Padres y madres helicóptero

Colaboración especial / Dra. Cristina Amézaga
Psicoterapeuta e Hipnoterapeuta
www.cristinaamezaga.com

“Ten cuidado que te vas a caer”, “¡Cuidado! Es peligroso! “No comas elote (choclo) o hot dog (completo) porque te vas a atragantar”, “Te corté en pequeños trozos la carne para que no batalles” “No salgas porque hace frío” “Yo limpio tu habitación” etc.  Este tipo de frases en un principio inocentes, usadas con demasiada frecuencia pueden ser perjudiciales para los más pequeños de la casa ; son propias de padres sobreprotectores y controladores, aquellos que están siempre “con un ojo encima de ellos”.

Según explica un último estudio elaborado por la Universidad de Minnesota y publicado en Developmental Psychology. A estas conductas, actualmente se le conoce como paternidad helicóptero. Este comportamiento sobreprotector puede ser muy dañino para sus hijos.

“Los padres sobreprotectores y ultracontroladores pueden tener un efecto muy negativo que afecte al desarrollo del niño para manejar de forma correcta sus emociones y comportamientos”, explican diversos los autores. La investigación demuestra que los pequeños que “tienen padres helicóptero son menos capaces de lidiar con los desafíos que demanda el propio crecimiento como pueden ser: comportarse bien en clase, hacer amigos o tener un buen rendimiento escolar”

¿Qué es ser un padre o madre helicóptero?

Un padre helicóptero es aquel que está controlando continuamente a su hijo, le dice cómo y a qué debe jugar, cómo recoger, cómo actuar, entre otros mandatos. “Ante este comportamiento y según nuestros resultados, los niños reaccionan de distinta manera. Algunos se vuelven desafiantes hacia sus progenitores, otros simplemente apáticos o se muestran muy frustrados”, explican.

Padres sobreprotectores - Niños que no saben manejar sus emociones

Esta es la premisa. Y tiene sus consecuencias. Suelen ser chicos que no controlan sus cambios de humor, sus emociones, sus sentimientos y son más débiles a la hora de enfrentar los retos de cada etapa de crecimiento. “Esto está mal. Los niños necesitan cuidadores que les sirvan de guía a la hora de entender lo que les ocurre”, añaden los expertos.

Para estos investigadores, los padres deben:

  1. Ser sensibles a las necesidades de sus hijos, reconociendo cuáles son sus capacidades a la hora de lidiar con distintas situaciones.
  2. Deben guiar al pequeño, sin interferir o solucionar el problema, para que este consiga el objetivo que se le plantea, promoviendo que lo pueda hacer solo; lo que le llevará a un mejor desarrollo de su salud mental y física y a tener mejores relaciones sociales y éxito académico.
  3. No limitar las oportunidades de los niños.
  4. Los padres pueden ayudar a sus hijos a aprender a controlar sus emociones hablando con ellos sobre cómo entender sus sentimientos y explicándoles qué comportamientos pueden resultar de sentir ciertas emociones, así como las consecuencias que pueden tener diferentes respuestas.
  5. También pueden ayudar a sus hijos a identificar estrategias de afrontamiento positivas, como la respiración profunda, escuchar música, colorear o retirarse a un lugar tranquilo.

Cabe mencionar, que la importancia de educar a los padres, a menudo bien intencionados, sobre el apoyo a la autonomía de sus hijos ante desafíos emocionales, es fundamental.

Estas conclusiones no son una novedad. Investigaciones anteriores ya habían incidido en las consecuencias negativas de la sobreprotección en los niños. Uno elaborado en 2016, concluía que "los niños con padres intrusos y controladores, aquellos que presionan demasiado a los pequeños para obtener buenas calificaciones, pueden ser más propensos a volverse altamente autocríticos, ansiosos y deprimidos". Otra de 2017 explicaba  que la paternidad helicóptero era más frecuente con las niñas, "y que este comportamiento podía ser perjudicial para su capacidad de desarrollar mecanismos de afrontamiento efectivos para resolver conflictos y tratar con estresores de la vida cotidiana".

"Efectivamente, los principales efectos de la sobreprotección son que no dejamos a los menores que aprendan por sí mismos a resolver los problemas de su día a día. Al no desarrollar estas habilidades, normalmente, tienen más propensión a ser más ansiosos y a tener más dificultades de regulación emocional"

Jesús Matos, psicólogo por la Universidad Complutense de Madrid, con un máster en Psicología Clínica y de la Salud plantea: "Si en lugar de fomentar la autonomía optamos por la sobreprotección, estamos creando niños demasiado dependientes, que a la hora de enfrentarse  las dificultades inherentes a la vida, al no tener a nadie que se las resuelva, van a sufrir más".

Las claves para la educación son el apoyo y los límites, no la sobreprotección. "Está bien que ayudemos a nuestros hijos a resolver ciertos problemas, pero siempre intentando implicarlos en la tarea. Para que entiendan que hay una relación entre esfuerzo y recompensa. De esta manera, poco a poco fomentamos su autonomía. Por supuesto, siempre hay que tener en cuenta aquellos peligros potenciales que pueden aparecer, y permanecer precavidos ante ellos.

Una buena manera de proteger con control es hablar con otros padres y profesores de niños de la misma edad para establecer unos límites aproximados de lo que cada niño está capacitado para afrontar. No podemos pretender que nuestros hijos de cuatro años se enfrenten a problemas como lo hacen los de 12", argumenta el experto.

Además de Matos son muchos los expertos que han puesto el foco en la importancia fundamental de que los niños sean autónomos y lleguen a desarrollar sus emociones y comportamientos de forma adecuada.

Eva Millet, autora de Hiperniños ¿Hijos perfectos o hipohijos?, explica que basarse en una crianza que les da todo, les protege de todo y se les indica lo que deben ser y hacer es favorecer la dependencia física y emocional de los pequeños. Enfatiza en que la crianza en la actualidad es monstruosamente intensiva e intrusiva.

La sobreprotección infantil los convierte en hiponiños, pequeños que no saben defenderse, que no son autónomos, porque se lo dan todo hecho, todo resuelto.

Niños que se caracterizan por la baja tolerancia a la frustración y padres ansiosos que sobrevuelan todo el tiempo a sus hijos. ¿Por qué sobreproteger es nocivo para su desarrollo?

Muchos expertos señalan que estamos ante una “generación de cristal” de niños hiperprotegidos y, al mismo tiempo hiperexigidos que, en consecuencia, no poseen tolerancia a la frustración, lo que los condena a una posterior baja autoestima por lo que difícilmente contarán con las herramientas básicas para salir adelante por sí solos en la vida.

Esto tiene consecuencias que han sido incluso medidas en distintos experimentos psicológicos, en su futuro rendimiento académico y laboral. Pero ¿Cuándo la protección se convierte en sorbreprotección nociva y qué consecuencias tiene?

Límites para mapadres: ¿Hasta dónde intervenir?

Probablemente muchos nos hemos visto tentados de intervenir en juegos o actividades de nuestros hijos para "ayudarlos" a que lo hagan mejor o de manera más eficiente. ¡Es tan difícil no intervenir! que la preparación del adulto para no hacerlo, es un capítulo clave del entrenamiento en el método Montessori, en el que fortalecer la autonomía del niño, es uno de los objetivos principales que esta filosofía persigue.

Estoy segura de que todas conocernos madres así o que incluso nos hemos visto a nosotras mismas tentadas en  intervenir en los juegos o actividades de nuestros hijos mil veces para "ayudarlos". Total, que muchos de nosotros usualmente dudamos sobre qué y cómo actuar ante las  diferentes situaciones que atraviesan los pequeños.

Para Millet, en la actualidad hay una enorme confusión en cuanto a lo que es la protección de los niños, llegándose a una verdadera sobreprotección, donde “a muchos padres se les está haciendo creer que para ser buenos padres, los niños no tienen que experimentar un malestar o sufrir una contradicción o tolerar frustración alguna”.

Nadie desconoce que muchos de los cambios que ha sufrido culturalmente la paternidad en las últimas décadas han sido sumamente positivos, mostrando una mirada muchísimo más informada, empática y respetuosa para con los niños. Pero también es cierto que hoy día existe  la duda de si no se nos habrá ido la mano en algunas cosas, de hasta dónde intervenir, cuidar y proteger a nuestros hijos y sobre todo, cómo hacerlo sin caer en una sobreprotección abrumadora que produce niños incapaces de tomar decisiones, de tener iniciativa propia o de volver a empezar ante una equivocación sin perder los estribos o desmoronarse en el intento.

Las épocas han cambiado tanto que los padres hoy día repetimos a diario la enorme diferencia con “los tiempos de antes” en los que de chicos éramos responsables de miles de cosas que los chicos de hoy día no.

Mientras que los grupos de WhatsApp de padres del colegio se llenan de mensajes de unos a otros preguntando qué había que hacer de tarea para hoy, como si la tarea fuese de ellos

Eva Millet considera que educar es en realidad preparar a tus hijos para que vuelen solos, darle las herramientas para que “se vayan despabilando, creciendo y generando autonomía”, algo así como la frase de nuestros abuelos de “no les des el pescado, enséñales a pescar” y agrega que “al estar encima del niño todo el día, no solo le estás sembrando el germen de la ansiedad, sino que además, lo estás incapacitando para que desarrolle una de las herramientas básicas en la vida que debemos adquirir al crecer, que es la autonomía, por lo que sobreproteger es desproteger”.

Cómo ejercitar a nuestros hijos en la tolerancia a la frustración

La primera recomendación de Millet es erradicar la idea de que debemos ser los animadores de nuestros hijos y entender que al evitarles emociones feas o negativas no les estamos haciendo un favor.

Si no experimentan jamás la rabia o la tristeza o la impotencia, jamás aprenderán a detectarlas en sí mismos más adelante para luego intentar controlarlas, en lugar de que estas los dominen. Sólo así se generan las herramientas de autorregulación. Es más importante que el niño las experimente y que nosotros estemos ahí a su lado para enseñarle a transitarlas que intentar evitárselas. Lo importante no es esquivarlas, sino dominarlas. Y para eso, hay que experimentarlas primero.

Hay cientos de investigaciones que demuestran que las habilidades intra e interpersonales y la inteligencia emocional tienen un peso mucho más grande que el coeficiente intelectual o nuestros conocimientos en el éxito profesional y la realización personal que tengamos como adultos.

La segunda recomendación es que los padres debemos ejercitar la paciencia. Pero no la paciencia de contar hasta 10 antes de pegar un grito, sino la paciencia para darles el genuino espacio a los niños para que ensayen alternativas, se equivoquen, vuelvan a empezar, se frustren, se enojen, le den más vueltas al tema y hasta incluso para que aventuren salidas creativas que estamos convencidos de antemano que fracasarán. Se educa con el ejemplo. Nuestra paciencia les enseña a su vez a tener paciencia y fomenta el autocontrol, el saber esperar.

No se trata de entrenar la tolerancia a la frustración a base de no dar cabida a sus pedidos de ayuda, de dejarlos solos, de ignorarlos ni mucho menos de dejarlos correr peligro. Se trata de no terminarle los deberes, de no cargar la mochila por ellos, de no ceder ante cualquier capricho sólo para que dejen de llorar, etc. Ni blanco ni negro. Empatía, pero límites claros. Cuidarlos, pero dándoles espacio para crecer. Aconsejarlos, pero permitiéndoles la prueba y error y, sobre todo, inculcándoles que la única consecuencia del error es, en realidad, la experiencia.

En resumen, debemos hacer hincapié en la necesidad de que los niños sean autónomos, que sean capaces de enfrentarse solos a los desafíos propios de su edad

Educar para la vida es nuestra misión como padres responsables.

Si quieres saber más en relación a este tema te invito a escuchar mi podcast donde hable al respecto, aquí te dejo el link donde lo puedes escuchar https://open.spotify.com/episode/3knzFof3BW8Y0HYUONPfLC

Como siempre, me pongo a tus órdenes por si tienes preguntas al respecto y también te recuerdo que estoy abierta a tratar sobre algún tema en específico sobre el cual quieras saber más. Igualmente te sugiero que busques ayuda profesional  que te apoye en un proceso de autoconocimiento, sanación y desarrollo personal. 

Por favor escríbeme, acá te dejo mi correo hola@cristinaamezaga.com, también puedes hacerlo por mensaje directo a través de mis redes sociales. 

Si deseas tener terapia psicológica conmigo, transformar tu mente, así como romper con los bloqueos o limitaciones que te estén haciendo difícil avanzar,  conseguir el éxito y bienestar que quieres para tu vida, contáctame también a través de mi WhatsApp: https://wa.link/u7yt18

Será bienvenido cualquier comentario de tu parte, estaré feliz de escucharte y/o  leerte. 

Sígueme en mis redes sociales y escucha mi podcast, constantemente estoy subiendo diferentes temáticas con información de valor para todos.

Dra. Cristina Amézaga

Psicoterapeuta e Hipnoterapeuta

IG: @cristina.amezaga.hipnosis

Facebook: Ps. Cristina Amézaga

Grupo de Facebook: Hipnosis con Cris

Youtube: Cristina Amézaga

Tiktok: @tiktoterapia

Podcast: “Cristina Amézaga” disponibles en Spotify, Souncloud, Itunes, Google Podcast, Itunes, I Heart Radio , Amazon Podcast y en mi página web www.cristinaamezaga.com

Tips al momento

La 4T no transparenta la nómina en Bienestar

Tal parece que eso de la transparencia no se le da muy bien al gobierno federal, pues cuando se trata de consultar la nómina de los empleados del Bienestar, el sitio Web simplemente se encuentra en mantenimiento.

Parece que no hay manera de saber nómina de bienestar, donde parece que algunos cobran muy bien y esto es contrario a lo que predica el presidente todas las mañanas de la transparencia y combate a la simulación.

Eso sí no podrá faltar quienes aludan a que los anteriores estaban peor, pero como ya fueron otros tiempos y hoy otro gobierno debe cumplir con no parecerse a ellos como mínima congruencia.


Contempla miscelánea fiscal mecanismos contra evasión y elusión fiscales

Con el propósito de cumplir el objetivo del PND 2019-2024 acerca de “no más incrementos impositivos” y el objetivo prioritario “Fortalecimiento del sistema tributario”, del Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo 2020-2024, en la Miscelánea fiscal 2022 se establecieron diversas medidas para el mejoramiento del combate a la evasión y elusión fiscales, de entre ellas una de las más relevantes es el establecimiento de la obligación legal de emitir el “complemento Carta Porte”, para el Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI) de tipo traslado, el cual ampara el transporte de mercancías y, por ende, servirá, según el SAT, para acreditar la estancia legal y/o tenencia de dichas mercancías en el país durante su traslado, acompañándolas con el archivo digital o la representación impresa.

Al respecto, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) menciona: “el uso de este complemento permitirá contar con información para identificar el origen y destino de las mercancías, así como aquellos puntos intermedios o escalas por las que transitará la mercancía y finalmente contar con elementos para verificar las operaciones realizadas por aquellos contribuyentes que intervienen en el traslado de mercancías”.

Este complemento está integrado por información relacionada con los bienes o mercancías, ubicaciones de origen, puntos intermedios y destinos, así como el medio de transporte utilizado (ya sea por vía terrestre, aérea, marítima o ferroviaria) y en casos especiales, incorporar la información para el traslado de hidrocarburos y petrolíferos. Con este documento, según lo expresado por el SAT, se busca lo siguiente: Identificar el origen y destino de las mercancías y las rutas que sigue, para los casos de verificación aleatorios, que permitan anticiparse a los riesgos o amenazas en el traslado. Brindar información para establecer estrategias que garanticen la seguridad de tránsito en las distintas rutas. Contar con elementos que permitan verificar las operaciones realizadas por las personas que participan en el traslado de mercancías. Proporcionar elementos a las dependencias públicas responsables de la vigilancia y control de las vías de paso, para comprobar las mercancías y acreditar su estancia legal y/o tenencia durante su traslado. Fortalecer el comercio formal y combatir la informalidad y el contrabando.

A pesar de que el uso de este complemento tendrá un impacto directo en toda la cadena productiva, se prevé que, en su mayoría, sea utilizada por un millón 551 mil 944 contribuyentes activos en el padrón de contribuyentes del sector transportes, correos y almacenamiento (ver gráfico siguiente), que son los encargados del traslado de mercancías, y cuyo número ha ido en aumento, en especial a partir de 2017.

Si bien, durante los primeros tres trimestres de 2021, un millón 385 mil 235 de contribuyentes activos han registrado operaciones, lo que implica una disminución de 10.7 por ciento en el padrón respecto a 2020, derivado de los efectos que la pandemia ha traído a las cadenas productivas de valor.

Notas recientes

Facebook
Comentarios