Advierten sobre alteraciones mentales que podrían presentar niños luego de desarrollar COVID

Un estudio realizado por la Universidad de Pittsburgh dio a conocer que varios menores internados por Covid desarrollaron síndrome inflamatorio multisistémico

Los niños hospitalizados con Covid-19 desarrollan síntomas neurológicos como dolor de cabeza y alteraciones en el estado mental, además del requerimiento de cuidados intensivos, reveló una investigación realizada por la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, que fue publicada en “Pediatric Neurology”.

“El virus SARS-CoV-2 puede afectar a los pacientes pediátricos de diferentes maneras: puede causar una enfermedad aguda, donde la enfermedad sintomática aparece poco después de la infección, o los niños pueden desarrollar una afección inflamatoria llamada MIS-C semanas después de eliminar el virus”, dijo la autora principal del estudio Ericka Fink, MD, intensivista pediátrica en UPMC Children’s Hospital of Pittsburgh.

El trabajo, que tiene como objetivo comprender los efectos del coronavirus en el cerebro y el sistema nervioso, reclutó mil 493 pacientes de 30 centros de cuidados intensivos pediátricos de todo el mundo.

El 86 por ciento de los niños hospitalizados fue diagnosticado con SARS-CoV-2 agudo, mientras que el 14 por ciento de ellos padeció síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C), enfermedad que causa la inflamación de diversos órganos del cuerpo y que aparece, generalmente, después de que los niños cursaron la infección por Covid-19.

De acuerdo con un comunicado, las manifestaciones neurológicas de los niños con coronavirus agudo fueron dolor de cabeza, síndrome de disfunción cerebral y convulsiones; en el caso de los menores con MISC-C presentaron dolor de cabeza frecuente, encefalopatía aguda y mareos; sin embargo, otras de las sintomatologías que se dieron en algunos pacientes fue la pérdida de olfato, deterioro de la visión, psicosis y accidente cerebrovascular.

“Afortunadamente, las tasas de mortalidad en los niños son bajas tanto para el SARS-CoV-2 agudo como para el MIS-C. Pero este estudio muestra que la frecuencia de las manifestaciones neurológicas es alta, puede ser más alta que la que encontramos porque estos síntomas no siempre están documentados en el registro médico o no son evaluables. Por ejemplo, no podemos saber si un bebé tiene dolor de cabeza”, dijo la experta.

Los resultados del análisis lanzaron que los niños con MIS-C desarrollaban una o más manifestaciones neurológicas con mayor frecuencia, en comparación a los niños con Covid-19 agudo.

El equipo de la pediatra seguirá con la investigación, ya que pretenden determinar si los pacientes con dichas condiciones que presentan problemas neurológicos tienen efectos duraderos en la salud y en la calidad de vida después de salir del hospital.

“Otro objetivo a largo plazo de este estudio es construir una base de datos que rastree las manifestaciones neurológicas a lo largo del tiempo, no solo para el SARS-CoV-2, sino también para otros tipos de infecciones. Algunos países tienen excelentes bases de datos que les permiten rastrear y comparar fácilmente a los niños que están hospitalizados, pero no tenemos ese recurso en los EU”, puntualizó Ericka Fink.

 

Con información de Vanguardia

Por: Editor 6

Tips al momento

Sembrando Vida sólo alcanza para gastos de mantenimiento, aumento abandono ejidal

Ocho entidades federativas habrían concentrado para 2017, casi el 74 por ciento de la superficie que abandonó el régimen ejidal siendo estas las entidades: Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Chihuahua, Nuevo León, Sonora, Tamaulipas y Veracruz.

La tendencia es creciente en el norte y el noroeste de México, en zonas urbanas, turísticas e industriales y con poca agua.

Dado que, la productividad es baja en los estados del norte es necesario tomar en cuenta que estas comunidades ejidales, viven con un alto índice de vulnerabilidad, ya que en México se han presentado diversos hechos que generar incertidumbre al campo mexicano.

A pesar de los programas implementados por el gobierno federal, como Sembrando Vida; subsidios que en ocasiones solo alcanzan a cubrir los gastos de mantenimiento, pero estos no son lo suficiente para cubrir las necesidades de los tenedores de tierras productivas.

Se pretende que no exista cobro alguno del impuesto predial en las comunidades ejidales.

Notas recientes

Facebook
Comentarios