Corrupción y transfuguismo

Jorge Camacho Peñaloza

@Camacho_Jorge

 

Los medios nacionales informaron de la detención de Manuel Marcelo González Tachiquín el martes 8 de enero, secretario particular y de Educación del ex gobernador César Duarte, acusado de participar en el desvío de recursos públicos que asciende a 23 millones de pesos.

No se trata de la judicialización de la vida política, sino de la aplicación de la justicia que habrá de pronunciarse en un sentido u otro. Muchos servidores públicos se amparan en la supuesta judicialización de los políticos para no asumir sus responsabilidades cuando ejercían sus cargos.

En realidad, no comprenden que los excesos y presuntos delitos cometidos desde sus investiduras no sólo desprestigian injustamente a todos los servidores públicos, sino que dividen y enfrentan a la sociedad. La falta de honestidad de aquellos a quienes se les encomienda el gobierno tiene incalculables repercusiones, siendo la menor de ellas el tiempo que, si se prueba su culpabilidad, pasen en prisión.

La sospecha y la desconfianza, la suspicacia y la reserva operan como desintegradores de un entramado social cada vez más disperso. Esta situación se vuelve en contra de los que detentan el poder, puesto que cualquier llamado a la ciudadanía lo reciben oídos sordos.

Los desmanes terminan por desautorizar a los cargos mismos: ya no es si esta persona hace bien o mal su trabajo, si es competente o incompetente en el cumplimiento de los deberes del cargo; sino que el Gobernador hace mal su trabajo porque es Gobernador, o tal Secretario es ineficaz no por llamarse de determinada manera sino por ser Secretario.

Lo preocupante es el desgaste de los puestos de autoridad cuya consecuencia es el desprestigio de la democracia. La irresponsabilidad en el cumplimiento de los cargos públicos debilita a los gobiernos estatales y locales frente a la federación, incapacitádolos para exigir lo que requieren sus ciudadanos. Lo sembrado es lo que ahora se está recogiendo.

            Sucede también que quienes presuntamente delinquieron en el ejercicio de sus cargos, sin garantía absoluta de impunidad, preparan su salida acercándose a partidos políticos distintos de aquellos con los que llegaron al cargo. Despliegan estrategias de aproximación y acercamiento a la oposición para que los integre en sus filas.

No pocas veces terminan formando parte del partido que los combatió o que combatieron. El transfuguismo es desastroso en una democracia. Permitirlo evidencia la ausencia de principios y convicciones, doctrinas e idearios, de los diferentes partidos.

Toda una puesta en escena en que la apariencia está siempre al servicio de los mismos: ayer en el PRD, hoy en el PRI, mañana en el PAN y pasado en MORENA. La complicidad de los partidos con estas prácticas está fuera de duda porque no han puesto un alto y todo indica que no lo pondrán, pues apenas hay excepciones a este modus operandi.

Con todo, el cortejo a otras opciones políticas por parte de quienes concluyen su desempeño en cargos públicos no deja de ser una maniobra para apuntalar su impunidad y blindarse fernte a la sociedad a la que se deben.

            Hay todo un aparato político que, igual que encubre los excesos de unos, vela por la inmunidad de otros al amparo de su militancia en otras alternativas políticas. La irresponsabilidad y el transfuguismo político están dejando a México sin democracia, es decir, sin una disidencia legítima y autorizada para ejercerla.

Ante estas circunstancias, el ciudadano, cada vez más desamparado, se revuelve en contra de unos “representantes” que sólo se representan a sí mismos, olvidando en el mismo momento de protestar el cargo a aquellos que los votaron. La crisis de nuestra democracia es una crisis moral, la decadencia de nuestra clase política se debe a la ausencia de ciudadanos en los partidos.

Jorge Camacho Peñaloza

@Camacho_Jorge

 

Tips al momento

En Empleo ¿Cómo tratan los números a Chihuahua?

Cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social indican que el número de empleos formales generados en Chihuahua durante marzo 2019 registró una disminución de 0.3 por ciento en comparación al mes anterior, lo que equivale a 2 mil 623 puestos laborales

Chihuahua ocupa el octavo lugar en la generación de empleos en lo que va del 2019, superado por estados como Ciudad de México, Nuevo León, Estado de México y Baja California.

Lo que contrasta notoriamente con lo declarado por el primer mandatario respecto del crecimiento sin igual en la materia, que aunado al tema de seguridad evidenciado el pasado viernes, refleja un desconocimiento de los datos duros de cada una de las áreas.

Por supuesto no todo es negativo y habría que reconocer que pese a un panorama tan adverso en el que tan solo durante marzo se perdieron dos mil 623 empleos, al menos en Chihuahua, ya cuando se promedian los datos del primer trimestre de 2019, las cifras indican que en comparación con pasadas administraciones, se superó en 3 mil 788 la generación de trabajos formales registrados... por supuesto que ya el acumulado de tres meses cambia la cosa, todo depende cómo se quiera ver el vaso, medio lleno o medio vacío... claro que si en un solo mes se pierde una quinta parte de lo que se avanzó, pues...

La industria de la transformación fue el sector que mayor generación de empleo aportó durante marzo 2019 con 10 mil 443 puestos asegurados, le sigue el sector de Transportes y Comunicaciones con 4 mil 40 empleos y la industria de la Construcción con 2 mil 696 plazas formales.
 


Realidad Vs. yo tengo otra información

Como seguramente ud. se enteró, el presidente López Obrador fue cuestionado recientemente por el periodista Jorge Ramos sobre el tema de la seguridad en el país, y confrontó al presidente de México con cifras de sus instituciones mismas que el ejecutivo federal rechazó.

Caso muy similar se vivió esta semana cuando refirió que durante los primeros meses del año -ya en su gestión- el empleo se ha detonado como nunca antes... sin embargo las cifras le contradicen y tan solo en Chihuahua en marzo pasado la iniciativa privada reconoció la pérdida de 2 mil 623 empleos, de los cuales el 57% en Juárez y el 12% en la capital Chihuahua, mientras el titular del ejecutivo presume cifras alegres sacadas de la manga.

Es a todas luces un contrasentido a los dichos del mandatario. Es el primer mes -distinto a diciembre, que es cuando siempre hay un descenso en los empleos-, en varios años en que nuestra entidad pierde empleos.

Sin ir muy lejos, en octubre de 2010 se registró una pérdida similar y habría que recordar el contexto de aquél entonces, en el que 3 mil 176 plazas se perdieron...

Esto refleja el nivel de falta de revisión que tiene el presidente y el descontrol sobre su gabinete, esto por un lado, por otro, que personajes como Germán Martínez director general del IMSS, quien apenas en años recientes descargaba una furiosa embestida con todo tipo de calificativos y adjetivos en contra de López Obrador considerándolo -lo menos- un gravísimo peligro para México, ahora lo engaña para que el presidente en sus mañaneras de a conocer, buscando hacerlo con bombo y platillo, que nunca la historia había habido para un primer trimestre una creación de empleos como la que estaba él informando en ese momento cuando todo es mentira, el caso de Chihuahua es preocupante no solamente porque ha sido el peor trimestre en más de 10 años sino también porque en Juárez empezaron a cerrar de la noche a la mañana maquiladoras y esto prende luces luces ámbar en el aspecto económico laboral... cuidado con el esto...

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios