Una noticia buena para el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) de los trabajadores mexicanos

Jacinto Gómez Pasillas

 

La semana pasada apareció en la prensa la noticia de que el gobierno del Presidente  Andrés Manuel López Obrador envió al congreso una iniciativa en  que plantea una flexibilización a la forma en que las Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORES) invierten el dinero de los trabajadores a través de las SIEFORES (Sociedad de Inversión Especializada en Fondos para el Retiro). Esta  nota no tuvo mucho eco, pero anuncia el inicio de una Reforma inaplazable para corregir las fallas de origen del Sistema de Ahorro para el Retiro y darle la viabilidad necesaria para garantizar una vida digna a los trabajadores en retiro, con base en sus propias aportaciones y las solidarias de patrones y gobierno; como una verdadera Institución de Seguridad Social, y no solo (así sucedió de hecho) instrumento para el manejo del enorme capital acumulado en las AFORES, como un tremendo negocio para las Instituciones Financieras Privadas.

Esta iniciativa propone convertir las SIEFORES de Sociedades de Inversión a FONDOS DE INVERSIÓN, lo cual les daría mayores atribuciones para optimizar, flexibilizar y eficientar las inversiones de los fondos de ahorro de los trabajadores incluso en pequeñas y medianas empresas y en los grandes proyectos de los Sectores Públicos y Privados, incluyendo los proyectos de infraestructura de largo plazo, dándole a la CONSAR (Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro) como Órgano Rector de este Sistema, mayores facultades para vigilar en que se invierte e incluso sancionar a las AFORES que realicen prácticas irregulares en perjuicio de los fondos de ahorro de los trabajadores. Esto significaría eliminar candados que limitan las modalidades de inversión para los actuales SIEFORES ya convertidas en las nuevas FIEFORES, para incentivar la economía nacional; no solo para las grandes empresas privadas y del Sector Público, sino para “aumentar la productividad” de las medianas e incluso pequeñas empresas (PYMES). Alejándonos de la información  técnica que refieren las propuestas de la iniciativa, esta ha sido bien recibida no solo por los expertos y analistas del Sector Financiero, sino por directivos de las mismas AFORES; entre otras razones porque:

  • Aumentará las opciones de inversión para los portafolios de estas sociedades.
  • Hará más fácil y atractivo para las AFORES invertir en empresas aunque no estén consideradas entre las más grandes.
  • Las AFORES estarán obligadas a constituir un fondo de reserva que les permita enfrentar sus obligaciones fiduciarias (con los trabajadores como fideicomitentes).
  • Estimulará la mayor competencia entre AFORES (a través de sus FIEFORES o fondos de inversión,  al abrir la posibilidad de que la comisión que cobra a los trabajadores por invertir sus fondos, se determine por el rendimiento (mayor o menor) de lo invertido en beneficio de los propios trabajadores.
  • También le da mayor flexibilidad a los trabajadores en su sub-cuenta de ahorro voluntario, para que dicho ahorro pueda ser retirado o utilizado en caso necesario.

En suma, una iniciativa de Reforma a las Disposiciones de la Ley del S.A.R. (Sistema de Ahorro para el Retiro) positiva, necesaria y alentadora del actual gobierno.

Ahora bien, sin el afán  de poner peros, es necesario que lo más pronto posible se asuman las reformas subsecuentes necesarias y se generen los consensos con los Trabajadores, el Sector Patronal y las propias Instituciones del Gobierno para solventar los problemas sustantivos de nuestro Sistema de Ahorro para el Retiro; uno de ellos (quizá el principal) que la pensión no les va a alcanzar para vivir con un mínimo de dignidad a quienes se van a retirar (este problema va a detonar a partir de 2024, si no se anticipa su resolución).

Remito al amable lector a mis colaboraciones en OMNIA de fechas 17, 24 y 31 de octubre de 2018, sobre “El peso del SAR en la realidad social y económica financiera de México”, y “Los nubarrones de tormenta” que se ciernen sobre el mismo.

Y rescato de ellas, las siguientes consideraciones:

  • Las Pensiones en México (estimadas a partir de 2024) serán de las más bajas entre los países con Sistema de Ahorro para el Retiro, de acuerdo al siguiente cuadro comparativo que muestra la tasa de reemplazo,  estimada como proporción del último sueldo:
  • Se estima que el saldo acumulado de recursos del SAR, administrado por Las AFORES, es actualmente de más de 3.3 billones de pesos.

Esto significa que de 2012 a 2018 (3er. trimestre) los recursos acumulados en el SAR y administrados por las AFORES, se han incrementado en más de 1 billón 396 mil millones, es decir un  42.3% de incremento.

  • De esta magnitud son los recursos financieros o de capital del SAR administrados por Instituciones Bancarias Mexicanas a través de sus administradoras (AFORES) e inversoras (SIEFORES).

“…Volviendo al tema específico del SAR y de la proyección de pensiones insuficientes para los trabajadores que empiecen a retirase de la vida laboral activa desde 2024; es claro que el origen del problema arranca desde las reglas para la integración de los fondos de Retiro en las más de 52 millones de cuentas individuales de los trabajadores.

Los analistas del tema COINICIDEN en las fallas fundamentales que deben atenderse para dar solución al problema:

  1. Las aportaciones bajas e insuficientes al fondo de retiro por los trabajadores, patrones y gobierno.
  2. Las comisiones altas y excesivas que cobran las AFORES por la administración de los fondos de retiro (cuentas individuales) de los trabajadores.
  3. Las limitaciones legales a la diversificación de inversiones de los fondos del SAR (carteras de inversiones) por las sociedades de Inversión de Fondos para el Retiro (SIEFORES), que limitan mayores rendimientos de dichas inversiones.

El problema esta no en la falta de propuestas serias para que el Estado afronte esta delicada situación, sino en que desde los expertos de Organismos Internacionales hasta los expertos de organizaciones privadas mexicanas, concluyen en planteamientos de solución que atienden aspectos técnicos financieros y medidas radicales, que en muchos casos vienen a ser “Medicinas de Caballo” que soslayanlas implicaciones sociales y económicas para la población trabajadora y que derivarían en el rechazo a las mismas”.

“… La viabilidad de la aplicación de sus propuestas solo será factible a través de procesos de sensibilización de las personas afectadas y de sus colectivos, que vayan directos a estos  a través de campañas de información y valoración de opciones que convenzan a los trabajadores de las bondades de esas opciones de solución en su beneficio, sin manipulaciones de entidades interesadas en sus propios beneficios.  Que las soluciones a problemas económico-sociales trascendentes para la sociedad (en sus segmentos mayoritarios) tienen que darse en procesos de aplicación gradual cuya rapidez debe conciliar la urgencia de su aplicación con las posibilidades  de asimilación (en su economía familiar) por parte de la población trabajadora beneficiada en este caso”

“… ¿Cuáles son algunas de las propuestas de solución al problema de las bajas pensiones de retiro que se avizoran en el futuro cercano?

Solo por mencionar algunas de ellas:

  1. Aumentar significativamente el porcentaje de contribución al SAR (en los fondos de retiro) de los trabajadores en relación a su salario.  La OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) recomienda que del 6.5% del salario se pase como mínimo a un 13% que vaya subiendo hasta el ¡18 % ! durante ¡ 40 años ! de aportaciones para alcanzar una pensión que vaya del 50% al 70% del último salario.

Nota: de aquí derivan otras propuestas para desaparecer (unificar) los Sistemas de Pensiones vigentes fuera del SAR, dignas de comentario en otra ocasión.

     2.-   Aumentar la edad de retiro del trabajador de 65 a ¡70! años

     3.-   Disminuir las comisiones que cargan las AFORES por “administrar”  los  fondos de 

 retiro de los trabajadores a un .90% sobre el saldo.  En mi opinión el máximo de comisión a cobrar debiera ser de .60% sobre el saldo.

 

Según las AFORES han bajado mucho, sus comisiones, desde  el 1.48% que   cobraban en promedio a 2011, hasta el 1.05 que cobran en promedio a 2017.

   4.-   Crear un sólido y atractivo esquema de AHORRO VOLUNTARIO COLECTIVO”.

“…Sin duda que deben considerarse y formar parte de una propuesta general de solución las principales propuestas que han surgido de diferentes ámbitos; pero deben pasarse por el tamiz de la realidad y plantearse por el gobierno como propuestas prudentes  y dotadas de viabilidad para generar la aceptación por parte del Sector Patronal, pero sobre todo de los propios trabajadores.

Podrían apuntarse algunos planteamientos respecto a lo anterior:

1.- Es incuestionable como un elemento fundamental para mejorar al largo plazo el monto de las pensiones en el SAR, el aumentar el porcentaje de contribución de los trabajadores a sus fondos de Retiro, pero no en la proporción que propone la OCDE, ni en un solo golpe; debería ser con incrementos anuales en un lapso de 5 a 6 añosy por parte del trabajador y de los patrones y gobierno como aportantes solidarios.

Hay que recordar que la aportación del trabajador a su fondo de retiro, está compuesta de 3 fuentes:

     -El sueldo del trabajador

     -La aportación del patrón al fondo del trabajador

     -La aportación del gobierno.

Y que la cuenta individual en el SAR  para trabajadores que cotizan al IMSS se integra por varias subcuentas: A) Retiro, Cesantía  en edad avanzada y vejez (RCV);  B) vivienda; y C) aportaciones voluntarias (A.V.) (En el ISSSTE son diferentes las proporciones).

La aportación del trabajador a su fondo es de 1.125% de su salario base de cotización.

La aportación del patrón  es de: 2% del salario base del trabajador por concepto de retiro y 3.15% por concepto de cesantía en edad avanzada y vejez, para un total de 5.15% en esta subcuenta de RCV (Retiro, Cesantía y Vejez).  Adicionalmente el empleador aporta 5% de salario base a la subcuenta de vivienda del empleado.

La aportación del gobierno es de 0.225 del salario base del trabajador por concepto de RCV; más una cuota  social adicional por cada día de salario topado para los empleados que ganen hasta 15 veces el salario mínimo.

Tanto el trabajador como el patrón pueden realizar aportaciones a la subcuenta de ahorro voluntario.  El total de aportaciones del trabajador (y obligados solidarios) es de 6.5% del salario base del empleado”.

“…Aquí cabe comentar que se podría considerar como factible el incremento gradual  de aportaciones de trabajadores, patrones y gobierno por un período sostenido de varios años hasta un máximo de tiempo determinado de común acuerdo.

Sirva como ejemplo que se podría fijar un incremento obligatorio anual de la aportación por cada individuo a su fondo de retiro de .5% del salario base, e igual proporción por parte del empleador; en un periodo de incremento de aportaciones de 6 años, lo que significaría que la aportación obligada de cada individuo a su fondo pasara de 1.125% a 4.125% de su salario y la del patrón pasara de 3.15% a 6.15% del salario base del individuo.

También el gobierno se obligaría a incrementar su aportación para la cuenta de retiro de cada persona en un .112% del salario base de cada trabajador, cada año del periodo propuesto de 6 años, para un total de .672%.

Esto significaría que al final de este periodo de incrementos pactados, la aportación total al fondo de retiro de cada individuo pasaría de 6.5 a 13.172% del salario base del trabajador.

Igual procedimiento podría pactarse para fijar un piso de incremento anual de aportaciones de los trabajadores y sus obligados solidarios, a la subcuenta de Ahorro Voluntario.

Al término del periodo pactado de 6 años, se haría una evaluación de resultados financieros y se determinaría la procedencia o no de un nuevo acuerdo de incrementos y en que proporciones.

Esto es solo un ejemplo de como podría negociarse incrementos de aportaciones que permitan al largo plazo el aumento del Fondo de Retiro de cada afiliado al SAR y que por tanto la pensión resultante al momento del retiro sea de un monto mayor al calculado actualmente o de una mayor duración.

Dicho de otra manera, que la tasa de reemplazo o sea, el porcentaje de salario que recibe un trabajador retirado, respecto al salario devengado antes de su jubilación o retiro; sea menos baja y más decorosa para la sobrevivencia del propio trabajador.  Sobre el incremento del límite  de edad para tener derecho a solicitar la pensión de retiro han coincidido varias propuesta en aumentarlo a 68 años lo cual puede ser viable si se considera el incremento gradual hasta llegar en por lo menos 3 años al nuevo límite; considerando que difícilmente  se podría pensar en aumentar más ese límite de edad, dado el promedio actual de sobrevivencia del mexicano que estadísticamente se sitúa alrededor de los 75 años. Es absurdo que haya quienes quieren alargar más el límite de edad para el retiro; quizá a esas personas habría que decirles que mejor propongan convertir el seguro de Retiro en Seguro de muerte”.

 

Jacinto Gómez Pasillas

Tips al momento

"Downgrade" a estatutos del PAN

Donde ya pusieron el dedo en la llaga fue en el Partido Acción Nacional y finalmente cayeron en la cuenta de que tendría que ser necesaria la modificación de sus estatutos para evitar que sus dirigencias, locales, estatales y la nacional brinquen a una candidatura durante su cargo, por supuesto ello tiene que ver directamente con los cambios -por no llamarlos manipulación- que hizo Ricardo Anaya Cortés a las reglas internas del albiazul y para poder contender como presidenciable en 2018.

Esta reconfiguración del tipo "downgrade" correrá a cargo de Héctor Larios, recién nombrado presidente de la Comisión para la Reforma de Estatutos y quien ya adelantó que se aprobarían las "nuevas" modificaciones en febrero próximo, lo cuál en Chihuahua repercutirá en la cancelación de cualquier aspiración de la actual dirigente estatal Rocío Reza Gallegos.

La ingeniero tampoco puede darse ya el lujo de renunciar al encargo para contender, pues ya sería el colmo, porque hay que recordarlo, era la titular de la Dirección de Desarrollo Municipal estatal, cargo que dejó para contender a una senaduría, la cuál perdió y como premio de consolación le fue dada la presidencia estatal del PAN, ya que la votación de ese proceso para algunos aún está en tela de juicio...

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios