Presa La Boquilla, al 30 por ciento de su capacidad

Compartir

Por : Paulina Ogaz
16-Apr-2013 08:16 - La presa La Boquilla, la más grande del estado de Chihuahua, cuenta con 853 hectómetros cúbicos, del total de 3 millones 150 mil metros cúbicos de capacidad máxima, lo que representa el 30 por ciento de su capacidad. Asimismo, la cantidad del líquido vital cada vez baja más.

Esta población, localizada a 9 kilómetros de San Francisco de Conchos, fue creada precisamente al pie de la cortina que forma la Presa La Boquilla, también llamada lago Toronto, construida en 1920 para producir electricidad. Se trata de uno de los lagos artificiales más grandes del norte del país, pues tiene una superficie de 175 kilómetros cuadrados con capacidad para almacenar 3,150 millones de metros cúbicos de agua.

Sus características han hecho de esta extensa presa un lugar ideal para la pesca y el esquí acuático; además, se puede hacer el recorrido en lancha o en “El Colibrí”, un barco muy parecido a los viejos vapores.

Muy cerca hay otra cortina llamada El Caracol, cuya estructura asemeja un antiguo castillo medieval; se le ha dado este nombre debido a la escalera de piedra con forma de espiral que da acceso a dos de sus torres. Esta localidad también es conocida como Boquilla de Babisas y en ella se puede apreciar al venado burra.

Evelia Bañuelos Sánchez, dueña de un restaurante flotante dentro de la presa La Boquilla, comentó que tan sólo en Semana Santa su restaurante se encontraba aproximadamente cinco metros más arriba, y cada vez se dirige más al centro.

Comentó que hace dos años este local de comida se encontraba muy cerca de la actual entrada a la presa, ya que pasando el señalamiento de acceso en automóvil, se hacen alrededor de cinco minutos hacia adentro.

Familias completas llegan a esta presa para pescar y meterse a unos cuantos metros de la orilla, debido a que es poca el agua con la que cuenta.

“Yo me acuerdo cuando la presa llegaba hasta acá”, expresó otra familia que llegó a La Boquilla, señalando la marca que dejó el agua cuando llegaba a la mitad de la cortina de El Caracol. Además, comentaron que el agua que se usa para el riego de diferentes ciudades, como Delicias, ha dejado esta presa convertida en “un charco”.

Dentro de ella se pueden encontrar animales como caballos y garzas, así como este peculiar restaurante de mariscos, y decenas de familias conviviendo. Sin embargo, también se puede ver que, conforme pasa el tiempo, esta presa se encuentra cada vez más vacía.

None

|    LA MÁS COMPLETA INFORMACIÓN EN UN CLICK

DERECHOS RESERVADOS OMNIA 2014