¿Te esfuerzas demasiado?

Por: Alicia Soto

Correo: alysotoc@gmail.com

Facebook: @alysotopsicologa

En terapia es común escuchar frases como: “estoy haciendo todo lo posible”, “me esfuerzo hasta el límite para hacer un cambio”, “he intentado de todo para conseguir pareja”… bueno, es justamente dentro de estas frases donde nace el problema.

Dedicar voluntariamente gran parte de las horas diarias a un solo proyecto (trabajo, escuela, amor, etc.,) termina agotando física y emocionalmente a una persona, y como consecuencia lejos de logras sus objetivos, constantemente se encontrara bajo mucha frustración.

El trabajo, el estudio e inclusive las relaciones interpersonales salen mejor cuando no son forzadas. Tratar de que todo sea perfecto es el reflejo de una sensación de vacío que necesita ser llenada. Para muchas personas la autoestima depende de la percepción que los demás tengan de ellas: trabajador, dedicado, responsables, constante, cumplido, etc. sin embargo, mantener este ritmo de vida suele ser fatigoso.

Las cosas comienzan a salir mejor cuando no se forzan, cuando disfrutamos de lo que hacemos y al mismo tiempo mantenemos un equilibrio entre los deberes y los placeres.

La vida no es blanco o negro, sino que está compuesta de matices y el hecho de que algo no salga como esperamos, no necesariamente significa que este mal, solo que hay que buscar enfoques diferentes. Cuando empezamos a esforzarnos menos y a disfrutar más, las cosas comienzan a tomar su curso natural.

 

Por: Alicia Soto

Correo: alysotoc@gmail.com

Facebook: @alysotopsicologa

La Gente Opina

Facebook
Comentarios