De vuelos a vuelos

Cd. de México (21 febrero 2019).- Mientras el Presidente Andrés Manuel López Obrador viajó a Nuevo León, como ya es costumbre, en vuelo comercial, los titulares de la Marina y de Sedena, José Rafael Ojeda Durán y Luis Cresencio Sandoval, se desplazaron a la base aérea del Aeropuerto del Norte en los aviones ejecutivos Challenger 605 y Gulfstream G150.

A su vez, el senador de Morena y dirigente minero Napoleón Gómez Urrutia voló a Piedras Negras en un avión Bombardier CL601 Challenger para participar en un homenaje a las víctimas de Pasta de Conchos.

Los Secretarios de la Defensa Nacional y de Marina acudieron a Nuevo León a una reunión del Gabinete de Seguridad, encabezada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

El Challenger 605 fue adquirido en 2013 a Corporación Comercial Canadiense en 27 millones 520 mil 244 dólares, mientras que el Gulfstream G150 fue comprado en 2015 a Gulfstream Aerospace Corporation en 37 millones 750 mil dólares, ambos para el traslado de altos mandos.

"Los Secretarios de la Defensa Nacional y Marina volaron en esos aviones, es un tema de seguridad nacional, de logística, no es un tema político, es de seguridad para los altos mandos, se requiere esta operatividad para sus traslados, por todo lo que implica el Estado Mayor de cada dependencia", argumentó un mando militar a REFORMA.

En 2013, la dependencia compró el avión de lujo Challenger 605, que implicará un gasto de 662.4 millones de pesos: 446.9 millones por el avión y otros 215 millones en los próximos 20 años para su mantenimiento y operación.

La adquisición fue reportada en el Segundo Informe de Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto para el traslado del ex Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos.

En 2017, la Sedena pidió a la Secretaría de Hacienda recursos con urgencia para un nuevo avión "para traslado de funcionarios de alto nivel" con un costo de mil 450 millones de pesos.

La Fuerza Aérea Mexicana no identificó marca o modelo del "activo", pero sí informó que cuesta 696 millones de pesos, unos 36 millones de dólares, rango similar al del G-150.

El avión iba a ser comprado mediante anualidades hasta 2032, con un pago inicial en 2017 de 25 millones de pesos, no obstante, el proyecto quedó en el tintero.

En enero, la empresa estadounidense Jet Lease planteó al Presidente López Obrador arrendar 35 aeronaves oficiales.

Con información de Benito Jiménez

Por: Redacción

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios