UEFA rechaza iluminación arcoíris del Allianz Arena en el Alemania-Hungría

La UEFA ha rechazado la solicitud del alcalde de Múnich, Dieter Reiter, en nombre del ayuntamiento de la ciudad, de iluminar el estadio Allianz Arena con los colores del arcoíris en el partido de la tercera jornada de la fase de grupos entre Alemania y Hungría.

La UEFA recibió una carta del primer edil en el que este exponía que la petición de la iluminación arcoíris “está motivada por una decisión política que ha sido tomada por el parlamento húngaro”, que aprobó una polémica normativa que prohíbe, entre otros, hablar sobre homosexualidad en los programas escolares y que ha sido calificada de “homófoba” por la oposición progresista y por ONG internacionales.

“La UEFA entiende que la intención es también enviar un mensaje para promover la diversidad y la inclusión”, señala en un comunicado, en el que precisa que es una causa que “ha estado apoyando durante muchos años habiendo unido fuerzas con los clubes europeos, las selecciones nacionales y sus jugadores, lanzando campañas y un gran número de actividades en toda Europa para promover la ética de que el futbol debe estar abierto a todo el mundo. Y, en consecuencia, la UEFA ha propuesto fechas alternativas para la iluminación arcoíris que se alinean mejor con los eventos existentes”, explica el organismo futbolístico continental.

Insiste en que “está decidida a desempeñar su papel en el cambio positivo y cree que la discriminación sólo puede combatirse en estrecha colaboración con los demás. Como organismo rector del futbol europeo, la UEFA reconoce que tiene la obligación de unir y coordinar los esfuerzos de los aficionados y las instituciones de toda Europa, porque es responsabilidad de todos eliminar la discriminación del futbol”.

Y apunta que en la preparación de la Eurocopa, lanzó una campaña llamada “Sign for an Equal Game” “que anima a los aficionados, jugadores, clubes, federaciones nacionales y otras partes implicadas en el futbol a unirse a la lucha contra la discriminación”.

“‘Sign for an Equal Game’ es la última entrega de la campaña Equal Game, que se ha llevado a cabo durante las últimas cuatro temporadas y que tiene como objetivo crear un impacto social positivo bajo el valor principal de la UEFA, el Respeto. Su principal objetivo es concienciar a la gente de que el futbol es para todos, sin importar quiénes son, de dónde vienen y cómo juegan”.

“El racismo, la homofobia, el sexismo y todas las formas de discriminación son una mancha en nuestras sociedades, y representan uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el futbol hoy en día. Los comportamientos discriminatorios han empañado los partidos y, fuera de los estadios, el discurso en torno al deporte que amamos”, justifica.

Pero la UEFA recuerda que “a través de sus estatutos, es una organización política y religiosamente neutral. Dado el contexto político de esta solicitud específica -un mensaje dirigido a una decisión tomada por el parlamento nacional húngaro” “debe rechazar esta solicitud”.

Pese a ello, el organismo futbolístico continental propone “a la ciudad de Múnich iluminar el estadio con los colores del arcoíris el 28 de junio, el Día de la Liberación de Christopher Street, o entre el 3 y el 9 de julio, que es la semana del Christopher Street Day en Múnich (celebración del día del orgullo gay)”.

El Gobierno húngaro criticó este pasado lunes como “dañinos y peligrosos” los planes del Ayuntamiento de la capital bávara. El ministro de Exteriores magiar, Péter Szijjártó, dijo en declaraciones a la prensa de su país al margen de una reunión ministerial en Bruselas que “en la propuesta de iluminar (el estadio) se detecta claramente la intención de mezclar la política con el deporte, porque todo el mundo sabe de qué se trata”.

Para el jefe de la diplomacia húngara se trataba de algo “muy dañino y peligroso”.

En vista de la prohibición de la UEFA de iluminar la Allianz Arena con los colores del arco iris otros estadios alemanes, en Fráncfort, en Colonia, piensan hacerlo, según han informado representantes del FC Colonia y del Eintracht.

Tomado de Vanguardia

Con información de EFE

Por: Redacción2

Tips al momento

Amor con amor se paga, muy propicia la CELAC contra el "neoliberalismo"

Aseguran que los ex gobernadores como Javier Corral,. Quirino Ordaz Coppel y Jaime Rodríguez previeron las relaciones que Andrés Manuel López Obrador construiría entre China y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, que por eso se mencionaron como posibles embajadores del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, por lo que se anticipa de este encuentro en contra de los gobiernos "neoliberalistas" e incluso la desaparición de la Organización de Estados Americanos.

El mensaje de los gobiernos de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños fue duro y contundente contra las expresiones "neoliberalistas" y el apoyo de China reforzó la teoría sobre un nuevo acuerdo comercial que pondría en desventaja a Estados Unidos, los partidos financiados por la nación norteamericana en México y el país mexicano convertido en un nuevo referente de América Latina hacia el occidente.

Las mediciones de los ex gobernadores parecen más a conveniencia personal y políticas, Enrique Alfaro, Javier Corral y Jaime Rodríguez se miraban como los principales personajes de oposición, pero bastaron unas palabras con Andrés Manuel López Obrador para olvidar ofensas, lo mismo con Quirino Ordaz Coppel, Antonio Echevarría y  Claudia Pavlovich.

Quirino Ordaz Coppel va para embajador de México en España, Antonio  Echevarría, va para el gabinete y ahora se habla de  Claudia Pavlovich, del PRI.

Notas recientes

Facebook
Comentarios