Primera vuelta

Diacrítico Chihuahua | Primera vuelta

Jorge Camacho Peñaloza

@Camacho_Jorge

 

Con anticipación comienzan los movimientos electorales para las elecciones a la gubernatura de Chihuahua en 2021. Es digno de encomio la previsión con que las diferentes alternativas políticas empiezan a situarse. No podría ser de otra manera atendiendo a dos constantes: un Gobierno del Estado de manifiesto inmovilismo y un partido, MORENA, que da la impresión de que reducirá a la nada cualquier otra opción. El instituto del Presidente de la República se asoma como contendiente intratable e imbatible. El resto de partidos no se repone del descalabro de los comicios del año pasado y no parece que vayan a restablecerse en breve. A excepción de Cruz Pérez Cuéllar, el resto de precandidatos o candidatos se recortan sobre un panorama sombrío cuya mejor esperanza se concreta en no ser la alternativa menos votada. Nada asegura que el resto de partidos no vaya a hacer el ridículo, incluido el que ahora mismo ocupa el Palacio de Gobierno.

            Ante esta situación, podría reeditarse una gran coalición cuyo mejor atractivo, aunque no se dijera explícitamente, fuese ir en contra de MORENA. Pero el pretexto parece demasiado mezquino sin considerar las luchas intestinas entre los partidos y entre todos juntos a la hora de decidir un candidato. La generosidad no es una cualidad habitual entre los partidos políticos y los políticos. Es cierto que en dos años y medio el actual paisaje puede cambiar sustancialmente, dependiendo del desempeño de AMLO en la Presidencia de la República. Los augurios fúnebres de hoy podrían mudar en halagüeños y viceversa. No obstante, todo indica que los movimientos y estrategias no pueden esperar mucho más a riesgo de una debacle en toda regla por parte los partidos que no sean MORENA.

            A día de hoy Pérez Cuellar se presenta no ya como el adversario a batir sino como el rival al que es casi imposible vencer. La única manera de plantar cara al vendaval que se avecina es utilizar elecciones primarias dentro de los partidos, para que las campañas inicien anticipadamente y los candidatos gocen de un poco más de tiempo para que sus programas calen entre la población. No es descartable, al contrario, que el actual Gobernador, Javier Corral, eche mano de este recurso con objeto de situar al candidato del blanquiazul en situación ventajosa. Pero la maniobra quizás sea arriesgada puesto que entre los saldos negativos hay que considerar que el vencedor no sea del agrado del Gobernador o que, en la precampaña, el desgaste sea mayor a lo previamente estimado exponiendo al candidato y a su partido a un fracaso anticipado. Las primarias, siendo ejemplares en lo referente a la democracia interna de los partidos, pueden someter a los partidos a tensiones y conflictos que los vuelven inoperantes a la hora de las campañas. No es menor el hecho de que Javier Corral quiera entregar el gobierno a alguien de su confianza para asegurar su legado o lo que piensa que es su legado.

            Con seguridad, Corral ha meditado sobre todas estas y otras circunstancias que rodean las primarias, de otra manera no habría tramitado desde 2017 el proyecto en la Cámara Legislativa del Estado. Sin embargo, la iniciativa no fue recibida con especiales muestras de alegría por parte de los diputados, ni siquiera por los de Acción Nacional. A pesar de la indiferencia con que fue admitida, la razón asiste a Javier Corral. Unas primarias le permitirían a Acción Nacional y también a otros partidos contar con un tiempo de exposición pública que podría ser decisivo para el resultado de las lecciones de 2021. De hecho, a distancia, quizás sea la única maniobra que permita que gane un candidato y una opción distintos a la de Cruz Pérez Cuéllar y MORENA.

 

Jorge Camacho Peñaloza

@Camacho_Jorge

Notas recientes

Facebook
Comentarios