Esta democracia

Diacrítico Chihuahua
Jorge Camacho Peñaloza

No se sabe muy bien si el Presidente López Obrador ejerce la autoridad inherente al cargo o a merced de sus caprichos. El Poder Legislativo, en que MORENA cuenta con mayoría en el Congreso, se conduce con el servilismo del vasallo o del caballerango. Se ignora si la actitud senatorial obedece a una comprensión del sistema democrático o a la postura del porque sí o porque no. En cualquier caso, la democracia brilla por su ausencia. Interesante es lo que acontece a diario en el recinto de San Lázaro. Los diputados son la voz de los ciudadanos. López Obrador dice que es el pueblo o que el pueblo es López Obrador. Hay duplicidad de funciones pues AMLO, además de presidir el Ejecutivo, se ocupa de un Legislativo en que los diputados de MORENA y afines adoptan galones de mayordomía.

Un problema añadido es la altura intelectual y política de los electos. En ocasiones, hay quienes hablan con la apostura propia de la ignorancia o de la estupidez o de ambas. En caso de que sea posible, tales alardes incrementan su desprestigio. Semejante descrédito lo comparten los honorables senadores sin reconocimiento moral ni credibilidad. La oposición está igual o peor. La incapacidad para maniobrar de acuerdo a las reglas democráticas (que no es únicamente oponerse) es evidente. La inoperatividad reside en que no hay nadie en esas bancadas que goce de autoridad no ya política sino moral. ¿Realmente los mexicanos no podríamos elegir a otros representantes? Todo indica que sí, pero no partidos dispuestos a admitirlos. No hay duda de que, para integrarse en el partido del Presidente, la servidumbre es requisito aun a riesgo de perder la dignidad o precisamente por eso. Lo mismo ocurre con los partidos de oposición. En la política mexicana no están los mejores ni se les espera. La radiografía exhibe a unos partidos entregados a complacer al Presidente y a una oposición interesada únicamente en impedir el ingreso de competencia interna.

Los ciudadanos somos responsables de este estado de cosas. Incluso quienes no han participado nunca en política hacen a un lado sus responsabilidades cívicas. El deterioro de todos los partidos se debe a los propios institutos, pero también a los ciudadanos que nos hemos alejado por cansancio o decepción de la cosa pública. López Obrador hace lo que se le antoja porque no hay nadie con autoridad moral, ni nada con autoridad institucional, para hacerle frente. Esta falta de soberanía no es cosa de hoy, sino rémora del pasado trenzada a partir de complicidades, intereses personales, traiciones inconfesables. Andrés Manuel no debería hacer lo que quiere porque el sistema democrático no lo permite. Pero si lo hace es porque no hay instituciones, ni mecanismos democráticos, que lo impidan. Ni siquiera se respeta la presunción de inocencia, garantía obligada de cualquier Estado de Derecho. La consecuencia es obvia: nunca hubo Estado de Derecho. Lo que era apariencia de existencia, ahora es certificado de defunción.  

Sin independencia entre poderes, no hay Estado de Derecho y, por tanto, no hay garantías que defender. No es creíble que el Poder Judicial haya desaparecido completamente. Más verosímil se antoja que, como es habitual, sea cómplice del Ejecutivo. El desmantelamiento del sistema democrático muestra que quizás nunca hubo instituciones al servicio de los derechos de los mexicanos y que, como la 4T, sólo eran palabras. En la actualidad, México es sólo palabras que se dijeron y palabras que se dicen. 

Tips al momento

¿Con quién dialoga la Segob?

Después de que la Secretaria de Gobernación declarara públicamente que se está en diálogos con grupos criminales en diversas partes del país, se supo que el Subsecretario de la misma dependencia Ricardo Peralta habría acudido a Michoacán supuestamente para entregar apoyos a grupos de autodefensa aparentemente sin saber que con quienes se reunió pertenecen a grupos criminales.

Al menos eso fue lo que declaró Silvano Aureoles Conejo, gobernador de la entidad quién rechazó que en Michoacán haya grupos de autodefensa, y le recordara a la Segob que son precisamente estas personas las mismas que humillaron a elementos de la Sedena, soldados quienes fueron sobajados por quienes al parecer detentan el control de la zona.

¿Usted qué opina?

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios