"Ya chole" con AMLO

Una reflexión personal/Luis Villegas
luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

Todos conocemos la expresión “Ya chole” y lo que significa: ya basta, ya es suficiente o, más coloquialmente, ya estuvo bueno, ya estuvo suave; se dice que la expresión, como tantas otras, constituye un eufemismo para decir “ya chocas”.[1] Basta tener presente que los mexicanos somos muy dados a ese tipo de manifestaciones del tipo “margarita”, para no decir “madre” (a todas margaritas); o “miércoles”, para no decir que huele a miércoles (como debe oler el Cabecita de Algodón debajo de sus canas). 

Pues bien, el Presidente de la República no podía ser más despectivo, ni agresivo, ni grosero, ni corriente, que cuando, refiriéndose a las denuncias en contra de su candidato a Gobernador en Guerrero, Félix Salgado Macedonio, por agresiones sexuales perpetradas en contra de varias mujeres, dijo entre orondo, categórico y cínico: “¡Ya Chole!”.[2] 

AMLO, como es su costumbre, acusó a varios medios nacionales en lo particular —y a los medios de comunicación en general— de una supuesta campaña de desinformación; rememoró el incidente de las movilizaciones encabezadas por los colectivos de mujeres que reclamaban un alto a la violencia de género; denunció la intromisión de los conservadores en dicho movimiento; y, en síntesis, extendió sobre su favorito un manto protector que, visto cómo resuelven los tribunales federales —la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación—, dicho gesto se convierte ipso facto en absoluta garantía de impunidad. 

Se lamenta AMLO de esa persecución gratuita y dice que deben ser las autoridades competentes quienes diriman la controversia; en tanto, él puede acusar, denunciar, calumniar y vituperar, a diario, a sus adversarios, sean reales o imaginarios. 

Confío en que esta agresión a las mujeres guerrerenses no quede impune; las organizaciones de izquierda que tan activas se han visto defendiendo estupideces, como el aborto, se fajen los pantalones para denunciarla y llegar a las más altas instancias internacionales en defensa no solo de esas mujeres en lo individual, si no de los principios que subyacen detrás de su movimiento. No es la primera vez que AMLO se manifiesta como un machista, misógino trasnochado, incapaz de entender en toda su magnitud el alcance y la significación del movimiento feminista. 

Para los —y las (seamos incluyentes)—  imbéciles que pretendan defenderlo en este punto, tengamos presente lo que Denise Dresser escribió hace justo cuatro meses refiriéndose al pseudopresidente: “En ausencia de una oposición cohesiva, su sueño de poder centralizado y sin obstrucciones puede volverse una realidad. Sin embargo, hay una fuerza que ha tomado al presidente por sorpresa, y que amenaza con descarrilar sus planes y dañar su reputación. Frustradas ante la falta de respuesta gubernamental frente a la pandemia de violencia contra las mujeres –que sólo ha crecido en años recientes–, las feministas se han convertido en una espina en el costado del régimen: un movimiento singular que AMLO parece no entender, no puede controlar, y no podrá reprimir. Las mujeres en México están enojadas y con razón. En promedio, 10 mujeres mueren al día como resultado de la violencia. En 2019 hubo mil 932 víctimas, 4.9% más que el año anterior. Cada año más de 11 mil niñas entre la edad de 10 y 14 quedan embarazadas, muchas como resultado del abuso sexual, y 15% de las aprehendidas por la autoridad reportan ser violadas cuando están en custodia. En los últimos cuatro años, los feminicidios han crecido 111%. Y el encierro por covid-19 sólo ha empeorado su situación. Las mujeres ahora están confinadas con sus abusadores, lo cual ha producido un incremento sin precedente en las llamadas al 911, denunciando violencia doméstica. Ser mujer en México significa vivir en miedo perpetuo. La frustración femenina con la negligencia y pasividad del gobierno –que precede a AMLO– ha sido exacerbada por un presidente que parece impermeable y hasta desdeñoso de sus demandas […]”.[3] 

En resumen: "Ya chole" con este mentecato. 

Tips al momento

Costarían escoltas de Corral la mitad de lo recuperado por la Operación Justicia Chihuahua

Desde el centro del país aseguran que el costo de la seguridad personal que corresponde a escoltas, gasolina y vehículo blindado que solicita Javier Corral para él y miembros de su gabinete, representaría un costo de 300 millones de pesos, lo que representa la mitad del recurso que ha recuperado la Operación Justicia Chihuahua.

De 657 millones de pesos que se han recuperado por medio de acciones fiscales en la llamada Operación Justicia, la petición del gobernador Javier Corral para brindarse junto al  Fiscalía General del Estado y de las secretarías de Seguridad Pública y General de Gobierno, la petición enviada al Congreso implica el 50% del monto recuperado.

Se recuerda que el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no debe hacerse uso del presupuesto para escoltas  a exfuncionarios y si siente riesgo como todo mexicano puede acceder al protocolo de la  Secretaría de Gobernación.

Ver todos los tips
Facebook
Comentarios