Condusef se opone también a “cobranza delegada”; afecta a trabajadores y patrones

La CONDUSEF lanzó una severa crítica a las reformas legales para aprobar la “cobranza delegada” para favorecer los créditos de nómina a través de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple No Reguladas (Sofom), también conocidas como “nomineras”, y confirmó una afectación a los derechos del trabajador, así como una carga fiscal y legal para los patrones.

VANGUARDIA expuso que un economista y el legislador federal Jericó Abramo hablaron sobre la vulneración para el trabajador al aprobarse el dictamen para dar paso a la “cobranza delegada” en los préstamos de nómina a través de una Sofom o “nomineras”.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) resumió en su posicionamiento que los legisladores deben tutelar los derechos de protección al salario del trabajador, y que el dictamen de la reforma “tiene vicios e inconsistencias que deben solventar para proteger al trabajador”.

La dependencia federal advirtió sobre un riesgo de sobreendeudamiento de los trabajadores así como una carga fiscal y legal para los patrones; ni una ni otra parte fueron tomados en cuenta para la realización de la reforma.

Se explica en el posicionamiento, que la reforma aprobada en la Cámara de Diputados y enviada a la Cámara de Senadores para su aprobación, va en perjuicio del trabajador y viola la Constitución y la Ley Federal del Trabajo, así como la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, porque esta última legislación tiene un tope de endeudamiento del 30 por ciento.

RIESGO DE PERDERLO TODO

De acuerdo con CONDUSEF se limita a un trabajador para cambiarse de institución financiera que le ofrezca una mejor tasa de interés, y advierte que el nivel de endeudamiento no debe quedar libre, sino restringido a un 35 por ciento de los ingresos netos del trabajador.

“La percepción neta es en realidad el margen estricto de maniobra y de gasto que tienen los ciudadanos para subsistir. Reiteramos que, cuando una persona compromete más allá del 35 por ciento de su ingreso neto, tiene un alto riesgo de impago y, como consecuencia, conflictos económicos, familiares y personales, producto de un sobreendeudamiento”, se señala.

El sobreendeudamiento al que ha estado expuesta una parte considerable de los empleados del sector público a nivel federal, estatal y municipal, ha propiciado que:

Las empresas “nomineras” o Sofom ENR, tienen créditos con un interés promedio mayor que los bancos en créditos personales; “es importante resaltar que las “nomineras” han otorgado créditos a trabajadores cuyo riesgo crediticio es bajo, ya que la fuente de pago está garantizada a través del propio salario del trabajador, por lo que no se justifican las altas tasas de interés”.

“Prevé obligaciones excesivas para los patrones”, explica la CONDUSEF, “entre los que se encuentran los gobiernos federal, estatales y municipales, para dar aviso en 24 horas respecto de la disposición de los recursos del crédito a los acreditados (trabajadores) y acreditantes (Instituciones Financieras), convirtiéndose en depositarios y obligados solidarios con todos los efectos legales correspondientes, además de la responsabilidad de registrar contratos”.

Los empresarios o patrones tienen también la obligación de retención y entero del porcentaje del préstamo, dando una carga para los departamentos administrativos o de recursos humanos, además que puede hacerlos responsables legales.

También la CONDUSEF rechaza la “cobranza delegada” para regular los créditos de nómina a través de las Sofom o empresas “nomineras”.

Con información de Vanguardia

Por: Redacción2

Tips al momento

Ciudad Juárez en el top de ciudades con más vivienda abandonada

El Atlas del abandono de vivienda presenta un estudio en el que fueron seleccionados 378 municipios del país, que incluyen las zonas metropolitanas y algunos municipios urbanos importantes. Estos en su conjunto representan el 84 por ciento de la vivienda abandonada del Infonavit a nivel nacional, los cuales suman 244 mil 847 viviendas en situación de abandono, generando un saldo aproximado a pagar de casi 70 millones de pesos, con un promedio de 283 mil pesos por vivienda.

En el mismo estudio se precisa que los diez municipios con la mayor cantidad de vivienda abandonada acumulan 33 por ciento, los cuales son: Juárez, Chihuahua, Tijuana, Baja California,  Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, Zumpango, Estado de México, Reynosa, Tamaulipas, Torreón, Coahuila,  León, Guanajuato, Mexicali, Baja California, Altamira, Tamaulipas y Juárez, Nuevo León

Notas recientes

Facebook
Comentarios