El error de abandonar las 3 presas de Chihuahua

Tromba de Obsidiana
Luis Andrés Rivera Levario / Vocero de Salvemos los Cerros de Chihuahua

Desde siempre, todas las personas que habitamos Chihuahua hemos escuchado que debemos cuidar el agua, pues vivimos en un desierto, y es fundamental tomar consciencia de la importancia de la conservación de los recursos hídricos, aunque generalmente este tipo de mensajes se centran en el consumo doméstico de agua. Sin embargo, la mayor parte de la ciudadanía no es consciente de cuáles son las medidas que debemos tomar como población para cuidar del ciclo del agua, por lo que me veo en la necesidad de aportar un poco a este tema urgente.

Por ejemplo, empecemos con números. Diversas fundaciones calculan un consumo de agua anual por persona de 45.6 metros cúbicos, lo cual debe de ser suficiente para atender todas las necesidades, ya que son más de 100 litros de agua diarios (1 metro cúbico es equivalente a un tanque de 1000 litros de agua). Sin embargo, tan solo en 2019, la federación otorgó permisos para plantar más de 1 millón de nogales en el municipio de Chihuahua. Cada nogal consume 2000 litros a la semana, por lo que en un año, tan solo la plantación de nogales del 2019 tendría destinada más del doble de agua que toda la población de Chihuahua, es decir 96 millones de metros cúbicos de agua, contra aproximadamente 46 millones que abastecerían a toda la población.

Mientras la mayoría de la gente no consume ni siquiera estos 100 litros de agua diario debido a que el servicio de agua solo funciona un par de horas en muchas colonias, grandes empresas tienen concesiones para descargar aguas residuales en ríos, presas y otros cuerpos de agua, como el caso de la Presa Chuviscar, que se construyó con la misión de abastecer de agua potable a la población, con la capacidad de 2.5 millones de metros cúbicos, pero que ahora almacena únicamente azolve y contaminantes, y que pese a los fétidos olores y al desagradable paisaje que presenta esta situación, sigue siendo considerada parte de un “parque metropolitano” que genera ingresos para un grupo mientras la mayoría de la población pagamos las consecuencias de un pésimo manejo.

En el caso de la Presa el Rejón, construida más recientemente en 1965 para controlar las crecidas del arroyo del mismo nombre, según el estudio técnico justificativo del área natural protegida de las 3 presas, proyecto que fue olvidado de forma intencional para dar paso a un acelerado proceso de urbanización, se observa la obstrucción de los arroyos y cauces de agua que abastecen este cuerpo por parte de fraccionamientos, y encima, las ambiciones de grupos financieros que destruirían el atractivo de la zona, además de impactar directamente en el equilibrio ecológico de esta área natural.

Por último, la presa Chihuahua, abastecida directamente por los grandes ríos que escurren desde la Sierra Azul, también sufre de abandono y contaminación por parte de visitantes que creen que amar la naturaleza es “pistear” y dejar su basura en los cuerpos de agua. Pero también corre el riesgo de que sea explotada para favorecer más fraccionamientos que secarían este y los otros cuerpos de agua al evitar la infiltración de la lluvia al subsuelo así como promover la erosión del suelo que ocasiona que las presas y ríos se llenen de tierra y lodo conocido como “azolve”, lo que anula la capacidad de captación y almacenamiento de agua de esta infraestructura.

En conclusión, pese a que la población cuide de los menos de 50 millones de metros cúbicos que consumimos en total todos los habitantes, si unos cuantos grupos de poder económico y político conformados por terratenientes, empresariales y financieros siguen imponiendo sus intereses mediante los gobiernos locales y federales, el agua del subsuelo y de las presas se perderá para siempre, mientras la mayor cantidad de agua se destina para la producción económica de grupos minoritarios, y la cantidad y calidad del agua que consumimos la población se ve cada vez más reducida y deteriorada. Es urgente detener y revertir esta situación, aunque necesitamos mucho más que tomar duchas de 5 minutos.

Tips al momento

La 4T no transparenta la nómina en Bienestar

Tal parece que eso de la transparencia no se le da muy bien al gobierno federal, pues cuando se trata de consultar la nómina de los empleados del Bienestar, el sitio Web simplemente se encuentra en mantenimiento.

Parece que no hay manera de saber nómina de bienestar, donde parece que algunos cobran muy bien y esto es contrario a lo que predica el presidente todas las mañanas de la transparencia y combate a la simulación.

Eso sí no podrá faltar quienes aludan a que los anteriores estaban peor, pero como ya fueron otros tiempos y hoy otro gobierno debe cumplir con no parecerse a ellos como mínima congruencia.


Contempla miscelánea fiscal mecanismos contra evasión y elusión fiscales

Con el propósito de cumplir el objetivo del PND 2019-2024 acerca de “no más incrementos impositivos” y el objetivo prioritario “Fortalecimiento del sistema tributario”, del Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo 2020-2024, en la Miscelánea fiscal 2022 se establecieron diversas medidas para el mejoramiento del combate a la evasión y elusión fiscales, de entre ellas una de las más relevantes es el establecimiento de la obligación legal de emitir el “complemento Carta Porte”, para el Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI) de tipo traslado, el cual ampara el transporte de mercancías y, por ende, servirá, según el SAT, para acreditar la estancia legal y/o tenencia de dichas mercancías en el país durante su traslado, acompañándolas con el archivo digital o la representación impresa.

Al respecto, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) menciona: “el uso de este complemento permitirá contar con información para identificar el origen y destino de las mercancías, así como aquellos puntos intermedios o escalas por las que transitará la mercancía y finalmente contar con elementos para verificar las operaciones realizadas por aquellos contribuyentes que intervienen en el traslado de mercancías”.

Este complemento está integrado por información relacionada con los bienes o mercancías, ubicaciones de origen, puntos intermedios y destinos, así como el medio de transporte utilizado (ya sea por vía terrestre, aérea, marítima o ferroviaria) y en casos especiales, incorporar la información para el traslado de hidrocarburos y petrolíferos. Con este documento, según lo expresado por el SAT, se busca lo siguiente: Identificar el origen y destino de las mercancías y las rutas que sigue, para los casos de verificación aleatorios, que permitan anticiparse a los riesgos o amenazas en el traslado. Brindar información para establecer estrategias que garanticen la seguridad de tránsito en las distintas rutas. Contar con elementos que permitan verificar las operaciones realizadas por las personas que participan en el traslado de mercancías. Proporcionar elementos a las dependencias públicas responsables de la vigilancia y control de las vías de paso, para comprobar las mercancías y acreditar su estancia legal y/o tenencia durante su traslado. Fortalecer el comercio formal y combatir la informalidad y el contrabando.

A pesar de que el uso de este complemento tendrá un impacto directo en toda la cadena productiva, se prevé que, en su mayoría, sea utilizada por un millón 551 mil 944 contribuyentes activos en el padrón de contribuyentes del sector transportes, correos y almacenamiento (ver gráfico siguiente), que son los encargados del traslado de mercancías, y cuyo número ha ido en aumento, en especial a partir de 2017.

Si bien, durante los primeros tres trimestres de 2021, un millón 385 mil 235 de contribuyentes activos han registrado operaciones, lo que implica una disminución de 10.7 por ciento en el padrón respecto a 2020, derivado de los efectos que la pandemia ha traído a las cadenas productivas de valor.

Notas recientes

Facebook
Comentarios