Economía retrocedió un 0.2% durante tercer trimestre por “outsourcing” y aumentos de casos COVID-19

El producto interior bruto (PIB) de México retrocedió un 0.2% entre julio y septiembre frente al trimestre anterior por la caída del sector servicios, según cifras preliminares difundidas este viernes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La economía mexicana se contrajo en el tercer trimestre después de que una nueva legislación que prohíbe la subcontratación de personal afectara al sector de los servicios y que aumentaran los casos de coronavirus.

Según cifras desestacionalizadas (sin factores coyunturales por temporada), la economía mexicana marcó esta contracción intertrimestral del 0.2% debido a la caída del sector servicios del 0.6%, parcialmente compensada por el alza del sector agrícola (0.7%) e industrial (0.7%).

”El PIB interrumpió su recuperación al registrar su primer retroceso trimestral postpandemia: la estimación oportuna arroja una variación de -0.2% trimestre contra trimestre en el tercer trimestre de 2021. Las actividades terciarias (-0.6%) estarían detrás de esta baja del PIB”, indicó el presidente del Inegi, Julio A. Santaella, en Twitter.

Se trata de la primera contracción desde el segundo trimestre de 2020, cuando México impuso las restricciones más severas para hacer frente a la pandemia de covid-19.

Frente al mismo período del año anterior, el PIB creció un 4.6%, según datos preliminares del Instituto Nacional de Estadística y Geografía publicados el viernes temprano. La cifra no cumplió con las expectativas.

Si se compara con el mismo trimestre del año anterior, el sector industrial creció un 5.3%, el de servicios un 4.1% y el agrícola un 0.7%.

Mientras que en los primeros nueve meses del año el alza del PIB del 6,1 % se debió al aumento del 8,7 % del sector secundario, del 5,2 % del terciario y del 3,4 % del primario.

México suma hoy casi 290,000 fallecidos por coronavirus y es la cuarta nación del mundo por números absolutos de decesos, tras Estados Unidos, Brasil y la India.

La economía mexicana se desplomó un 8.2% en 2020, su peor contracción desde la Gran Depresión de 1932.

El PIB de México creció un 2.1% en 2018, pero tuvo una contracción de 0.3% en 2019.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) del Gobierno ha pronosticado un repunte superior al 6% para este 2021 anclado en el comercio exterior, en particular en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI), BBVA y el Banco de México (Banxico) también prevén un crecimiento similar y señalan la recuperación de Estados Unidos como uno de los factores principales.

La contracción frena la recuperación de la segunda economía más grande de América Latina, que aún debe regresar a los niveles previos a la pandemia tras sufrir el año pasado su peor recesión en casi un siglo. También complica los planes del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ha dicho en repetidas ocasiones que la economía estaba “bien” después de negarse a estimularla con un gasto fiscal adicional para ayudar a los hogares y las empresas durante el brote de coronavirus.

México aprobó en abril una legislación que prohíbe gran parte de la subcontratación de personal en un esfuerzo por combatir la evasión fiscal y garantizar que los empleadores se responsabilicen por las prestaciones. Si bien la medida ayudó a impulsar la contratación formal, al mismo tiempo perjudicó a las empresas de servicios dedicadas a la subcontratación de personal. El país también experimentó un aumento de los casos de coronavirus en agosto, lo que llevó a una inesperada contracción de la actividad económica ese mes.

La última ola de coronavirus justo después del período de vacaciones de julio limitó el gasto de los consumidores, lo que perjudicó la demanda mexicana, dijo Gabriela Siller, directora de análisis económico de Grupo Financiero BASE, agregando que la pandemia hace que la gente sea más cautelosa y que consuman menos servicios.

Los datos difundidos este viernes son una estimación oportuna del Inegi y el 25 de noviembre se dará a conocer el dato definitivo.

Con información de Infobae

Por: Redacción2

Tips al momento

Sembrando Vida sólo alcanza para gastos de mantenimiento, aumento abandono ejidal

Ocho entidades federativas habrían concentrado para 2017, casi el 74 por ciento de la superficie que abandonó el régimen ejidal siendo estas las entidades: Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Chihuahua, Nuevo León, Sonora, Tamaulipas y Veracruz.

La tendencia es creciente en el norte y el noroeste de México, en zonas urbanas, turísticas e industriales y con poca agua.

Dado que, la productividad es baja en los estados del norte es necesario tomar en cuenta que estas comunidades ejidales, viven con un alto índice de vulnerabilidad, ya que en México se han presentado diversos hechos que generar incertidumbre al campo mexicano.

A pesar de los programas implementados por el gobierno federal, como Sembrando Vida; subsidios que en ocasiones solo alcanzan a cubrir los gastos de mantenimiento, pero estos no son lo suficiente para cubrir las necesidades de los tenedores de tierras productivas.

Se pretende que no exista cobro alguno del impuesto predial en las comunidades ejidales.

Notas recientes

Facebook
Comentarios