Triste final de un quinquenio fallido

Una reflexión personal/Luis Villegas
luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

Por fin, a gritos y a sombrerazos, pero por fin, esto se acabó. 

Después de cinco años de conflictos, disparates, bravatas, angustias y sobresaltos, Javier Corral se va; por desgracia, Javier no tiene rancho en Chiapas (si acaso una casita en Basaseachi, que bien mirado no está lejos) y, si no me equivoco, en breve empezará a rondar por otros lares tras gente a quien fregar. La mala leche que el mesianismo produce parece un chorro infinito, ¿se han fijado? 

Bien, como ocurre siempre en estos casos, al final de una administración, quizá resultaría deseable tratar de hacer un balance; intentar, por un momento, adentrarnos en el natural claroscuro que nos depara el día a día, en la aburrida mediocridad de los distintos tonos de gris que la rutina representa, y luego del recuento, poner las cosas en perspectiva, dividirlas en negro y blanco, para luego empezar a revisarlas en sus menores detalles. Sería deseable comprender qué ocurrió en estos cinco años, cómo y por qué. Es así, pues, como dice el lugar común (aquel que no conoce la historia está condenado a repetirla), la única forma de mejorar algo, cualquier cosa, es emprender, a posteriori, una revisión de cada uno de sus elementos, de cada minucia, de cada atasco, de cada tropiezo, de cada destello, para entender las causas de yerros y aciertos. 

Pues bien, si así fuera, estas páginas permanecerían en blanco. 

Nada digno de mención ocurrió durante este lustro. Hubo, claro (de todos es sabido), altercados épicos, como los que ocurrieron al arranque de la administración, el pleito con el ICHITAIP y con el Poder Judicial, que bien habrían podido servir al güey tlatoani local para saber de qué lado masca la iguana, vistos los fiascos y el penoso ridículo que vistieron las armas del Estado y empañaron la honra del titular del Ejecutivo; pero no, como es bien sabido también, Javier es como Gabino Barrera y esa tozudez en todo lo llevó al amargo final del que los chihuahuenses somos testigos. 

De este miniapocalipsis (deuda impagable, finanzas arruinadas, alarmante desempleo, la salud y la educación por los suelos, la inseguridad rampante, etc.) medio mundo está al tanto… menos él. Así empezó y así termina su gestión Javier, endiosado consigo mismo, cantándose esa tonadilla chocante que cantaba el malogrado Paco Stanley: “Qué lindo soy, qué bonito soy, cómo me quiero, sin mí me muero, jamás me podré olvidar”. 

Lo único digno de mención, tal vez, es el desprecio público que Javier Corral demostró por todo y por todos. Perdido en el laberinto de su ego —sólida construcción de pasillos anchos y techos altos—, la realidad quedó fuera de su vida y, por ende —vistos su poder y gloria—, de la del Gobierno. Desde el primer día, con esa locuacidad malsana que le caracteriza, diosecillo de papel, Javier creyó que su palabra, como la palabra divina, es obrar. Creyó que bastaba con desear, desde la entraña, la materialización de sus sueños de grandeza para verlos transformados en obras fulgentes y cabales. 

Difícilmente podemos percibir la realidad en un atisbo. La realidad es compleja, terca, poliédrica, melindrosa, difícil y, sin embargo, a veces, muy a veces, es posible asirla en un instante, de un solo vistazo. Javier Corral se queda en nuestra memoria anclado al nombre de Silvia Mijares Zúñiga. 

Doña Silvia es la persona de limpieza de Corral en su casa de Juárez, pero su sueldo lo paga el gobierno. “Ella tiene plaza de operador de computadora en la Secretaría Particular del Despacho del Ejecutivo, e ingresó a dicha dependencia el 1 de noviembre con un salario de 10 mil 201 pesos”.[1] Así podemos resumir la gestión corralista: como un experimento ramplón y cicatero, desangelado y gris. La anémica pesadilla de un hombre enfermo de poder. 

Que se vaya, que termine de irse, que acabe, en caridad de Dios, este mal viaje. A lo que sigue. 

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/ 

Luis Villegas Montes. 

luvimo6608@gmail.com    luvimo6614@hotmail.com 

Tips al momento

AMLO desconocía acuerdo del agua y ahora Chihuahua se prepara para exentarse de cebolla contaminada

A comparación del gane que le hizo la gobernadora Maru Campos a Juan Carlos Loera para adjudicarse la medalla del acuerdo para poner fin al conflicto del agua de la federación con los productores locales, en el caso de la polémica de la cebolla, se pidió detener el tema para evitar problemas del Estado con la Federación.

Dicen que Maru Campos iba a  anticipar que Chihuahua quedará exento del problema de salmonela en las cebollas que se exportaron a Estados Unidos, pero que prefieren que la Federación sea quien lo confirme a través de CENESICA para no tener un conflicto entre Estado y Federación.

Ahora que en  cuanto al acuerdo de la SEGOB con los productores para poner fin al conflicto del agua, el presidente López Obrador dijo que se enteró por los medios, no estaba enterado.

Notas recientes

Facebook
Comentarios