Médicos cubanos en México: ¿explotación laboral o financiamiento de una dictadura?

Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador informara sobre la contratación de 500 médicos cubanos bajo el supuesto de que en México hay una carencia de personal de salud, se ha señalado que lo anterior podría ser una fachada para financiar la dictadura de Cuba.

Entre los principales cuestionamientos destaca el saldo mensual que recibirán los médicos cubanos frente al salario promedio en México, que ronda entre los 17 mil y 20 mil pesos al mes; de dónde saldrán los recursos; cuándo llegarán a territorio nacional y en qué estados trabajarán.

En su conferencia matutina de este lunes 16 de mayo, el mandatario federal aseguró que los médicos provenientes de la isla caribeña ganarán lo mismo que los médicos connacionales, pero no especificó el monto que recibirán. “Entonces, ¿cuánto van a ganar los médicos cubanos? Lo mismo que ganan los médicos mexicanos”, afirmó.

Integrantes del bloque opositor y profesionales de la salud han criticado severamente esta contratación, pues señalan que lo anterior refleja el privilegio que el gobierno de México les da a los médicos extranjeros, mientras que los mexicanos quedan relegados, sin tener en cuenta su capacidad y preparación académica.

El presidente López Obrador aseguró que los médicos cubanos recibirán la misma paga que los médicos mexicanos

Ante el cuestionamiento del monto destinado por parte de la Secretaría de Hacienda para esta contratación, el jefe del Ejecutivo indicó que aún no tenían una respuesta. “Todavía no sabemos”, respondió AMLO, sin detallar la fecha del arribo de dichos médicos ni las entidades federativas donde van a laborar.

En un video publicado en sus redes sociales, Ricardo Anaya indicó que la paga sería de 140 mil pesos al mes por cada médico; sin embargo, lo anterior no ha sido confirmado por el gobierno de López Obrador.

No obstante, cabe recordar que en 2020 el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) destinó 6.2 millones de dólares (cerca de 135 millones de pesos) a los 585 médicos y enfermeras de Cuba que fueron contratados para atender a pacientes con COVID-19.

Dicho acuerdo fue firmado por el Instituto de Salud para el Bienestar, la Secretaría de Administración y Finanzas y la Secretaría de Salud capitalina. Los recursos destinados incluían el sueldo del personal médico, así como la capacitación, la especialización e investigación en conjunto. En cuanto al hospedaje, fue subsidiado a través de donaciones realizadas por hoteleros de la Ciudad de México.

De acuerdo con el Diario de Cuba, por cada médico contratado se destinó un promedio de 10 mil 700 dólares (alrededor de 214 mil pesos); sin embargo, del monto total cerca del 75% se lo queda el régimen cubano. De esta manera, los médicos y enfermeros cubanos solo recibieron 660 dólares por un periodo de tres meses (13 mil 200 pesos), es decir, al mes ganaron solo 4 mil 400 pesos.

Derivado de esa actividad, el régimen cubano generó 6 mil 400 millones de dólares en 2018, señala el medio citado con anterioridad, cifra superior a la percibida por el sector turístico.

Lo anterior ha sido señalado como “trata de personas y exclavitud moderna” bajo el esquema de “misiones médicas en el extranjero”, pues según el Parlamento Europeo son varios factores que llevan a esta clasificación, como las jornadas extendidas de más de 12 horas, así como la falta de salario (el cual es retenido hasta su regreso a Cuba y del que solo se les otorga entre el 5% y 25% de lo que deberían recibir).

Es por ello que algunos miembros del bloque opositor, como Ricardo Anaya, han señalado que la contratación de médicos cubanos solo es una fachada para financiar la dictadura de Miguel Díaz-Canel en la isla caribeña.

Gobierno habría contratado médicos cubanos sin título para atender covid-19.

Esta postura ha sido compartida por el militante panista Julen Rementería, quien presentó una investigación en 2021 (conocida como “Cubagate”) en la que señalaba que no había ninguna evidencia que confirmara que los 585 cubanos contaran con un título profesional. En cuanto al costo por cada médico contratado, el monto fue de 437 mil 390 pesos por un periodo de tres meses.

Asimismo, indicó que el gobierno de México, el de Claudia Sheinbaum y el régimen cubano habrían orquestado un “fraude por 255 millones 873 mil 177 pesos al presupuesto de salud”. Detalló que el 21 de abril de 2020 el Insabi transfirió 135 millones 875 mil 081 pesos al gobierno de Sheinbaum a través de un “convenio de colaboración” para atender la crisis sanitaria derivada del COVID-19.

Tres días después, el gobierno capitalino firmó dos convenios bianuales con el régimen cubano: uno por la misma cantidad referida anteriormente y otro por 103 millones 638 mil 266 pesos. A pesar de mandar una solicitud de transparencia al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) sobre los salarios, copias de títulos profesionales, acreditación profesional y las unidades médicas a las que fueron enviados, no obtuvo respuesta.

Es así como se ha señalado que las misiones médicas de Cuba al extranjero podrían ser un esquema para desviar recursos públicos y así financiar la dictadura de Díaz-Canel.

De acuerdo con la ONG Prisoners Defenders, los convenios de Cuba en el sector salud con otros países ilustran diversas violaciones a los derechos humanos. En una investigación en la que se obtuvieron 894 testimonios de médicos cubanos, se señala que los trabajadores reciben entre el 9% y el 25% de lo que el país anfitrión paga por sus labores.

“Cuba siempre negocia contratos lucrativos para los trabajadores que explota”, se lee en la investigación, en la que también se indica que el régimen cubano paga en promedio 525 dólares “líquidos” a los profesionales cubanos en misión, mientras que Cuba cobra cerca de 3 mil 500 dólares por cada uno de ellos.

Asimismo, del total de testimonios, se incluyeron 44 mil 589 denuncias de violaciones de derechos humanos relacionadas con el trabajo forzoso, la servidumbre, la esclavitud, el pensamiento, la opinión, la unidad familiar y los derechos labores.

Con información de Infobae

Por: Diana Valenzuela

Tips al momento

Circula en redes denuncia anónima contra elementos de la Policía Estatal

Raúl Arnoldo Gutiérrez Carreón, encargado de la escolta del comisionado Simón Esparza, en conjunto con sus dos encargados de turno, Luis Gerardo López Robledo, perteneciente a la Policía Municipal, y Juan Carlos Hernández Acosta, quien se dio de baja de la misma corporación por tener "cola que le pisen" y se dio de alta en la Policía Estatal, se la pasan hostigando y amenazando al personal, obligándolos a cargar las unidades blindadas que están a cargo de ellos, pidiéndoles que alteren el odómetro con mayor kilometraje...

Cuando ellos salen de turno aprovechan para "huachicolear" las unidades y sacarles el combustible tanto de las blindadas como las que tienen a su cargo para llevárselo a su domicilio; asimismo, obligan al personal a no comentar sobre los hechos ni decirle a otros compañeros que no forman parte de la escolta. Constantemente molestan al personal cuando tienen que salir fuera de la ciudad, mencionando que no habrá viáticos. Gutiérrez Carreón obliga a la gente que se haga cargo de sus gastos y alimentos cuando los mandan a trabajar a otros municipios, y aunque el personal lo cuestione él sólo responde que no le gusta batallar con las facturas, sin embargo él y un pequeño grupo que conocen y callan todo lo que hace son los únicos que resultaron beneficiados con viáticos...

Dentro de la escolta hay varios elementos con carpetas abiertas en Asuntos Internos y sin embargo son sus protegidos, ya que con ellos se apoya; es personal que laboró anteriormente en la PEC, un grupo de la Policía Estatal que finalmente fue disuelto por contar con infinidad de carpetas abiertas., además mantiene una relación amorosa con algunas compañeras, dos de ellas identificadas sólo como Jessy y Trejo, que son las queridas de Gutiérrez Carreón y López Robledo, personas con las que sostienen una relación dentro del grupo sin importarle los problemas que les puedan ocasionar, ya que una de ellas es esposa de un policía primero y la otra también está casada...

Asimismo, Gutiérrez Carreón solapa a Luis Gerardo López y a Juan Carlos Hernández Acosta el que ingieran bebidas embriagantes en las unidades y cuando las chocan no se da cuenta el comisionado, ya que les cubre todo lo que hacen, cómo hace poco, cuando chocaron y dañaron una Suburban blindada, la cual mandaron al taller con un desembolso de 200 mil pesos, recurso que salió de la Policía Estatal...


Por lo anterior, ya estamos hartos señor comisionado, lo único que hacen los encargados es amenazarnos, abra los ojos y dese cuenta a quién tiene a cargo; hasta casa se nos hizo rentar en Juárez para que no se diera cuenta la gente del secretario de la relación amorosa  que mantiene con sus protegidas; pruebas hay muchas, hay compañeros que han querido hablar con usted y Gutiérrez Carreón los cambia de la escolta y los amenaza para que no hablen...

Sólo personal con antecedentes tiene en sus filas señor comisionado, no olvide lo que hizo Luis Gerardo López Robledo hace algunos años atrás, cuando le fracturó el pie a un ciudadano, caso que por cierto cuenta con una carpeta todavía vigente...


Todo el personal espera que las cosas cambien y que se acaben los abusos, pruebas hay muchas...


22 vuelos para bombardear nubes en Chihuahua

Autoridades Estatales y Federales, imñlementan en Chihuahua un Programa de Estimulación de Lluvias y en la que se ha determinado realizar 22 vuelos que beneficiarán a dos millones de hectáreas en territorio chihuahuense.

Esto pretende crear el escurrimiento de agua a las principales vertientes: Río San Pedro, Río Conchos y Río Florido, los cuales dan sustento de manera importante a una tercera parte del Estado en materia de agua de lluvia.

Notas recientes

Facebook
Comentarios