuesta, persona, objeto o acción.

El vocablo deriva de la palabra CRITERIO, y es la acción de discernir la verdad.

La crítica es acción del intelecto crítico, expresada como opinión formal, fundada y razonada, necesariamente analítica, para que pueda establecer o determinar una verdad.

De otra manera, la crítica pierde su carácter de opinión o juicio, y se convierte en un prejuicio y pierde por tanto su objetividad y validez.

Este es el problema de muchos comentócratas en sus “afirmaciones críticas”.

La crítica puede ser positiva o negativa, según considere o no plausible (aceptable, válido, lógico y/o creíble) al sujeto, objeto o acción a que se dirige.

Para que se considere trascendente y útil socialmente, la crítica debiera ser constructiva y propositiva; es decir, el señalamiento o juicio debe ser objetivo y acompañarse (sin ser éste un requisito) de la sugerencia que ayude a mejorar o corregir lo señalado.

También hay que destacar la importancia de la AUTO-CRÍTICA, que es el reconocimiento de los propios errores en el comportamiento del individuo y/o en el desempeño del funcionario, dirigente o representante público o privado.

Este, que es un elemento fundamental de la gobernanza; se ha encontrado ausente en los diferentes poderes y niveles de gobierno de nuestra época lo que ha provocado no solo errores y fallas de gobierno, sino alejamiento y pérdida de confianza y credibilidad ante la gente. Es uno de los factores que detonó el distanciamiento de gobiernos y ciudadanía.

Podríamos concluir que tan malas son como prácticas de comunicación y comportamientos social y político, la CRÍTICA FALAZ Y SESGADA, como LA CARENCIA DE AUTOCRÍTICA y evaluación de su desempeño por el funcionario o gobernante.

Ante la Crítica Falaz y sesgada de algunos comentócratas, los ciudadanos debemos estar alertas para repudiarla y procurar siempre el “Leer entre Líneas” como una práctica útil para formarnos criterio sobre lo que leemos o escuchamos.

Y ante la falta de AUTOCRÍTICA que ha caracterizado en sexenios anteriores a Gobernantes, Ex-gobernantes, Representantes y Dirigentes, igualmente debe la ciudadanía estar alerta, y los integrantes del nuevo gobierno “vacunarse” política y socialmente para no caer en lo mismo.

Ha detonado un asunto muy serio y que puede ser grave, ante las resistencias al cambio y porque involucra al Poder Judicial Federal en un ejercicio de arrogancia y confrontación con los poderes Ejecutivo y Legislativo. Lo comentaremos en la siguiente colaboración.

 

Jacinto Gómez Pasillas 

Notas recientes

Facebook
Comentarios