La cuesta de enero

Colaboración especial/Ivonne Estrada

Por lo general, en esta época abundan los comerciales que nos hablan de préstamos bancarios u ofertas en supermercados que nos pueden ayudar a sobrellevar mejor la cuesta de enero, ese momento del año que nos cobra factura de los excesos decembrinos y  que no obliga a llevar un estilo de vida más austero, basado en la adquisición de lo esencial.

Sin embargo, este año es diferente, no existe la sensación de cuesta, porque hemos venido atravesando una montaña de contagios y así como los colores han perdido el sentido hasta convertirse en mostaza, con el paso de los días nos hemos acostumbrado a un ambiente de crisis.

Esta constante desestabilidad, podría conducirnos a desechar nuestras viejas prácticas de planificación anual, pero hoy más que nunca, es necesario hacer un presupuesto, analizar los costos y  beneficios que nos traerá cada decisión.

La interrogante más importante es ¿Qué es lo que estamos dispuestos a sacrificar para recuperar nuestra vida? Salud, libertad, dinero...

El desarrollo, aprobación y distribución de la vacuna no resulta confiable para todas las personas, ya sea por la rapidez con la que fue creada o los efectos secundarios que se registraron en algunos pacientes que formaron parte de las fases de prueba de los respectivos biológicos, pero la vacuna sigue siendo el camino más factible para recuperar nuestra vida y vale la pena analizar su viabilidad.

En México, el presidente aseguró el pasado 22 de diciembre en conferencia de prensa “La aplicación de la vacuna es voluntaria, no es obligatoria. Lo más importante es la libertad.” La declaración de López Obrador deja a discreción de cada individuo la aplicación de la vacuna  y parecería que la respuesta es simple:

¿Confía lo suficiente en la vacuna ?

Si: Acuda a vacunarse.

No: Quédese en su casa hasta alcanzar la inmunidad colectiva.

Pero nadie habla de las letras chiquitas. Recientemente, la Unión Europea propuso la creación de un certificado o pasaporte de vacunación, es decir,  que los viajeros internacionales deberán comprobar que cuentan con inmunidad del SARS-CoV-2 antes de entrar a un país;  de aplicarse esta norma, la vacuna será obligatoria para ingresar a un país extranjero, incluso para asistir a espacios públicos. El fenómeno sería similar al Apartheid y la cartilla a la estrella de David. 

Pero olvidemos las afectaciones éticas de esta propuesta discriminatoria que ya ha alertado a expertos de la OMS. Supongamos que usted decide recibir la vacuna porque ya está harto del encierro. El proceso para recibir una dosis de Pfizer, Sputnik o la que sea,  no es inmediato, ahora tendrá que esperar su turno de acuerdo al programa de vacunación, el cual depende de la disponibilidad de dosis y para nuestra suerte es un monopolio.

Hasta el momento de los 28 millones de vacunas que se han aplicado, el  95% han sido acaparadas por Estados Unidos, China, Reino Unido, Israel, Emiratos Árabes Unidos, Italia, Rusia, Alemania, España y Canadá, dejando a otros países sin acceso.

En México, sólo el gobierno federal puede adquirir la vacuna contra el Covid-19, de acuerdo con la Ley General de Salud en sus artículos 135 y 144, ni particulares, ni gobiernos estatales podrán abastecerse del mecanismo de prevención.

Bueno... Pues ya está, tendremos que esperar que lleguen las dosis por la vía federal y confiar que su aplicación vele por los intereses de la población y no se utilice como moneda de cambio en las elecciones de 2021.

El plan parece bastante justo ¿no? Primero los héroes de la salud, luego las personas vulnerables y finalmente el resto de la población. La cuestión es que recientemente se han viralizado fotografías de políticos y servidores de la nación que se han saltado la fila  y reciben la vacuna, ¡Vaya, hasta lo presumen en sus redes sociales!

Al parecer, no importa el precio que estemos dispuestos a pagar, la vacuna no es un bien que podamos administrar los ciudadanos.

Pero mientras el abuso de poder continúa, incrementando los niveles de desigualdad que ha dejado esta pandemia  y el saldo de muertos  se va acumulando. El presidente  Andrés Manuel  enfrenta otro tema de gran relevancia y que lo tiene en números rojos, pero quizás él no está tan preocupado como nosotros.

Si hacemos un balance general, queda claro que México no ha tomado las mejores decisiones diplomáticas, las cuales afectarán los próximos cuatro años de la relación que se entable con el presidente entrante de Estados Unidos .

López Obrador le apostó al gallo equivocado. Este 20 de enero, Biden jurará como el presidente 46º de Estados Unidos, junto a Kamala Harris como vicepresidente  y con ello termina una era, la salida de Trump de la Casa Blanca no solo traerá un gobierno más tolerante con las minorías, los migrantes y los norteamericanos, para México podría significar el fin de una larga amistad.

La relación de Estados Unidos y México es tan  discrecional como la aplicación de la vacuna y en un gesto de buena voluntad ambos países siempre han acogido la vecindad en términos de colaboración y apoyo mutuo…  Si, claro.

La verdad es que la relación es necesaria, pero en los últimos meses se ha venido desgastando y la camaradería que protagonizaron Trump y AMLO podría no repetirse.

Tras la victoria de Biden, las felicitaciones por parte del mandatario mexicano se tardaron  un mes en llegar, con el pretexto de que él respetaba la autodeterminación de los pueblos, pero AMLO sí cuestionó en varias ocasiones la censura que sufrió Donald Trump por parte de los medios de comunicación e incluso comunicó que llevará el tema al G20 para evitar que la libertad de expresión siga siendo menoscabada.

Nada como no reconocer la legitimidad de un gobierno y defender al presidente saliente ( que podría enfrentar un segundo juicio político) para ensanchar los lazos de amistad y respeto.

Como si no fuera suficiente, México rechazó el trabajo bilateral en términos de seguridad entre los dos países, según el embajador estadounidesne Christopher Landau. Nuestro país busca reestructurar el esquema de seguridad y dar marcha atrás a la iniciativa Mérida de modo que agencias extranjeras como la DEA (Administración de Control de Drogas) no puedan operar libremente en el país.

Según las autoridades mexicanas, la DEA fabricó el caso contra el General Cienfuegos que en términos de la FGR “No sostuvo encuentro ni comunicación con grupo delictivo alguno. Por lo que se determinó no ejercer acción penal.”

Estos insultos, serán fundamentales para la política externa de Joe Biden, cuyas ideas chocan por sí solas con el gobierno actual, recordemos que el presidente electo buscará impulsar las energías renovables, esas que para López Obrador representan contaminación visual.

Más vale que vayamos tomando cursos de alpinismo, el 2021 pinta inclinado.

Tips al momento

Corral en supuesto desacuerdo con Alianza Federalista por apoyo a Cabeza de Vaca

Al parecer ya salió el peine de porqué Javier Corral abandonó la rueda de prensa que ofrecieron ayer viernes los gobernadores de la Alianza Federalista en Monterrey, Nuevo León. Dicen que el de Chihuahua no estaba de acuerdo en respaldar al tamaulipeco Francisco Javier García Cabeza de Vaca por las acusaciones sobre supuestos nexos con el crimen organizado y es que al parecer, el tema ni siquiera era parte de la agenda que se había acordado entre semana. 

Eso sí, el mandatario sí recibió el espaldarazo de la Alianza Federalista por el tema de las mesas de coordinación que la Federación se niega a retomar bajo la convocatoria de Javier Corral pues la pregunta salió al final de la rueda de prensa y aunque Corral Jurado ya se había retirado, "El Bronco" habló a nombre de los presentes para expresar su apoyo al chihuahuense. 

Sobre el apoyo a Cabeza de Vaca, dicen que Javier Corral no era el único molesto pues el de Jalisco, Enrique Alfaro tampoco estuvo de acuerdo en poner por delante a la Alianza Federalista ante las investigaciones que ya estarían en marcha desde la Fiscalía General de la República. 

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios